Síguenos

Facebook
Twitter
Youtube
Vimeo
Linkedin
RSS
Comunidades OPS

Certificación HONcode

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.

Compruébelo aquí.

Home

 

Dieta y nutrición

Los regímenes alimentarios insalubres y la inactividad física son unos de los principales factores de riesgo de las enfermedades crónicas.   Los informes de  expertos internacionales y  nacionales y las revisiones de la evidencia científica actual recomiendan metas de  ingesta de nutrientes para prevenir las enfermedades crónicas.  Las recomendaciones sobre régimen alimentario para poblaciones e individuos deben incluir lo siguiente:  

  • lograr un balance de energía y un  peso saludable
  • limitar el aporte energético   total de grasas y cambiar el consumo de grasas  saturadas a grasas insaturadas y tender hacia la eliminación de ácidos grasos trans
  • aumentar el  consumo  de frutas y verduras, legumbres, granos integrales y nueces
  • limitar la ingesta de los azúcares libres 
  • límitar el consumo de  sal (sodio)  de todas las fuentes y asegurar que la sal sea iodada

 

Estas recomendaciones deben considerarse cuando se elaboran políticas y directrices alimentarias nacionales, teniendo en cuenta la situación local. Mejorar los hábitos alimentarios es un problema social, no solo un problema individual.   Por consiguiente exige un enfoque basado en la población, multisectorial, multidisciplinario y culturalmente pertinente.  

Nutrición es el consumo de alimentos, considerado en relación a las necesidades alimentarias del cuerpo. La buena nutrición, una dieta adecuada y equilibrada combinada con  actividad física regular, es la piedra angular de la buena salud. La  nutrición deficiente puede conducir a la disminución de la capacidad inmunitaria, a mayor vulnerabilidad a enfermedades, a un deterioro del desarrollo físico y mental y reducción de la productividad.


Fuente: OMS

Dieta y Nutrición en Chile

Las enfermedades nutricionales por déficit calórico han disminuido enormemente, dando paso a problemas nutricionales derivados del exceso de ingesta.  En 2003, 5,6% de los recién nacidos pesaron menos de 2.500 g y 1% pesaron menos de 1.5000g.  En 2004 la prevalencia de embarazadas de bajo peso en el total que se encontraba en control en el sistema público de atención fue de solo 12,2%, mientras que la obesidad alcanzó 32,2%.  Esta última cifra de obesidad se ha mantenido estable en el periodo 2000-2004, aunque es más alta que en 1994 (26,4%).  Los niños menores de 6 años bajo control en el nivel primario de atención han disminuido sus tasas de desnutrición y aumentado sus prevalencias de obesidad; sin embargo, en el último período  las cifras de obesidad tienden a estabilizarse.  

En la población general, la mujer no embarazada y mayor de 17 años presenta una prevalencia de anemia (<12g/dl) de 5,1%.  La lactancia materna exclusiva al quinto mes en población beneficiaria del nivel primario de atención pública aumentó de 16% en 1993 a 39,5% en 2000 y a 43,1% en 2002.  

Sitios Conexos:

Análisis de situación nutrición nacional (MINSAL, 1994-.2006) es disponible en el sito web (http://www.redsalud.gov.cl/archivos/alimentosynutricion/informe_nut_94_2006.pdf )

Cumbre de Nutrición y Salud – Chile 2008
“ El rol de la sociedad Chilena en la prevención de la obesidad y otras enfermedades crónicas relacionadas con la dieta y la actividad física” (http://www.ego-chile.cl/Documentos/docCumbrefinal.pdf )

