Los hospitales también son pacientes

Imprimir
PDF

Si podemos recordar el refrán que dice que los médicos también se mueren”, no menos difícil nos resulta asimilar que los hospitales también enferman

altBasta hacer un pequeño recorrido por los eventos adversos de los últimos años para darnos cuenta de que las instalaciones de salud ante varios de los fenómenos naturales que ocurren en nuestra región los han dejado, si no mal heridos, en muchas ocasiones fuera de servicio.

La historia de Hospitales seguros se remonta al año 1985 en México cuando en el sismo de septiembre de ese mismo año se perdió el 25.2% de las camas hospitalarias (4.387 de 17.406). A partir de ahí se inició un trabajo en la materia que se formalizó en el año 1996 en una conferencia internacional donde los países de la región se comprometieron a adoptar políticas para reducir la vulnerabilidad de los hospitales.

Varios eventos en el transcurso de estos 27 años nos han recordado cómo enferman y mueren los hospitales: El Salvador, Chile, Perú, Colombia y Haití, entre otros, como efecto de volcanes, sismos, inundaciones, etc.

Mirando en retrospectiva, es muy importante el camino recorrido, pero mucho el que nos falta por recorrer. Así como las ciencias médicas han logrado mejorar su capacidad tecnológica en medios de diagnósticos y detectar a tiempo patologías que antes eran incurables, hoy los hospitales cuentan con una herramienta que de igual forma les permite acercarse a cuál será su comportamiento frente a la ocurrencia de un evento adverso y por lo tanto tomar medidas a tiempo. Lo importante de este proceso es que sin diagnóstico, no hay tratamiento.

Los países de la región han iniciado el proceso de evaluación de muchas de sus instalaciones, algunas de ellas de alta complejidad, otras de mediana o baja y así mismo se han iniciado procesos de refuerzo de estructura, mejora de condiciones arquitectónicas o de líneas vitales o sencillamente tener un buen plan hospitalario, pero el gran valor para los países y sus autoridades está en que seamos capaces de hacer los diagnósticos.

Para nadie es un secreto que la salud pasa por problemas financieros pero sin una debida planificación de las acciones apoyado en una evaluación clara y pública, nunca se logrará tener un nivel adecuado de programación de recursos a nivel de los ministerios de economía, finanzas o planificación y, por lo mismo, los hospitales seguirán siendo pacientes que sin diagnóstico, no tengan más fin que estar condenados a enfermar cuando ocurra un desastre.

La invitación está hecha, muchos países han dado un ejemplo de la utilidad de hacer los diagnósticos y compartirlos con autoridades y comunidad, y de esta forma, lograr acuerdos comunes e integrales que mejoren el nivel de salud de las instalaciones prestadoras de servicios, especialmente cuando son altamente necesarias para hacer frente a los desastres.


 

Preparativos para Situaciones de Emergencia
y Socorro en Casos de Desastre

525 23rd Street, N.W. - Washington, D.C. 20037, U.S.A.
202.974.3399 - Fax 202.775.4578 - disaster@paho.org - www.paho.org/desastres