35 años de preparativos ante emergencias en la region

Imprimir
PDF

Dr. José Luis Zeballos

Después de los severos terremotos que afectaron a Perú y Guatemala a comienzos de la década de los 70, los Ministros de Salud de la Región de las Américas reunidos en el Consejo Directivo de 1976 tomaron la firme decisión de fortalecer su preparación ante emergencias y solicitaron a la OPS/OMS[1]  la creación de una unidad técnica para apoyar a los países en la respuesta a desastres y la conformación de un fondo voluntario para asistencia sanitaria a los países que pudiesen ser afectados por una emergencia mayor. De esta manera se creó en marzo de 1977 el Programa de Preparativos para Emergencias y Socorro en Casos de Desastre (PED).

A lo largo de estos 35 años de existencia del programa, los países de la región han visto la necesidad de adecuarse a las nuevas y crecientes necesidades en salud y a los diferentes escenarios que abarcan desde la aparición de pandemias como H1N1, terremotos devastadores como el de Haití de 2010 o los efectos del cambio climático.
El PED, gracias al continuado apoyo los donantes, ha estado acompañando a los ministerios de salud en este proceso y ha trabajado con ellos de forma continuada. Agencias de cooperación de países como Canadá, Estados Unidos y de países de la Unión Europea como Inglaterra y España reconocieron la importancia de estas acciones y continúan brindado su apoyo financiero de manera sostenida.

Hoy día actividades relacionadas con la rehabilitación temprana, mitigación y reducción de riesgos se unen a los aspectos de respuesta como indicaba el mandato inicial de los Cuerpos Directivos, completando de esta manera todo el ciclo de acciones involucradas en la gestión de emergencias en sus fases pre y post desastre. Este nuevo enfoque más integral en el sector salud de los países ha facilitado la incorporación de otros actores en un ámbito intersectorial e interdisciplinario.

Hoy día actividades relacionadas con la rehabilitación temprana, mitigación y reducción de riesgos se unen a los aspectos de respuesta como indicaba el mandato inicial de los Cuerpos Directivos, completando de esta manera todo el ciclo de acciones involucradas en la gestión de emergencias en sus fases pre y post desastre.

Los países de la región han venido trabajando durante estos años de forma coordinada con el PED en el desarrollo de nuevos temas como la reducción de riesgos en las estructuras hospitalarias con la iniciativa Hospital Seguro. La Conferencia mundial sobre la reducción de desastres, celebrada en Kobe-Japón en 2005, valoró este esfuerzo e incorporó la reducción de la vulnerabilidad de los establecimientos de salud como una prioridad en la agenda fijada para el periodo 2005-2015. Muchos países de todas las regiones del mundo adaptaron el Índice de Seguridad Hospitalaria a sus contextos y lo aplican también para mejorar progresivamente la capacidad de respuesta de los hospitales frente a desastres.

Otro desarrollo importante ha sido el fortalecimiento técnico de las disciplinas que más participación activa tienen en la gestión de emergencias. Nuevos conocimientos operativos han sido incorporados al campo de la vigilancia epidemiológica y control de enfermedades, la salud mental, la salud ambiental, el manejo de víctimas, la gestión de los refugios temporales y el manejo de suministros proporcionados por la asistencia humanitaria internacional. En este último campo, el programa para el manejo de suministros LSS/SUMA es utilizado actualmente a nivel mundial como una valiosa herramienta para el monitoreo de la asistencia humanitaria internacional en casos de emergencias y desastres.

Es indiscutible el éxito logrado por los países, como refleja el hecho de que en la mayoría de los ministerios de salud de la región se cuenta ya de manera institucionalizada con oficinas o unidades técnicas a cargo de las emergencias y desastres. Aunque el grado de organización, equipamiento y recursos financieros varían, el contar con un referente en el sector salud es fundamental para eventualmente lograr un desarrollo más sostenido y autosuficiente. Además, el personal que labora en estas unidades de desastres son especialistas muy capacitados con una visión multidisciplinaria del manejo de emergencias y que permanecen en constante contacto con el programa.

El PED ha venido además poniendo a disposición de los países abundantes recursos técnicos que sirven no solamente como consulta, sino como material de capacitación para instituciones  gubernamentales y no gubernamentales, universidades y público en general. Se suma a este esfuerzo la disponibilidad de una amplia selección de información actual en la página web del programa (www.paho.org/desastres) y en el Centro Regional de Información sobre Desastres –CRID- (www.crid.or.cr). Recientemente se ha puesto a disposición de todo el público interesado en temas de atención a emergencias el Centro de Conocimiento sobre Salud Pública y Desastres (www.saludydesastres. info) que contiene abundante material con enlaces a valiosas fuentes de información de alta calidad.

Pero a pesar del fructífero desarrollo, subsisten todavía importantes retos, entre ellos el de continuar fortaleciendo junto con los ministerios de salud de los países la capacidad operativa en cuanto a preparativos y respuesta a las grandes emergencias, conseguir un mayor compromiso e inversión de recursos para la reducción de riesgos en todos los establecimientos de salud, fortalecer los mecanismos regulatorios para la construcción y funcionamiento de hospitales seguros e incorporar preparativos frente a desastres en los establecimientos educativos a todo nivel, entre otros.

El éxito alcanzado hasta el momento por el programa, no habría sido posible sin el apoyo recibido por las autoridades de salud de los países de la región, el apoyo de los diferentes Directores de la OPS/OMS y el enorme compromiso y responsabilidad del personal del programa tanto a nivel central como en las oficinas de campo. Quienes seguimos de cerca este programa, y en alguna instancia hemos sido protagonistas de su desarrollo, felicitamos sus 35 años de exitosa vida y auguramos para el futuro un sólido desarrollo para beneficio de los países.


(1) A través de la Resolución CD24.R10

Preparativos para Situaciones de Emergencia
y Socorro en Casos de Desastre

525 23rd Street, N.W. - Washington, D.C. 20037, U.S.A.
202.974.3399 - Fax 202.775.4578 - disaster@paho.org - www.paho.org/desastres