Nuevo esfuerzo global para eliminar el mal de Chagas

Imprimir Correo electrónico
Ginebra, Suiza - 05 de julio de 2007
Socios delinean un plan estratégico para acabar con la enfermedad

Un nuevo esfuerzo para eliminar el mal de Chagas para el 2010 fue presentado en una reunión de socios y expertos en la Organización Mundial de Salud (OMS). La estrategia está diseñada para dar respuesta a preguntas clave sobre el tratamiento y control de la enfermedad de Chagas, y para coordinar los esfuerzos globales encaminados a la prevención de su transmisión gracias a la nueva Red Global para la Eliminación de Chagas.

"El establecimiento de la Red Global de la OMS para combatir el mal de Chagas se produce en el contexto más amplio de la renovada lucha de la OMS contra enfermedades tropicales descuidadas. Los pronósticos para una reducción de la carga causada por estas enfermedades han cambiado dramáticamente en los últimos años. Aunque la enfermedad de Chagas está controlada en muchos países de las Américas, se debe fortalecer el compromiso porque la eliminación de la enfermedad es algo que ahora se puede lograr. Casos identificados en países no endémicos han demostrado la necesidad de globalizar nuestros esfuerzos", dijo la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS.

El mal de Chagas es una enfermedad seria y potencialmente mortal causada por un parasito llamado T. cruzi. Los síntomas iniciales pueden incluir fiebre, fatiga, hinchazón de glándulas y dolor en el corazón, pero en años posteriores la infección puede llevar a una debilitación crónica causada por la progresiva destrucción de los músculos del corazón. Ocurre principalmente en América Latina donde, en los años de la década de 1980, se estimaba que más de 20 millones de personas estaban infectadas. Desde entonces, los países de América Latina han realizado enormes esfuerzos para controlar la infección. Tanto es así, que los estimados actuales sugieren que cerca de 8 millones de personas permanecen hoy infectadas. No obstante, la infección no se limita sólo a las Américas debido a la transmisión sanguínea y a los transplantes de órganos. Se han identificado casos en países no endémicos en Europa, y en Canadá y los Estados Unidos.

Éxito extraordinario

"Se ha logrado un extraordinario éxito en la Región de las Américas para la eliminación de la transmisión vectorial de Chagas. Mucho queda por hacer, sin embargo, para reducir el riesgo de su transmisión a receptores de sangre o de productos derivados obtenidos de migrantes precedentes de áreas endémicas de Chagas, así como para asegurar el tamizaje y diagnostico de los casos de Chagas congénito", dijo la Dra. Mirta Roses, Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Directora Regional para la Región de las Américas de la OMS.

La OPS ha trabajado con los países en iniciativas subregionales para prevenir, controlar y tratar Chagas con socios clave, incluidos la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI), la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), Médicos sin Fronteras (MSF), y el Centro para el Desarrollo de la Investigación. (IDRC).

"Los éxitos de la OPS en el control de Chagas son una significativa contribución a la estrategia global para eliminar esta debilitadora enfermedad", dijo el Dr. David L. Heymann, Director General Adjunto de la OMS para Enfermedades Transmisibles. "La nueva Red Global de la OMS para la Eliminación de Chagas se asegurará de que se nivela y expande en virtud de los éxitos en América Latina".

El parásito T. cruzi, causante de Chagas, se transmite principalmente por insectos o vinchucas que se conocen como "insectos asesinos", succionan sangre y a menudo colonizan los hogares de empobrecidas comunidades rurales en América Latina. Pero el parásito también se puede transmitir por transfusiones de sangre o por transplantes de órganos procedentes de donantes infectados y, ocasionalmente durante el parto de una madre a su recién nacido, a través de la placenta. En algunas regiones, particularmente en los países del Como Sur de Sudamérica, la infección crónica también puede llevar a problemas intestinales severos que requieren una compleja cirugía correctiva.

Compuesta por grupos técnicos de expertos, la Red Global de la OMS para la Eliminación de Chagas se enfocará en algunos aspectos clave del problema que incluyen:

  • Fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica y de los sistemas de información;
  • Prevención de la transmisión por transfusiones de sangre y por transplantes de órganos en países endémicos y no endémicos;
  • Identificación de una/s prueba/s de diagnóstico para el tamizaje y diagnóstico de infecciones;
  • Expansión de la prevención secundaria de la transmisión congénita y manejo de casos de infecciones congénitas y no congénitas; y
  • Promoción de un consenso respecto al manejo adecuado de casos.

Con vistas a la meta de la eliminación del mal de Chagas en el 2010, la red desarrollará una estrategia sobre cinco pilares antes del fin del presente año. Los esfuerzos para la eliminación del mal de Chagas están reforzados por la industria farmacéutica, que está facilitando soporte financiero a la Red así como donaciones de una de las dos medicinas que se sabe son eficaces para el tratamiento de la enfermedad.

Anteriormente en este año, la Dra. Chan –junto a socios entre los sectores públicos, privado y no gubernamental– lanzó una campaña destinada a responder a las enfermedades descuidadas. Se estima que más de 1 billón de personas están afectadas por una o más de estas enfermedades. Muy a menudo, las víctimas proceden de las poblaciones más pobres.