Información General

Imprimir Correo electrónico

ANTECEDENTES QUE PROPICIARON EL DESARROLLO BIOTECNOLÓGICO CUBANO PARA LA SALUD

CARACTERISTICAS DE LA BIOTECNOLOGIA CUBANA PARA LA SALUD

POLO CIENTIFICO DEL OESTE DE LA HABANA 

GRUPO DE LAS INDUSTRIAS BIOTECNOLOGICAS Y FARMACEUTICAS BioCubaFarma    (pdf) 

BIBLIOGRAFIA


ANTECEDENTES QUE PROPICIARON EL DESARROLLO BIOTECNOLOGICO CUBANO PARA LA SALUD

Antes de 1959

Tradición de investigaciones en el campo de la Medicina. Herencia de notables y reconocidos científicos con logros importantes, específicamente en el tema de las enfermedades infecto-contagiosas, como Carlos J. Finlay, Tomás Romay y Pedro Kourí, entre los más importantes.

Carlos Juan Finlay y Barrés (1833-1915). Propuso en 1881 su novel teoría sobre el contagio y transmisión de las enfermedades (específicamente de la fiebre amarilla) mediante un vector biológico intermediario (el mosquito Aedes aegypti). Esta teoría aportó nuevos conocimientos a la transmisión de las enfermedades infecciosas, su control y prevención. Tiene total vigencia en varias enfermedades que son actualmente un problema de salud, como el dengue y la malaria. Finlay formuló las reglas básicas para la erradicación del mosquito, dando inicio al método sanitario-social conocido como lucha antivectorial que aún se practica. Creó también el método experimental de producir formas atenuadas de la fiebre amarilla en los seres humanos, con lo que comprobó la veracidad de sus concepciones y descubrimientos e inició el estudio de los mecanismos inmunológicos de las enfermedades infecto-contagiosas.

Tomás José Domingo Rafael del Rosario Romay y Chacón (1764-1849). Su aporte fundamental al tema de la medicina y salud fue la introducción y propagación (variolización) de la vacuna contra la viruela en el territorio cubano a partir de febrero de 1804. Utilizó a sus hijos como sujetos de prueba para vencer los temores, dudas y vacilaciones populares con respecto a la efectividad de la vacunación contra la viruela. Por la demostración de la utilidad de la vacuna para la prevención de la viruela, conjuntamente con otras propuestas sanitarias, fue merecedor del reconocimiento de ser el primer higienista cubano. Se le acredita una contribución importante al progreso de la cultura cubana, en especial en los campos de la Medicina, Química, Botánica, Higiene y educación en general.

Pedro Kourí Esmeja (1900-1964). Eminente parasitólogo cubano. Se desempeñó como profesor de la Cátedra de Parasitología y Enfermedades de la Universidad de La Habana, de la que llegó a ser Profesor Titular. Fue fundador del Instituto de Medicina Tropical en 1937. Sus investigaciones culminantes fueron el desarrollo de la Protozoología; el estudio de la amebiasis en todos sus aspectos; la confección de estadísticas clínicas del parasitismo; el estudio, tratamiento y terapéutica de las balantidiasis y la trichomoniasis. Sus trabajos más relevantes fueron en Helmintología, especialmente en la fasciolasis. Sus investigaciones sobre Clonorchiasis son reconocidas universalmente. En 1939 descubrió un nuevo parasitismo, causado por Inermicapsifer cubensis, que ocasionalmente parasita al hombre. Fundó la Revista de Parasitología Clínica y Laboratorio en 1935, con frecuencia bimestral, única en idioma español y una de las pocas que se publicaron sobre la especialidad durante la década de 1930 a nivel mundial. Paralelamente, fundó la Editorial Profilaxis S.A., encargada de la publicación de la revista. En 1937 la revista tomó el nombre de Revista de Medicina Tropical y Parasitología, Bacteriología Clínica y Laboratorio, que en 1941 adoptó nuevo formato y constituyó el órgano oficial del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad de La Habana y de la Cátedra de Parasitología y medicina Tropical y de la Sociedad de Biología y Medicina Tropical “Carlos J. Finlay”.

Tradición científica. Existencia de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana (fundada el 19 de mayo de 1861, después de muchas gestiones y solicitudes que comenzaron en 1826). Sentó bases para el desarrollo del pensamiento y trabajo científico gracias a la constancia y tenacidad de sus fundadores y miembros, quienes hicieron importantes contribuciones al conocimiento. Entre los aportes más significativos de sus miembros en la segunda mitad del siglo XIX, se encuentran entre otros, los trabajos de Manuel Fernández de Castro (1825-1895), que adelantaban una nueva teoría sobre las corrientes electrotelúricas, y los referidos a la unión de Cuba con el continente y su constitución geológica. La obra de Andrés Poey Aguirre (1825-1919) propició la creación del primer observatorio meteorológico en Cuba y fue un bastión en el desarrollo de la climatología, la agrometeorología, la climatología y la ciclonología. La contribución de Felipe Poey Aloy (1799-1891) a la zoología fue notable, principalmente en el estudio de los peces, recogido en su “Ictiología cubana”. Juan Cristóbal Gudlach Redberg (1810-1896) legó su sinopsis sobre todas las especies de aves cubanas. El “Ensayo sobre el cultivo de la caña de azúcar” de Álvaro Reynoso y Reynoso (1829-1888) ha trascendido en el tiempo por su utilidad. La introducción del uso de la anestesia por los doctores Nicolás José Gutiérrez y Vicente Antonio de Castro Bermúdez (1809-186?) fue algo apoteósico en el sector médico, al igual que el gran descubrimiento del doctor Carlos J. Finlay Barrés (1833-1915) en los campos de la entomología y de la medicina preventiva.
 
