Skip to content

“El 63% de la población mundial muere por ser obesa, un desastre para la salud, las sociedades y las economías de los países", aseguran expertos en Cumbre sobre Obesidad

PDF Imprimir Correo electrónico

Valparaíso, 17 de Octubre de 2011.- El evento fue inaugurado por el Presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Melero, el Presidente del Senado, Guido Girardi, el Ministro de Salud, Jaime Mañalich, y el Representante de la Organización Panamericana de la Salud en Chile, José Antonio Pagés.

Con la asistencia de casi un millar de participantes se dio inició esta mañana en el Salón de Honor del Congreso Nacional a la "Cumbre de las Américas y el Caribe sobre prevención de la obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles”, que reúne a los más destacados académicos y científicos nacionales e internacionales vinculados a la temática y que es organizada por el Parlamento chileno con ocasión de su Bicentenario.

Abrió la sesión inaugural el Presidente del Senado, Guido Girardi, quien expresó en su discurso la importancia de generar conciencia de que la obesidad, la hipertensión y diabetes son enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) producto de los actuales estilos de vida, la cultura de los videos juegos, el sedentarismo, la televisión, y la publicidad, que en el caso de Chile condiciona los hábitos alimenticios de la población.

“La gente come lo que aparece en la televisión. El consumo de bebidas refrescantes sube 5.9% el año 2010 y sigue subiendo todos los años. Esta situación es similar en Perú -donde ha sobrepasado el consumo de leche- lo mismo en México y también esto tiene que ver con las desigualdades”.

En este sentido, señala el legislador, se debiera aplicar más impuestos al azúcar. “Chile tendría una recaudación de 256 millones de dólares si aplicáramos un impuesto de un 20% aunque no nos sirve para pagar los costos de estos”.

Indicó que en Chile mueren más de 200 personas, por enfermedades crónicas no transmisibles, y cien de ellas mueren jóvenes y menores de 65 años por accidente vascular y cáncer. En este marco, se ha estimado que cada persona joven que fallece “son 10 millones de dólares diarios que este país pierde que podría evitarse, si se quiere poner en términos económicos”.

Por ello señala, que junto a la aplicación de un impuesto al azúcar, las grasas y bebidas gaseosas se debiera en el plan de políticas públicas “apostar al deporte, construir una sociedad para el deporte, que a veces puede ser un compensador para la obesidad”, asimismo postula la construcción de ciclovías, fomentar las actividades físicas y otras alternativas de inversión para fomentar conductas saludables que signifiquen un costo de ahorro a la salud.

Finalmente señaló que la obesidad, “una epidemia, estos nuevos virus, estos nuevos contagios están derrotando a nuestra sociedad y nosotros queremos hacer el esfuerzo de superarlo, como Chile lo ha hecho siempre. Con 300 dólares per cápita, Chile tiene los mismos indicadores saludables de Europa, que gasta 5 mil dólares y que Estados Unidos, que gasta 9 mil dólares per cápita”.

“Si pudimos derrotar el cólera, pudimos derrotar la desnutrición, la tuberculosis, las enfermedades infecto contagiosas en este país, Chile tiene que derrotar esta enfermedad crónica, súper transmisible”, expresó.

Por ello, señaló que en esta Cumbre se ha invitado a diversos parlamentarios latinoamericanos porque debe ser una acción regional y que “cada uno de los países, en cada rincón de Latinoamérica, impulsemos esta iniciativa para liberarnos y al mismo tiempo trabajar con la empresa”.

Valoró en este sentido, las inquietudes de empresas como McDonal's y Nestlé que han expresado su interés en bajar el azúcar y sal en sus productos, lo que debe estar aparejado a una adecuada información de la población, lo que sin duda será respaldado por la nueva normativa que regula el etiquetado de alimentos y que fomenta estilos de vida saludable en los colegios.

Intervención Presidente Melero

Por su parte, el Presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Melero, señaló que la obesidad sin duda es -como lo ha indicado la Organización Mundial para la Salud (OMS)- un grave problema de salud pública mundial que tiene su origen en un problema cultural, de estilos de vida, de estrategias comunicacionales, de educación, de marketing alimentario.

“La industria alimentaria tiene su parte de responsabilidad. La posibilidad de reformular los alimentos procesados ha sido vislumbrada como una vía de solución. Y la transparencia de la información que proveen al consumidor, rompiendo la asimetría, aspecto que aborda la legislación relativa al etiquetado de alimentos, resulta crucial: tienen que decirnos de manera clara qué compramos y qué riesgo corremos al hacerlo. Entonces desde la noción de la Responsabilidad Social Empresarial también le cabe un rol central a las empresas del sector”.

El Presidente Melero señaló que dado los altos índices de obesidad en la población, la OMS sugiere el etiquetado nutricional como una medida para educar y orientar a la población. “En este sentido, nuestro país ha dado un importante paso al aprobar hace unos meses atrás un proyecto de ley que regula el etiquetado a los alimentos, procurando, por ejemplo, que éste posea información detallada del producto que se le está entregando al consumidor”.

El legislador también expresó que es importante volver a la dieta mediterránea, superar el sedentarismo con mayor actividad física, aumentar los contenidos curriculares asociados a una alimentación sana, y crear políticas públicas, como el programa “Elige vivir Sano”, incentivado por la Primera Dama, Cecilia Morel, que busca impulsar una alimentación sana, la actividad física, la vida al aire libre y en familia.

