OPS/OMS: "manos limpias salvan vidas"
San José, Costa Rica - 05 de marzo de 2007
Una mejor higiene de las manos puede reducir la creciente tasa de infecciones asociadas a la atención de salud.

Expertos en la seguridad del paciente están solicitando a los países de América Latina y el Caribe que se unan al esfuerzo mundial por la mejora de la higiene de manos y prácticas paralelas en hospitales y centros de atención de salud para contribuir a la reducción del creciente número de muertes y enfermedades resultantes de infecciones asociadas a la atención de salud.

ôExisten estrategias efectivas para mejorar la higiene de manos y otras prácticas básicas que, implementadas por los países miembros de OPS/OMS, salvarán vidas y reducirán la carga mayoritariamente prevenible de infecciones asociadas a la atención de salud”, según Sir Liam Donaldson, presidente de la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente, una alianza de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un mensaje para el taller ôCuidado Limpio es Cuidado Seguro” que esta semana se desarrolla en San José, Costa Rica, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la OMS.

El taller ha sido organizado para el desarrollo y difusión de una estrategia regional en América Latina y el Caribe de reducción de las infecciones asociadas a la atención de salud –también llamadas nosocomiales– mediante una mejor higiene de las manos así como con otras mejoras en las prácticas, procedimientos clínicos y vigilancia por el control de las infecciones. Entre los participantes se incluye una lista de expertos en prevención y control de infección procedentes de 21 países de América Latina y el Caribe.

Las infecciones asociadas a la atención de salud son un problema creciente en todo el mundo. Se estima que afecta a 1.4 millones de personas en cualquier momento que se considere. Al menos uno de cada cuatro pacientes ingresados en cuidados intensivos adquiere una infección asociada a la atención de salud. El problema se asocia y agrava con la presencia de resistencias a antibióticos.

La mayoría de investigaciones sobre infecciones nosocomiales se han realizado en países desarrollados, siendo menor el conocimiento de estos problemas en los países en desarrollo. Datos procedentes de México señalan que anualmente se contraen hasta 450.000 casos de infecciones asociadas a la atención de salud que llegan a causar 32 muertes por cada 100.000 habitantes. En Guatemala, con base en datos de un hospital, se ha estimado que el costo del tratamiento de 116 casos de una única infección en un año fue más de US$200.000, ó 160 veces el precio del tratamiento de un número similar de pacientes no infectados.

La incidencia de infecciones asociadas a la atención de salud se ha incrementado en los últimos años debido en parte a avances médicos que permiten a las personas vivir más y sobrevivir a enfermedades graves. Además existen nuevos tratamientos, por ejemplo, para el cáncer, que han mejorado sensiblemente el pronóstico pero que dejan a los pacientes debilitados en su sistema inmunológico. Las crecientes posibilidades de transplante de órganos también conllevan tratamientos que hacen más vulnerables a los pacientes respecto a las infecciones.

Pero una gran parte del problema tiene que ver con una inadecuada higiene en instalaciones sanitarias, explica el Profesor Didier Pittet, líder del Desafío Global por la Seguridad del Paciente de la Alianza Mundial quien, además, es Director del Programa de Control de Infecciones de los Hospitales Universitarios de Ginebra.

ôLas buenas prácticas básicas para el control de infecciones continúan siendo el factor más importante para la reducción de infecciones asociadas a la atención de salud y lo primero dentro de esos aspectos básicos es la higiene de las manos”, dijo. ôEl mayor número de bacterias está en los propios pacientes y su forma de transmisión más común es a través de las manos. Quizás las facultades de medicina y escuelas de enfermería no subrayan esto suficientemente. Pero también es un problema de los sistemas de atención de salud. Doctores y enfermeras sobrecargados de trabajo tienen barreras de tiempo y medios para lavarse adecuadamente las manos en todas las ocasiones que es necesario. La solución puede ser tan simple como tener siempre un gel antiséptico junto al lugar de la intervención”.

Algunos países han logrado mejorar sus prácticas de higiene de las manos mediante campañas de concienciación. Así, durante los cuatro meses de una campaña de higiene de las manos en Suiza el cumplimiento de estas prácticas se incrementó en un 25 por ciento entre doctores y personal de enfermería en dos importantes hospitales. Estos resultados sugieren que 17.000 casos de infecciones nosocomiales podrían prevenirse si los hospitales lograran semejantes mejoras a escala nacional.

Costa Rica es uno de los 22 países firmantes del Primer Desafío Global por la Seguridad del Paciente desde que este fue lanzado por la OMS en 2005. Con el eslogan ôCuidado Limpio es Cuidado Seguro”, el Desafío Global promueve mejoras en la seguridad del manejo sanguíneo, uso y manejo de las inyecciones, agua y elementos medio-ambientales, seguridad en los procedimientos clínicos, e higiene de las manos.

Los participantes del taller de esta semana examinarán y comentarán una serie de recomendaciones emanadas de la OMS en materia de higiene de las manos como parte del Desafío Global, y discutirán la adaptación de estas orientaciones a las necesidades de los centros de salud de América Latina y el Caribe. El Hospital de Niños de San José será la sede de un estudio piloto para una nueva estrategia cuyo objetivo es incrementar el cumplimiento de las recomendaciones sobre la higiene de las manos.


Hoja informativa PDF
Reto Mundial por la Seguridad del Paciente - ingles HTM