Síguenos

Home

OPS/OMS y medicamentos falsificados

Imprimir Correo electrónico

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado su preocupación por la falsificación de medicamentos, una actividad ilícita que del 2006 al 2007 produjo un incremento de 20 por ciento en sus incidentes registrados.

Desde el año 1982 la OMS realiza esfuerzos orientados a resolver el problema de la falsificación de medicamentos en los países del mundo.  La primera resolución llevada a la Asamblea Mundial de la Salud del año 1988 pidió «a los gobiernos y a los gobiernos y a los responsables de la industria farmacéutica que contribuyeran a detectar y prevenir la creciente difusión de las exportaciones o el contrabando de preparaciones farmacéuticas indebidamente etiquetadas, adulteradas, falsificadas o que no se ajustan a las normas de calidad exigidas», y pidió al Director General que pusiera en marcha «programas para la prevención y detección de la exportación, la importación y el contrabando de preparaciones farmacéuticas indebidamente etiquetadas, adulteradas, falsificadas o que no se ajustan a las normas de calidad exigidas».

En el año 2006 estableció el Grupo Especial Internacional contra la Falsificación de Productos Médicos (IMPACT por sus siglas en ingles). Este Grupo Especial, sobre la base de los principios consagrados en la Declaración de Roma (18 de febrero de 2006), tiene por función coordinar las medidas en los países y entre ellos, a fin de impedir en todo el mundo la producción, el transporte y el comercio, tanto entre comerciantes como con los consumidores, de productos médicos falsificados. El grupo congrega a los principales organismos de lucha contra la falsificación, incluidas organizaciones internacionales, organizaciones no gubernamentales, organismos de reglamentación farmacéutica, autoridades encargadas de hacer cumplir la ley, asociaciones que representa a fabricantes farmacéuticos, mayoristas, profesionales del sector sanitario y pacientes.

En la 124° reunión de su Consejo Ejecutivo , realizada el 18 de diciembre de 2008, la OMS calificó la falsificación como un grave problema de salud pública y advirtió que la persistencia de esa problemática menoscaba la credibilidad de los sistemas sanitarios nacionales.

“Estos productos –añadió- comprometen los progresos logrados en materia de salud pública y, además de perjudicar directamente a los pacientes y causar fallos terapéuticos, erosionan la confianza en el sistema de salud en su conjunto”.

En la mayoría de los Estados miembros y en todas las regiones se han detectado productos médicos falsificados, que pueden ir desde medicamentos de uso muy extendido, hasta los de uso limitado.

“Resulta imposible estimar con precisión el porcentaje de productos médicos falsificados que hay en los mercados nacionales. Sin embargo, el número de incidentes detectados en 2007 representa un incremento aproximado del 20 por ciento con respecto a 2006 y un número de casos 10 veces mayor que en 2000”.
Según el informe de la OMS, esas cifras reflejan que hay una mayor capacidad para detener la falsificación, pero también que el problema se puede estar agravando.

En la región de las Américas, durante la II Conferencia Panamericana para la Armonización de la Reglamentación Farmacéutica, efectuada en el 1999, se conformó el Grupo Temático de Combate a la Falsificación de Medicamentos.

El Grupo surgió con el objetivo de promover, facilitar y motivar la implementación de estrategias proactivas para la prevención y combate de la falsificación de medicamentos y de esa manera contribuir a mejorar la atención a la salud.

Entre las propuestas de su Plan de Trabajo están el desarrollo de políticas y estrategias nacionales, promoción de programas de capacitación y entrenamiento para optimización de procesos de inspección / investigación, intercambio de información y propuesta de ruta o guía para los puntos focales sobre falsificación de medicamentos.

Además, una propuesta de estructura ejecutiva que sirva de referencia a las autoridades reguladores en sus esfuerzos de restructuración para enfrentar más eficientemente el problema de falsificación, el desarrollo, promoción, implementación de programas educativos y el intercambio de información para la lucha contra la falsificación, que es considerado débil en las Américas.

En 1988, la Asamblea de la Salud, en su resolución WHA41.16, pidió “a los gobiernos y a los responsables de la industria farmacéutica que contribuyeran a detectar y prevenir la creciente difusión de las exportaciones o el contrabando de preparaciones farmacéuticas indebidamente etiquetas, adulteras, falsificadas o que no se ajustan a las normas de calidad exigidas.
Última actualización el Martes 17 de Febrero de 2009 08:51
 

Edificio Cruz Roja y OPS/OMS, Calle Pepillo Salcedo - Recta Final,
Plaza de la Salud, Ensanche La Fé, Santo Domingo, República Dominicana
Apartado Postal 1464 Santo Domingo, República Dominicana
Tel.: +1-(809)-562-1519; Fax:+1(809)-544-0322
www.paho.org/dor emailemail@dor.ops-oms.org