Después de 1959

Campaña nacional de alfabetización. Eliminó el alto grado de analfabetismo que existía en la población y abrió las puertas al conocimiento y a la superación de todos los interesados. La posterior implementación de planes de becas para estudios en todos los niveles de enseñanza contribuyó significativamente a la elevación del nivel educacional de la población rural y urbana.

Creación de universidades en todas las provincias del país y acceso gratuito a la educación desde el nivel primario hasta el universitario. Esto propició la preparación de recursos humanos de calidad.

Voluntad política de desarrollar la ciencia y ponerla en función del desarrollo económico y del beneficio de la salud de la población. Fundación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas en 1965, reconocido como la escuela original de los científicos cubanos que contribuyeron al desarrollo de la biotecnología.

Existencia de una masa importante de recursos humanos en diferentes especialidades además de las médicas (microbiología, bioquímica, farmacia, química, ingenierías, matemáticas -estadísticas y computación-, entre muchas otras). Estos profesionales fueron los que posteriormente llevaron a cabo las investigaciones e introdujeron los resultados en la práctica médica. En estos momentos las universidades e institutos tecnológicos de nivel superior y medio continúan preparando los recursos humanos para la biotecnología.

Organización del Sistema Nacional de Salud con acceso gratuito de la población a los servicios  ofrecidos en todos sus niveles. Permite conocer los problemas de salud existentes en el país y priorizar las investigaciones para solucionar los más acuciantes; participa en los ensayos clínicos de los nuevos productos; es el receptor principal de los productos de la biotecnología.

Creación del Frente Biológico (1981) por la Academia de Ciencias de Cuba, como un grupo de trabajo interinstitucional, con el propósito de fomentar las nuevas tecnologías destinadas a las ciencias médicas y biológicas. Varios centros de investigación se reunieron para realizar trabajos de investigación. Estructura organizativa y coordinadora que trazó estrategias para la identificación y desarrollo de los primeros proyectos de productos biotecnológicos. Es considerado como el embrión del actual Polo Científico del oeste de La Habana.


 CARACTERISTICAS DE LA BIOTECNOLOGIA CUBANA PARA LA SALUD


 POLO CIENTIFICO DEL OESTE DE LA HABANA 

Creado en 1992 como estructura organizativa, coordinadora y estratégica de la biotecnología cubana.  Adscrito originalmente al Consejo de Estado, responde desde el 2009 al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA). Agrupa a 38 instituciones pertenecientes a 13 organismos del estado y alrededor de 12,000 trabajadores (más de 4000 graduados universitarios; el 12% son investigadores). Los centros principales y que tienen el peso mayor en la ejecución de proyectos y obtención y comercialización de productos, así como en su evaluación, son las que se ubican en el oeste de la ciudad de La Habana.

Ellos son:
Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB)              
Centro de Inmunoensayo (CIE)                            
Centro de Inmunología Molecular (CIM)             
Centro de Neurociencias de Cuba (CNEURO)               
Centro de Química Biomolecular (CQB)                
Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN) 
Centro Nacional de Biopreparados (BIOCEN)           
Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC)                         
Instituto Finlay                            
Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (IPK)

Otros centros relacionados: 
Centro para el Control Estatal de Medicamentos Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED) 
     (Autoridad Reguladora Nacional de Medicamentos
     y Equipos Médicos)
    
Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos (CENCEC)

Después de varios años en la investigación- desarrollo-producción-comercialización de productos biotecnológicos, esta experiencia culminó en una organización superior del desarrollo empresarial (OSDE), el Grupo de las Industrias Biotecnológicas y Farmacéuticas BioCubaFarma, creado el 28 de noviembre de 2012 e integrado por las entidades pertenecientes al Polo Científico y al Grupo Empresarial QUIMEFA (38 empresas en total).

Su misión es producir medicamentos, equipos y servicios de alta tecnología destinados al mejoramiento de la salud de la población y la generación de bienes y servicios exportables, como resultado del desarrollo cient᠑fico técnico alcanzado por Cuba. BioCubaFarma (Gaceta Oficial)


BIBLIOGRAFIA
1. Acosta Sariego JR (Ed). Bioética desde una perspectiva cubana. 3ra edición. La Habana: Editorial Félix Varela, 2007.

