La Entrevista

Imprimir
PDF

La Dra. Dana Van Alphen, asesora regional del Equipo de Respuesta de la OPS/OMS, llegó a Haití dos días después del terremoto de 7,2 grados que desbastó la isla y dejó casi 300 mil muertos. Como coordinadora del cluster salud, a Van Alphen le correspondió trabajar con las casi 400 agencias del sector que llegaron al país a prestar ayuda humanitaria posterior al sismo. De la mano de la coordinadora, el cluster facilitó la planificación y estableció un claro liderazgo en el sector salud. Los primeros días fueron difíciles. La gran cantidad de actores, con experiencias distintas en respuesta a desastres, las barreras del idioma, los problemas logísticos, entre otros factores dificultaron las labores de coordinación. Otros retos llegaron cuando se confirmó el brote de cólera en octubre de 2010, que hasta el momento, ha provocado la muerte de más de 4.000 personas. Las acciones de asistencia humanitaria y respuesta se complicaron por las severas condiciones del tiempo, la epidemia del cólera y la agitación social. A medida que los esfuerzos continúan, la OPS/OMS está comprometida a asegurar el acceso al cuidado de la salud de la población y a la construcción de un sistema de salud descentralizado para la provisión de servicios médicos para los haitianos.

Dr. Dana Van Alphen
Dra. Dana Van Alphen

Haití se enfrenta a uno de los brotes de cólera más severos del último siglo, especialmente acentuado porque la epidemia llegó cuando el país aún no se ha recuperado del terremoto ¿qué implicaciones tuvo para el cluster salud?

Desde el punto de vista de la coordinación fue menos complicado. Cuando se reportaron los primeros casos solo había unos 20 socios en el cluster salud. Muchos de los actores tenían experiencia en la atención de brotes de cólera en otras regiones del mundo, técnicamente había más claridad de lo que se tenía que hacer.

La coordinación no fue el problema más grande, lo fue el protagonismo y la guerra de información que se dio. Por otra parte, la población mostró mucho más resistencia en la crisis del cólera que a la provocada por el terremoto. Digamos que aceptaron el desastre natural, pero responsabilizaban a los extranjeros e incluso a la iglesia vudú de la epidemia.

¿Qué acciones concretas surgieron del cluster para dar respuesta a la población?

Se establecieron Centros de Tratamiento de Cólera, los cuales tienen una capacidad de entre 100 y 400 camas, Unidades de Tratamiento de Cólera, las cuales se encuentran próximas a las instalaciones de salud y permiten que los centros de salud continúen funcionando y los Puntos de Rehidratación Oral, que tenían como fin tratar pacientes, cuyas vidas no estaban en peligro. La OPS trabajó con las organizaciones no gubernamentales porque al final, eran ellas y las brigadas médicas cubanas las que atendían a los pacientes, las que tenían los centros de rehidratación y las que iban a terreno. Yo diría que más del 30% de los pacientes eran vistos por brigadas médicas cubanas y el 50% por Médicos sin Fronteras.

El cluster extendió su presencia a todos los departamentos de Haití y trabajó en temas como manejo de cadáveres y ayudó a desarrollar una estrategia nacional para la distribución de medicamentos esenciales y suministros en los 10 departamentos.

En conjunto con el Ministerio de Salud, la OPS/OMS desarrolló un programa de vigilancia de enfermedades poniendo especial atención en las 1,5 millones de personas albergadas y se desarrolló un sistema de alerta para identificar los puntos críticos del cólera. Se envió un equipo de respuesta a brotes epidémicos para investigar y tomar acción. En los primeros dos meses se reportaron casi 200 alertas de emergencias.

Dr. Dana Van Alphen leads a health meeting in Haiti.
Dra. Dana Van Alphen dirige reunión del cluster de salud en Haiti.

¿Cuáles han sido las lecciones aprendidas en la crisis provocada por el cólera?

Nos hemos dado cuenta que tenemos que descentralizar la ayuda, que no podemos quedarnos en la capital, que tenemos que salir a las zonas rurales. Resulta que, al inicio, todos los pacientes provenían de zonas urbanas; sin embargo, la mortalidad en las zonas rurales resultó más alta develándose así un problema de acceso a la atención sanitaria. Hubo zonas que nunca tuvieron acceso a servicios de salud.

También hemos aprendido la importancia de contar con un sistema de alerta epidemiológica y de respuesta para poder responder a los brotes. Esto tiene que ser parte integral de las actividades. El cólera no es solo salud, es agua, higiene, manejo de desechos.

¿Cuáles son los desafíos del sector salud de aquí en adelante?

Una vez que disminuya los reportes de casos muchas de las organizaciones no gubernamentales se retirarán y el dinero de muchas de las agencias que manejaban fondos del terremoto se acabará. Entonces, habrá que pensar en proyectos de mediano y largo plazo y movilizar recursos. Los proyectos tienen que ser a mediano y largo plazo porque el problema de Haití es un problema de desarrollo, es un problema de pobreza. En lugar de distribuir Aquatabs, es mejor construir un tanque de agua y clorarla. Hay que hacer cosas que ofrezcan soluciones, pero no necesariamente tienen que ser grandes obras de infraestructura. Resolver el problema del agua es un gran desafío.

El sector salud trabajará en mejorar el acceso a la atención primaria. De hecho, la estrategia del Ministerio de Salud para la reconstrucción consiste en asegurar la provisión de los servicios médicos y su continuidad en todas las estructuras afectadas, apoyar a los grupos vulnerables, mantener y reforzar la gobernabilidad del Ministerio, con el fin de implementar funciones de salud esenciales y la construcción de capacidades a través de alianzas gubernamentales y no gubernamentales.

La reconstrucción de hospitales y el desarrollo de nuevas instalaciones de salud es una actividad esencial del sector. Es importante asegurar que todas las instalaciones de salud incorporen medidas de mitigación con el fin de hacerlas más resistentes a desastres.

¿Hay conciencia de esta situación?

Sí, pero me da miedo que los donantes se cansen… hay tantos problemas. Pero en lugar de ofrecer fondos cada vez que hay un desastre es mejor pensar en cosas que ayuden a mediano plazo. Pensar un poco en cómo apoyar al gobierno para que tome el liderazgo y se manejen mejor las cosas.

¿En ese sentido, cuál va ser el papel que debe desempeñar la OPS?

La OPS tiene que apoyar al Ministerio de Salud para que maneje mejor el sistema de vigilancia y de servicios de salud. Hay que ayudar al Ministerio para asegurarnos que los hospitales nuevos que se están construyendo sean seguros. Ya se ha iniciado la reconstrucción de 10 hospitales.

¿Ahora en qué punto estamos?

Se sigue respondiendo. Todavía hay alertas en zonas aisladas. Las ONG grandes están cerrando los centros de cólera, pero están capacitando personal médico. Están dejando tres o cinco camas en cada institución pública o privada.

Lea más información sobre este tema aqui.

Preparativos para Situaciones de Emergencia
y Socorro en Casos de Desastre

525 23rd Street, N.W. - Washington, D.C. 20037, U.S.A.
202.974.3399 - Fax 202.775.4578 - disaster@paho.org - www.paho.org/desastres