Skip to content

A veinte años de la Declaración de Caracas (1990-2010)

El 14 de noviembre de 1990, la “Conferencia para la Restructuración de la Atención Psiquiátrica en America Latina” adoptó la Declaración de Caracas, que fuera refrendada por todos los ministros de salud de las Américas. Desde entonces, ella ha servido como guía de los procesos de reforma de los servicios de salud mental, basándose en datos científicos, el respeto por los derechos humanos y el compromiso irrenunciable al humanismo en la atención.

¿Cuales fueron sus antecedentes?  Por un lado, aspectos técnicos, tales como la insuficiencia asistencial cuando solo está centrada en los hospitales mentales; y experiencias previas exitosas en Argentina, Brasil, Chile, Honduras, Panamá y Perú que documentaron la viabilidad de la atención comunitaria. Por otro lado, aspectos éticos relacionados con la protección de los derechos humanos de las personas con trastornos mentales; por ejemplo, los regimenes militares, caracterizados por las reiteradas violaciones de los derechos humanos, fueron reemplazados por regimenes democráticos, que proclamaban el respeto por los mismos, pero que en muchos casos continuaron violándolos, manteniendo a las personas con trastornos mentales en instituciones psiquiátricas de tipo manicomial.

¿Quienes participaron? La convocatoria hecha por OPS y por múltiples asociaciones profesionales regionales e internacionales fue amplia: profesionales, autoridades sanitarias, parlamentarios, juristas, políticos, expertos internacionales, usuarios y representantes de la prensa.

¿Que dice la Declaración de Caracas? Simplemente, que la atención en salud mental debe tener su eje en la comunidad y que toda acción debe ser realizada dentro del marco de los derechos humanos.

¿Que ha sucedido desde entonces? La Declaración fue refrendada por el Consejo Directivo de la OPS en los años 1997 y 2000. La estrategia para la reestructuración de los servicios psiquiátricos en America Latina se extendió al Caribe inglés. La Declaración fue incorporada como instrumento técnico de referencia para el desarrollo de legislación en salud mental. Se la incorporó también a la literatura mundial en el tema. Pero, por sobre todo, ella sigue siendo un instrumento para impulsar procesos de construcción de la atención de la salud mental en la comunidad; y para asegurar servicios equitativos, de calidad, adecuados a la cultura y accesibles a todas las personas.

A veinte años de la Declaración de Caracas los países, en todos sus sectores, deben reflexionar sobre los cambios que aún se requiere hacer en la atención de la salud mental; fortalecer los que se hayan logrado; y comenzar a actuar sin demora en los que aún no se hayan realizado.

 

Regional Office of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: (202) 974-3000 Fax: 974-3663