¿Dónde está el sector salud de las Américas a tres años de culminar el Marco de Acción de Hyogo?

Imprimir
PDF

En el año 2005, 168 estados acordaron implementar dentro del Marco de Acción de Hyogo (MAH) para 2005-2015 el siguiente objetivo: aumentar la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres. El MAH establece que una de las prioridades es integrar la reducción de riesgo de desastres como parte de las políticas y promover el objetivo de hospitales seguros velando que todos los nuevos hospitales se construyan con un grado de resistencia que fortalezca su capacidad para seguir funcionando en situaciones de desastre y poner en práctica medidas de mitigación para reforzar las instalaciones sanitarias existentes, en particular las que dispensan atención primaria de salud”.

Frecuentemente el reto mayor en reducción de desastres es pasar de la teoría a la práctica y el sector salud no es la excepción. Los avances de los países para lograr la meta de Hyogo han sido dispares y en la mayoría de los casos vinculados a su propia realidad de riesgo.

Gracias al desarrollo de la Lista de verificación y del Modelo matemático para calcular el Índice de Seguridad Hospitalaria, se realizó la evaluación de miles de hospitales con el fin de iniciar acciones de mitigación priorizando aquellos hospitales de mayor capacidad de resolución, que están ubicados en zonas de alto riesgo de desastres y que por su grado de seguridad requieren intervenciones urgentes. Varios países reportan que están implementando sistemas regulares de inventario de hospitales nuevos para asegurar que se apliquen los códigos y criterios adecuados de construcción y que tales estándares sean incorporados como requisito en los procesos de acreditación de hospitales.

El sector salud está avanzando con paso firme para alcanzar los objetivos planteados en el Marco de Acción de Hyogo y es altamente probable que se logre la meta de que todos los hospitales nuevos sean seguros y que la mayoría de los hospitales existentes ubicados en zonas de alto riesgo de desastre hayan mejorado su seguridad. Sin embargo, las autoridades de salud de las Américas se han fijado objetivos y metas más ambiciosos cuando aprobaron el Plan de Acción 2010-2015 de Hospitales Seguros. Será necesario redoblar los esfuerzos y acciones para lograr cada uno de los seis objetivos y mediante la implementación de este plan, fortalecer la capacidad de las redes de servicios de salud.

Sigue sorprendiendo que el mayor estímulo para que se generen procesos hacia la reducción de riesgos y preparativos frente a desastres sea la presencia de eventos extremos, como los recientes terremotos en Haití, Chile y Japón. Las nuevas o renovadas iniciativas que se implementaron luego de esos eventos han sido dirigidas a reducir el riesgo de desastres en general en todos los sectores y, puesto que ningún país en el mundo tiene los recursos suficientes como para lograr avances significativos en todos los campos, los avances han sido limitados y en la práctica no hacen la diferencia. El último informe de evaluación global sobre la reducción del riesgo de desastres resalta que el análisis de costo-beneficio social y económico es uno de los elementos claves para una exitosa gestión del riesgo de desastres. En esa misma línea, el referido informe indica que es necesario priorizar las instalaciones críticas más vulnerables en lugar de invertir en múltiples bienes o servicios propensos al riesgo, puesto que “salvar vidas puede ser un incentivo más poderoso para la gestión del riesgo de desastres que la mera rentabilidad”.

Hoy está más claro que nunca que será necesario continuar la reducción de riesgos con posterioridad a 2015. Sin embargo, es imprescindible empezar por aquellos componentes de la sociedad que son más importantes en casos de desastre y cuya pérdida represente la diferencia entre el bienestar y el sufrimiento, entre la salud y la incapacidad permanente o entre la vida y la muerte. Así, los beneficios políticos y económicos de evitar lesiones y pérdidas de vidas contribuirán también a reducir la pobreza y fomentar el desarrollo humano.

Preparativos para Situaciones de Emergencia
y Socorro en Casos de Desastre

525 23rd Street, N.W. - Washington, D.C. 20037, U.S.A.
202.974.3399 - Fax 202.775.4578 - disaster@paho.org - www.paho.org/desastres