Redes sociales

Flickr
Linkedin
RSS Feed
Comunidades OPS
Home Oportunidades

Día Internacional para la Reducción de Desastres

Imprimir Correo electrónico

Diversas organizaciones hacen llamado en la defensa de las mujeres y niñas de América Latina y del Caribe, dada su condición de grupo vulnerable ante los desastres, como parte de La celebración del Día Internacional para la Reducción de Desastres, este 13 de octubre.

En un manifiesto se pide que se reconozca que las mujeres y niñas de América Latina y el Caribe tienen un papel en Reducción del Riesgo de Desastres, tomando en cuenta las distintas comunidades étnicas y conocimientos tradicionales de la región. 

Lo anterior, reconoce que las mujeres y niñas viven en condiciones de vulnerabilidad frente a amenazas naturales  y cambio climático, pero también, son sujetas de derechos y agentes activas de cambio.

La Reducción del Riesgo de Desastres es un elemento fundamental del desarrollo sostenible       y requisito importante para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, dos áreas   en las cuales las mujeres y niñas juegan un papel clave, lo cual ha sido recogido recientemente     en el documento “El Futuro Que Queremos”, aprobado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, Río+20 (2012).

América Latina  y el Caribe es una de las regiones más vulnerables frente a desastres provocados por fenómenos naturales, tendencia que va en aumento.

Los desastres tienen impactos diferentes sobre la calidad de vida de las mujeres y hombres      de diferentes edades y grupos étnicos.  Por lo tanto, los planes de preparación, mitigación   y respuesta ante desastres deben tomar en cuenta tanto las necesidades como las contribuciones potenciales de hombres y mujeres. Un enfoque de género en el estudio y análisis de los desastres es esencial para alcanzar la meta de contar con comunidades más seguras y resilientes  a los desastres.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha reconocido, en su Resolución 1983 de 2011, que las crisis humanitarias exacerban el riesgo de las mujeres ante el VIH, la violencia sexual y la violencia basada en género y que los Estados Miembros están obligados a realizar acciones positivas para proteger y empoderar a las mujeres y las niñas y prevenir estas situaciones en contextos de asistencia humanitaria.

Los desastres no son naturales, sino construcciones sociales producto de patrones actuales     de desarrollo que generan vulnerabilidad.  Además de los impactos negativos en las comunidades y sociedades, los desastres también pueden perjudicar el bienestar y sentido de dignidad de las mujeres y niñas cuando ellas están privadas de autonomía y acceso a recursos sociales. 


Nosotras, las mujeres y niñas de América Latina y el Caribe, nos comprometemos a:

Trabajar en la construcción y fortalecimiento de nuestras capacidades y conocimientos, incluidos los tradicionales, con el objeto de lograr establecer y fortalecer nuestro papel clave en la Gestión del Riesgo y la Reducción del Riesgo de Desastres, como elemento necesario para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y un verdadero desarrollo sostenible.

Apoyar las iniciativas de las Naciones Unidas, de las agencias de Cooperación Internacional, ONG, entre otros, articulándolas con los esfuerzos de las autoridades nacionales y locales, en la región para la implementación del Marco de Acción de Hyogo (MAH) apuntando hacia el aumento de la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres.

Apoyar las iniciativas dirigidas a implementar las recomendaciones contenidas en la Resolución 1983 del Consejo de Seguridad y proteger a las Mujeres y las Niñas contra el VIH, la violencia sexual y la violencia basada en género y en situaciones de desastres y conflictos.

Fomentar ciudades y comunidades más resilientes ante los desastres, promoviendo y apoyando la Campaña Mundial “Desarrollando Ciudades Resilientes: ¡Mi ciudad se está preparando!”  y motivando a nuestros alcaldes, alcaldesas y autoridades locales a inscribirse y dar seguimiento    a esta Campaña.

Promover la iniciativa de Un Millón de Escuelas y Hospitales Seguros, motivando a los miembros de nuestras familias, comunidades, organizaciones, gobiernos, o cualquier otra entidad a adquirir el compromiso con una escuela u hospital para lograr que posean condiciones               de seguridad   y resistan  el impacto de los desastres.

Conocer, valorar y aplicar los conocimientos de las mujeres y niñas y que éstos sirvan para ser replicados en otras comunidades con el fin de crear un país resiliente, no sólo en el área urbana sino también la rural. 


Antecedentes:

• Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, 1979
• La creación de GROOTS en 1985 durante la Conferencia de UN para mujeres en Nairobi como red global de organizaciones de base de mujeres por todo el mundo                                y el establecimiento de la Comisión Huairou en la 4 ª Conferencia Mundial sobre la Mujer   en Beijing, 1995
• Conferencia de las Naciones Unidas sobre Ambiente y Desarrollo, Cumbre de la Tierra,          en Río de Janeiro, Brasil en 1992
• Cuarta Conferencia Mundial Sobre la Mujer en Beijing, 1995
• La Declaración del Milenio y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, 2000
• Conferencia Mundial sobre Reducción de Desastres en Kobe, Japón y el Marco de Acción de Hyogo (MAH), 2005
• El Tercer Congreso Mundial de Mujeres en Política y Gobernabilidad y  la Declaración Internacional de Manila sobre Género, Cambio Climático y Reducción del Riesgo                   de Desastres, 2008
• El Futuro Que Queremos, documento final de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre  el Desarrollo Sostenible (Rio+20); Río de Janeiro, Brasil del 20 al 22 de junio del 2012
• Resolución 1983 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, 2011

Nuestra herramienta clave: El Marco de Acción de Hyogo

El Marco de Acción de Hyogo (MAH), producto de la Conferencia Mundial sobre Reducción  de Desastres en Kobe, Japón (2005), incluye el mandato de la igualdad de género   y el empoderamiento de la mujer en el contexto de la reducción de riesgo de desastres.                   Este Marco de Acción, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, como ya se dijo anteriormente, establece un resultado respecto a la reducción sustancial de pérdidas por desastres, tanto en vidas como en bienes sociales, económicos y ambientales de comunidades y países, y plantea un conjunto detallado de prioridades para lograr este objetivo para el año 2015.

La igualdad de género es uno de los temas transversales del MAH, e indica que “se debe incorporar una perspectiva de género en todas las políticas, planes y procesos de decisión sobre la gestión de los riesgos de desastre, incluidos los relativos a la evaluación de los riesgos, la alerta temprana, la gestión de la información y la educación y la formación”.  Además reconoce que debe incluirse el tema de género en todas las áreas de gestión del riesgo, en todas las fases del ciclo de un desastre, incluyendo respuesta, recuperación, preparación y mitigación de amenazas.

Última actualización el Viernes 12 de Octubre de 2012 16:11
 

Calle 16, Avenida 6 y 8, Distrito Hospital, San José, Costa Rica
Apartado 3745, San José, Costa Rica
Tel.: +506 2521-7045  | +506 2258-5810 
Fax: +506 2258-5830 www.paho.org/cor   email e-mail@cor.ops-oms.org