2. Baker G (Ed). Cuban biotechnology: A first hand report. Washington DC: Center for Defense Information; 2003.  (pdf)

3. Beldarraín E, López JA. Biografía de Carlos Juan Finlay. [Internet]. 2003.  (pdf)

4. Beldarraín E, López JA. Tomás Romay. 200 años de vacunación en Cuba. [Internet]. 2004.  (pdf)

5. Biografía de Pedro Kourí.  (pdf)

6. 
Cárdenas A. The Cuban biotechnology industry: innovation and universal health care.  2009 Nov.  (pdf)  (Presentation)

7. Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). 

8. Centro de Inmunoensayo (CIE).

9. Centro de Inmunología Molecular (CIM).

10. Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN).

11. Centro Nacional de Biopreparados (BIOCEN).

12. Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC). 

13. Centro Nacional de Salud Agropecuaria (CENSA).

14. Chaves-Carballo E. Carlos Finlay and yellow fever: triumph and adversity. MEDICC Rev. 2007 Fall;9(1):39-43.

15. De la Torre Montejo E. López Pardo C, Márquez M, Gutiérrez Muñiz JA, Rojas Ochoa F. (Eds). Salud para todos sí es posible. 1ª Ed. La Habana: Sociedad Cubana de Salud Pública, Sección de Medicina Social; 2004.   (pdf)

16. 
Elderhorst M. Will Cuba's biotechnology capacity survive the socio-economic crisis? Biotechnol & Developm Monitor. 1994;20 Sept:11-13/22. [Internet]. 1996.  (pdf)

17.  Evenson D. Cuba’s biotechnology revolution. MEDICC Rev. 2007 Fall;9(1):8-10. 
 (pdf)

18. Faerstein E, Winkelstein Jr W. Carlos Juan Finlay. Rejected, respected and right.
Epidemiology. 2010 Jan;21(1):58.

19. García Blanco R, et al. Kourí Esmeja, Pedro. En: Cien figuras de la Ciencia en Cuba. La Habana, Editorial Científico Técnica; 2002.  (pdf)

20. Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”. 

21. Instituto Finlay.

22. Centro de Neurociencias de Cuba.

23. 
Lage A. Global pharmaceutical development and access: critical issues of ethic and equity. MEDICC Rev. 2011 July;13(3):16-22 (pdf)

24. Lage A. Connecting immunology research to public health: Cuban biotechnology. Nature Immunol. 2008 Feb;9(2):109.  
(pdf)

25. Lage A. Connecting science to population health: the “close loop” approach.
MEDICC Rev. 2007 Fall;9(1):48.  (pdf)

26. Limonta-Vidal M. Historia exitosa de una visión de futuro: la biotecnología médica en Cuba.  (pdf)

27. 
López E, Silva R, Acevedo B, Buxadó JA, Aguilera A, Herrera L. Biotechnology in Cuba: 20 years of scientific, social and economic progress. J Comm Biotechnol. 2006 Oct;13(1):1-11.  (pdf)

28. López E, Acevedo BE, Silva R, Tormo B, Montero R, Herrera L. Development of Cuban biotechnology. J Commer Biotechnol.
2002 Dec;9(2):1-5.  (pdf)

29. López JA. Mayo 19 de 1861. Fundación de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana (pdf)

30. Majoli M. Ciencia y desarrollo en Cuba. Aspectos del desarrollo científico y tecnológico cubano (1959-1999).  (pdf)

31. 
Miyar J. Limited financial resources need not mean poor health outcomes. MEDICC Rev. 2010 Jul;12(3):17-19.  (pdf)

32. Pérez D. 50 hitos de la ciencia revolucionaria. Juventud Rebelde. 2008 dic 14
 (pdf)

33. Sáenz TW. The path to innovation: the Cuban experience. Int J Technol Management & Sustain Development. 2008 Dec;7(3):205-21. [Internet]. 2008
(pdf)

34. Sáenz TW. Biotechnology for Medical Applications: The Cuban Experience. Sci Technol & Society.
2005 Sept;10:225-48.   (pdf)

35. 
Sáenz TW, Thorsteinsdóttir H, De Souza MC. Cuba and Brazil: An important example of South-South collaboration in health biotechnology. MEDICC Rev. 2010 July;12(3):32-5. [Internet]. 2010 (pdf)

36. Starr D. The Cuban Biotech Revolution.
WIRED magazine. 2004 Dec;Issue 12.12.  (pdf)

37. 
Thorsteinsdóttir H, Sáenz TW, Quach U, Daar AS, Singer PA. Cuba – Innovation through synergy. Nat Biotechnol. 2004 Dec 22;Suppl:DC19-24.  (pdf)

38. 
Zito M. CNIC padre de las ciencias en Cuba. Revista Cuba Ahora. Año XI 22 dic 2011.  (pdf

 

 

Última actualización el Jueves 08 de Agosto de 2013 17:06