Pero en estos esfuerzos, señala, debe haber un compromiso no sólo del Estado, las empresas y los medios de comunicación sino un involucramiento de toda la sociedad civil, sus organizaciones y la ciudadanía en general.

“Por una parte recogiendo sus demandas y apreciaciones, no ya en el sentido de los beneficiarios de políticas con un tinte asistencialista, sino como sujetos de derecho como actores protagónicos. En dicha perspectiva, a la familia le cabe particularmente en esta materia un rol insoslayable: es en la casa, en el hogar, donde se instalan primero las prácticas alimenticias, las dinámicas de actividad física, donde se puede y debe rendir la batalla contra el sedentarismo en las primeras fases del desarrollo”.

Por ello, finalizó, “como parlamentarios debemos trabajar en la creación de normas que permitan mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos, procurando respetar la libertad de las personas en sus elecciones y privilegiando el rol de la familia en la educación saludable de los niños. Sólo así podremos lograr un avance sustentable en esta materia y no crear una imposición legal que genere un cambio artificial en la vida cotidiana de las personas”. (Ver discurso completo)

Postura Ministerio de Salud

En el acto inaugural de la Cumbre, el Ministro de Salud, Jaime Mañalich, expresó que de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Salud, “el 40% de la mortalidad hoy día es atribuible a enfermedades cardiovasculares y diabetes, la gran epidemia del siglo XXI, obesidad y diabetes”.

Indicó que el año 2003 los índices de diabetes alcanzaban al 6% de la población, en tanto que el 2010 llegó una prevalencia de diabetes al 10%; la obesidad mórbida registraba 120 mil personas el año 2003, cifra que se elevó a 300 mil el año 2010 y que hoy el sedentarismo afecta al 85% de la población nacional -incluyendo jóvenes y niños- que no hace ninguna actividad física.

Frente a estos datos, señala el Secretario de Estado, se puede decir que la obesidad es una enfermedad contagiosa, que afecta a todos los estratos sociales, especialmente a los más pobres, ya que es un modelo de fácil imitación y que en este sentido los esfuerzos de políticas públicas debieran apuntar, entre otras materias, a que “todos los ministros de Estado deban convertirse en ministros de salud”, es una tarea de todo el Ejecutivo y todos los actores expresó, además que la inversión de capital humano debiera centrarse en la niñez y en la adolescencia.

En este sentido, señaló que esta inversión, debiera estar concentrada en tres áreas:

1. Disminuir el consumo de sal y azúcar junto con aumentar el gasto energético en cada uno de estos jóvenes y niños.
2. La reconversión de la industria de alimentos. Chile al ser potencia alimentaria debiera dedicarse a la venta de productos saludables y orgánicos, el patrón de consumo de los países del primer mundo.
3. La regulación y la legislación basada en evidencia.

En este último punto agrega Mañalich que hay que es “mucho más fácil que una costumbre después se traslade a la legislación. El camino inverso nos parece que extraordinariamente complejo y difícil de lograr. Que una legislación que no está sustentada en una sensación de riqueza colectiva, de bien común por sí sola no cambia la conducta de las personas, es algo extraordinariamente difícil”.

Organización Panamericana de la Salud

Finalmente el Director de la Organización Panamericana de la Salud, José Antonio Pagés, en su discurso inaugural señaló que 36 millones de personas mueren en el mundo anualmente, y que el 63% de ellas es por enfermedades cardiovasculares y vinculadas a la obesidad y la diabetes. 3,9 millones corresponden a latinoamericanos, muchos de ellos menores de 65 años.

Por ello, expresa el experto, se puede decir que el tema de la obesidad y diabetes “es una epidemia mundial y un desastre inminente para la salud, la sociedades y las economías del mundo, sin excepción, pero principalmente las economías de los países más pobres”.

Expresó que este congreso “se adelanta las acciones nacionales e internacionales de reafirmación de voluntades y compromisos políticos y técnicos para el abordaje de este problema”.

Lo que se hace amparado en quienes promovieron esta Cumbre y la decisión y la voluntad del Gobierno de Chile de colocar el tema de las enfermedades crónicas no transmisibles y la prevención de la obesidad, entre sus políticas de salud pública, lo que se evidencia –y valoró- en el programa “Elige vivir Sano”, entre otras acciones.

“Todos tenemos la responsabilidad de luchar por bajar la prevalencia de sobrepeso y obesidad desde edades tempranas de la vida. La obesidad en la infancia y en la juventud no se convierta en un arma filosa que dañe la salud de nuestra gente en todo su ciclo de vida”, finalizó.

Durante la jornada de hoy expondrá el ex ministro de Salud de Finlandia, Pekka Puska, el Dr. Robert Lustig autor del polémico libro "el azúcar amarga", Josef Tur, médico que logró que la dieta mediterránea sea declarada patrimonio de la humanidad y el CEO de la franquicia McDonald`s, Wood Staton, los paneles serán moderados por personajes vinculados a estilos de vida saludable, entre ellos, el chef del Restaurante Infante 51, el arquitecto nacional Pablo Allard, el doctor Ricardo Uauy especialista del INTA además de parlamentarios nacionales y de América Latina.

Ver Galería Fotográfica

Fuente: http://bicentenario.camara.cl/

 

Última actualización el Martes 18 de Octubre de 2011 15:43

Av. Dag Hammarskjold 3269, Vitacura, Santiago de Chile. Casilla N° 177 / Vitacura,  CP 7630412.
Teléfono: +56 2 2437 4600      Fax: +56 2 2207 4717   
e-mail@chi.ops-oms.org