Las emociones son parte de tu salud

Imprimir Correo electrónico

La Paz, Bolivia - 03 de octubre de 2007
Cuando ocurren emergencias y desastres naturales, además de problemas en la salud física, los problemas de salud mental y del comportamiento aumentan y requieren de atención en los afectados y sobrevivientes durante un periodo más o menos prolongado.

Es muy frecuente que las personas damnificadas sufran de depresión, angustia, aflicción, miedo, pánico, síntomas de “duelo” por pérdidas sufridas y otros signos y malestares psicológicos que pueden derivar en problemas de comportamiento como el abuso en el consumo de alcohol, riñas y peleas, violencia intrafamiliar, maltrato de menores, formas de violencia sexual, entre otros.

La magnitud de los eventos ocurridos (inundaciones, riadas, heladas, granizadas, incendios forestales, etc.) junto a factores de riesgo como la desorganización comunitaria, falta de respuesta humanitaria, falta de solidaridad en la población, junto a información insuficiente o poco confiable; puede afectar aún más la salud de las personas así como retrasar y perjudicar las tareas de rescate y de ayuda en general.

Al ser la información en la comunidad, un elemento importante que puede contribuir a bajar niveles de tensión y angustia sobre la situación, el comunicador social ubicado en un espacio radial o televisivo, resulta ser un actor central para difundir información fidedigna e introducir contenidos educativos que pueden reforzar comportamientos saludables.

En tal sentido, esta publicación tiene el propósito de brindar pautas sencillas para el comunicador social, destinadas el abordaje de la salud mental en situaciones de desastre y emergencias.


Publicación a texto completo PDF 15 MB