Establecimientos de salud inteligentes

Imprimir
PDF


 ¿Cómo hacer frente al cambio climático en el diseño de establecimientos de salud?

altEl cambio climático tiene un efecto negativo en muchos aspectos de la salud; estos pueden incluir peores condiciones sanitarias debido a la escasez de agua y condiciones que fomentan la transmisión de enfermedades como malaria, dengue y gastroenteritis, entre otras. Pero por otro lado, los establecimientos de salud consumen una gran cantidad de energía, por lo cual su impacto ambiental también es alto.

Además, el precio de la energía sube constantemente y este gasto podría ser usado en la mejora de los servicios de salud y en contar con establecimientos de salud más seguros. La integración de la reducción del riesgo de los desastres con el uso de energía con bajas emisiones de carbono y con la adaptación y protección ambiental del sector de la salud podría tener múltiples beneficios.

La inversión en este tipo de proyectos tiene, además de aspectos positivos relacionados con la salud, beneficios económicos y sociales. Estos beneficios incluyen entre otros la disminución de costos en operaciones y mantenimiento, la reducción del impacto que tiene el alto y fluctuante precio de la energía así como de las emisiones de gases de efecto invernadero y un ambiente de recuperación para el enfermo y trabajo para el personal de salud más saludable.

En esta línea, la OPS/OMS con el apoyo del Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID por sus siglas en inglés), trabajará en un proyecto durante este año para contar con establecimientos de salud que sean no sólo amigables con el medio ambiente, sino también más seguros frente a los desastres y a los efectos del cambio climático.

Esta iniciativa será puesta a prueba en dos establecimientos de salud en dos países del Caribe en el marco de la iniciativa de Hospitales Seguros. En esta región se ha sentido directa e indirectamente el impacto del cambio climático y de los desastres naturales, tales como huracanes, inundaciones, terremotos y erupciones volcánicas. Seis de los 20 países a nivel mundial con el riesgo más alto de mortalidad por amenazas múltiples se encuentran en esta región.1 Entre 1991 y 2005, de los 20 desastres que causaron mayores pérdidas, a nivel mundial, siete ocurrieron en el Caribe. También es importante notar que los precios de la energía en el Caribe son de los más altos en el mundo.

El Índice de Seguridad Hospitalaria y los mapas de riesgo de los vientos (herramientas producidas por la OPS/OMS) serán elementos importantes en este proceso ya que brindan información indispensable relacionada con la mitigación de desastres y la reducción del riesgo. En el futuro, estos dos modelos de instalaciones de salud inteligentes servirán como ejemplo para otros países y establecimientos que son de importancia crítica para los procesos de mitigación y adaptación al cambio climático.

Para mayor información contactar con Dana Van Alphen ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla ).


 1     (Banco Mundial, 2005) Natural Disaster Hotspots: A Global Risk Analysis.

Preparativos para Situaciones de Emergencia
y Socorro en Casos de Desastre

525 23rd Street, N.W. - Washington, D.C. 20037, U.S.A.
202.974.3399 - Fax 202.775.4578 - disaster@paho.org - www.paho.org/desastres