Fuente:
OPS: Salud en las Américas 2007



Estado de Dieta(Alimentación) y Nutrición en La Región de las Américas

En la Región, los años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) perdidos por enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) relacionadas con la nutrición, como la hipertensión, los padecimientos cardiovasculares y la diabetes tipo II, ascienden a 12,5 millones, a los que se suman los 4,6 millones perdidos por desnutrición materna y en niños de corta edad.  Junto con la desnutrición infantil, la carga de las ECNT afecta a las poblaciones pobres mucho más que a las ricas, tanto en términos relativos como absolutos.  Sin embargo, mientras que los problemas de desnutrición infantil se presentan en diversos países en la Región de manera diferencial, dependiendo de su nivel de pobreza y de la equidad de ingresos relativa, las ECNT representan un problema en todos los países.  Por otra parte, las carencias de micronutrientes también son muy comunes; algunas, como la del yodo y la vitamina A, se traslapan considerablemente con la desnutrición infantil.  Otras como la del hierro, el cinc y la de folato tienen una elevada prevalencia en los lactantes, los niños pequeños y las mujeres en edad reproductiva, en todos los grupos de ingresos.

La calidad de los alimentos que se consumen constituye un problema más grande que la cantidad consumida.  La mala calidad en la alimentación, aunada a la diarrea y a las infecciones respiratorias agudas en lactantes y niños pequeños, ocasiona graves problemas en el crecimiento durante todo el ciclo de la vida; asimismo, junto con estilos de vida sedentarios, la mala alimentación ha dado lugar hoy en día a una epidemia de ECNT en los adultos.  Como resultado, padres obesos o con sobrepeso conviven en el mismo hogar con niños anémicos y con retraso en su crecimiento, en zonas tanto rurales como urbanas.

Sitios Conexos:

Regional Strategy on an Integrated Approach to the Prevention and Control of Chronic Diseases
(http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&task=view&id=65&Itemid=259 )

Fuente: OPS: Fact Sheet: Cancer in Latin America and the Caribbean

Dieta en el Mundo

Los regímenes alimentarios saludables y la actividad física regular y adecuada son factores determinantes en la promoción y mantenimiento de una buena salud a lo largo de todo el curso de vida.   Los regímenes alimentarios insalubres y la inactividad física son dos de los principales factores de riesgo de presión arterial elevada, glicemia elevada, lípidos sanguíneos anormales, sobrepeso/obesidad y también son factores de riesgo para las principales enfermedades crónicas tales como las  enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes.   
En términos generales, 2,7 millones de defunciones en el mundo  son atribuibles a la baja ingesta de frutas y hortalizas y 1,9 millones de defunciones son atribuibles a la inactividad física.   
Frente al reconocimiento de la oportunidad única que existe para formular y aplicar una estrategia eficaz para reducir sustancialmente la mortalidad y la carga de morbilidad mundial a través del mejoramiento del régimen alimentario y la promoción de la actividad física, la OMS adoptó en mayo de 2004, la "Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud".
 
Fuente:
OMS: Fact Sheet
More information on WHO Global Stratey on Diet, Physical Activity and Health: http://www.who.int/dietphysicalactivity/goals/en/index.html


Publicaciones:

•    WHO Global Strategy on Diet, Physical Activity and Health
•    Obesity: preventing and managing the global epidemic
Report of a WHO Consultation
•    Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases
Report of a Joint WHO/FAO expert consultation
•    Public Health Nutrition, Volume 7(1A), February 2004
Special issue - Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases: scientific background papers of the joint WHO/FAO expert consultation
•    Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases
Report of a WHO study group
•    Programming of chronic disease by impaired fetal nutrition
Evidence and implications for policy and intervention strategies
•    Nutrition labels and health claims: the global regulatory environment
•    Obesity and poverty: a new public health challenge
World Health Organization/Pan American Health Organization, Regional Office for the Americas, 2000
(http://www.who.int/nutrition/publications/obesity/en/index.html)
 

Síguenos en Twitter

@OPSOMSChile

Suscribase al



Recibir en HTML?

Próximos Eventos



Novedades


Av. Dag Hammarskjold 3269, Vitacura, Santiago de Chile. Casilla N° 177 / Vitacura,  CP 7630412.
Teléfono: +56 2 2437 4600      Fax: +56 2 2207 4717   
e-mail@chi.ops-oms.org