Países avanzan en la reducción del riesgo en el sector salud, pero aún queda mucho por hacer

Imprimir
PDF
The Hospital Safety Index has been adopted worldwide and is being put to use in almost every continent.
The Hospital Safety Index has been adopted worldwide and is being put to use in almost every continent.

El sector salud ha avanzado a un ritmo sostenido en la reducción del riesgo de desastres (RRD) desde 1985, cuando los ministros de salud de las Américas decidieron integrar la reducción de vulnerabilidad de los establecimientos de salud como parte de sus programas de preparativos para emergencias y desastres. En 1989 se realizó la primera Reunión Internacional sobre el planeamiento, diseño y construcción de hospitales en zonas sísmicas y sentó las bases para la incorporación de la RRD y así, el sector salud fue pionero en identificar los retos y establecer prioridades de intervención, lográndose superar una por una las dificultades encontradas.

En una década de avances, particularmente en el Caribe, se demostró que sí se podían construir hospitales seguros. Luego se desarrollaron proyectos piloto en América Latina demostrando que con el conocimiento existente y los recursos humanos y financieros disponibles era también posible reducir la vulnerabilidad de los hospitales, algo que antes parecía fuera del alcance de países de relativamente bajos recursos económicos.

Años después, reconociendo la enorme tarea de reducción de riesgo, el sector salud decide enfatizar un solo tema y el 2004 aprueba en el Consejo Directivo de la OPS/OMS la estrategia de hospitales seguros. El año siguiente, la misma iniciativa es llevada a la Conferencia Mundial de Reducción de Riesgo de Desastres donde 168 países aprobaron el Marco de Acción de Hyogo (MAH) incluyendo como único tema de salud la estrategia de hospitales seguros. En 2011, el sector salud parece ser el único que tiene un indicador acordado (Índice de Seguridad Hospitalaria (ISH)), el cual se ha aplicado en 27 países y territorios del hemisferio.

El ISH, instrumento de evaluación desarrollado con expertos de esta región, ha sido adoptado a nivel global y está siendo aplicado progresivamente en casi todos los continentes. Estos avances son notables no solo por las repercusiones en el sector salud, sino también por la influencia que ha tenido sobre otros sectores como el de educación, que ha empezado a promover el concepto de escuelas seguras y ha adaptado el ISH para generar un instrumento similar para centros educativos.

Sin embargo estos progresos son limitados en comparación con lo que los países deberían implementar para reducir el riesgo de desastres y en la medida que se entiende mejor el tema, se aprecia más la complejidad de los retos a los que nos enfrentamos. No obstante es posible superarlos abordándoles en forma progresiva, organizada y sostenida.

Por ello, con el fin de cumplir con los compromisos de Hyogo al 2015, los ministros de salud de las Américas han decidido adoptar un Plan de Acción de Hospitales Seguros 2010-20151. El objetivo de este plan es asegurar que todos los hospitales nuevos sean construidos de tal forma que sigan funcionando en casos de desastres e implementar medidas de mitigación en los establecimientos de salud existentes.

Otro de los grandes retos para el sector salud es la interdependencia con otros sectores y servicios críticos para continuar sus operaciones. Efectivamente, un hospital sin agua, acceso vial o comunicación, es un hospital sin capacidad de atención médica, con lo cual el sector salud depende de la capacidad de varias otras instituciones en proveer servicios seguros y al mismo tiempo proveer la atención médica de urgencia para salvar vidas y recuperar la salud de los encargados de mantener otros servicios.

Aprovechando su condición de ser parte del Sistema Interamericano y del Sistema de las Naciones Unidas, la OPS/OMS promueve la política de hospitales seguros en el seno de ambos organismos, logrando acuerdos y trabajos conjuntos en el marco de la Estrategia Internacional de Reducción de Desastres (EIRD) que se reflejó en la Campaña Mundial de Reducción de Desastres 2008-2009 dedicada a Hospitales Seguros. Asimismo, la contribución y participación de organismos subregionales y de los países e instituciones donantes ha sido esencial para impulsar esta iniciativa y lograr importantes progresos. No obstante, las barreras sectoriales siguen siendo importantes.

Estamos convencidos que con la cooperación de la EIRD y las plataformas a nivel nacional, sub-regional, regional y global será posible lograr la meta que al 2015 todos los hospitales nuevos sean planificados, diseñados y construidos de tal forma que se garantice su funcionamiento en emergencias y desastres.

Solicitamos que todos los sectores, los organismos nacionales e internacionales y la sociedad civil revisen el Plan de Acción de Hospitales Seguros y analicen sus respectivos roles y responsabilidades para asegurar que cada país, sin consideración a su nivel económico, pueda tener hospitales seguros como símbolos de resiliencia social y económica, logrando así una de las metas prioritarias del MAH.


Presentación del Área de Preparativos para Situaciones de Emergencia y Socorro en Casos de Desastre de la OPS/OMS en la II sesión de la Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres en las Américas.


1 Resolución CD50.R15: Plan de Acción de Hospitales Seguros. 50º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud. Washington, D.C., EUA, del 27 de septiembre al 1 de octubre del 2010.

Preparativos para Situaciones de Emergencia
y Socorro en Casos de Desastre

525 23rd Street, N.W. - Washington, D.C. 20037, U.S.A.
202.974.3399 - Fax 202.775.4578 - disaster@paho.org - www.paho.org/desastres