Skip to content

Diciembre 1, 2, y 3, 2012

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

 

EL COMERCIO

 

En el Ecuador aún se aprende sobre cómo tratar las discapacidades

Inés Revelo advierte a Alejandro Potosí, de 1 año y 9 meses, que va escuchar el sonido de los granos secos cayendo desde una botella a la bandeja plástica, que tiene frente a él, sobre una mesa.También le dice que estos son redonditos y duros.

La psicorehabilitadora ha puesto goma en la bandeja. Así que cuando el nene agarra los granos, varios se quedan pegados en sus manos. Ella le describe cada cosa que hacen y cada objeto que toca porque él no puede verlos.

En el país hay 39 455 personas invidentes, de 342 094 con algún tipo de limitación carnetizadas por el Consejo Nacional de Discapacidades (Conadis).

Pero el dato más reciente lo dio la Misión Manuela Espejo. En el 2009 recorrió todo el Ecuador (de 15 millones de habitantes). Con médicos evaluadores y psicólogos registró a 293 743 personas con algún tipo de deficiencia física, mental, intelectual o sensorial. De ellos, 27 359 tienen ceguera, como Alejandro.

A ratos, en los 40 minutos de la terapia de estimulación, el niño llora. Se calma cuando siente cerca a Alexandra, de 20 años. Inés le exige que le diga quién es. Y él responde a gritos: “Mamá”.

Mientras ambos se abrazan, la terapista del Instituto Mariana de Jesús, en donde Alexandra Cevallos paga USD 6 al mes, acerca una pelota grande, casi del tamaño del pequeño. Le indica que es amarilla y redonda.

Le ayuda a bajarse de la silla y canta: “Este niño lindo quiere caminar/ le haremos una alfombra de miguitas de pan/ para que camine sin ningún temor/ y cuando se caiga no se dé un coscorrón”.

La pelota es una herramienta para darle confianza para caminar. Alejandro, como la mayoría de niños invidentes, aún no lo hace.

Según la psicorehabilitadora, lo usual es que quienes nacen con una discapacidad visual caminen entre el 1 año y 6 meses y los 2 años. Él, ubicado de pie frente a ella, la empuja y sin darse cuenta da algunos pasos.

Ecografía, ¿cuándo recurrir a ella?

El ultrasonido ayuda para detectar anomalías en algunos órganos del cuerpo y, últimamente, se emplea en el tratamiento de varias afecciones.

Una ecografía le salvó la vida a Rosa Zambrano. Tenía 50 años cuando, a través de este procedimiento, que utiliza el ultrasonido para observar órganos y estructuras del cuerpo humano, le detectaron un cáncer de ovario en etapa inicial. Para Eddy León, radiólogo del Hospital de Especialidades San Bartolo, una de las mayores ventajas de este examen es que se lo puede utilizar en muchas áreas de la salud para la detección temprana de enfermedades.

El especialista explica que es un método inofensivo porque no utiliza ningún tipo de radiación. Esta característica lo hace ideal en el área obstétrica. El ginecólogo Oswaldo Andrade emplea la ecografía en su consulta para monitorear todas las etapas del embarazo. A través de ella, según dice, se puede establecer la presencia de un embrión o feto con vida, estimar el tiempo de gestación del embarazo, determinar la posición del futuro bebé y diagnosticar anormalidades congénitas.

Para observar todas estas condiciones se puede recurrir a tres tipos de ecografías: la de segunda dimensión (imagen plana en blanco y negro), en 3D (una captura en la que se distinguen las formas y volúmenes) y en 4D (se puede ver movimiento).

En el campo de la ginecología, este análisis es el más efectivo para detectar malformaciones, tumores o miomas en el útero y los ovarios. Andrade comenta que existen dos formas de realizar la valoración : abdominal y transvaginal. La última es más fidedigna.

En todas las ecografías se emplea un instrumento (parecido a un micrófono) que se denomina transductor, encargado de emitir ondas de alta frecuencia que chocan con el objeto de estudio.

Una de cada seis mujeres le tiene terror al embarazo

La confirmación de un embarazo genera muchísima alegría y satisfacción en las mujeres, aunque también algo de incertidumbre por los cambios que implican la llegada de un hijo.

Sin embargo, las futuras madres son capaces de sobreponerse a las dudas y temores que le producen su estado, y pueden seguir con su gestación en forma normal hasta que llega el día del parto y finalmente pueden conocer a su hijo o hija.

Eso es lo que les ocurre a la mayoría de las mujeres, pero también hay otras a las que la idea de estar embarazadas y de dar a luz les provoca verdadero terror, a pesar de que su máximo deseo sea convertirse en madres. Se trata de una condición denominada tocofobia y que afecta a una de cada seis mujeres, según un informe dado a conocer a comienzos de noviembre en la conferencia anual del Colegio de Matronas de Gran Bretaña.

En la oportunidad, la formadora de matronas Zara Chamberlain hizo un llamado a los profesionales de la salud a estar más atentos a esta fobia y recomendó a los hospitales contar con expertos que apoyen a las mujeres durante su gestación.

"Estoy asombrada por la cantidad de mujeres (matronas) que no han escuchado hablar de la tocofobia. Si no se sabe sobre ella, no se puede ayudar", dijo.

Según los especialistas, esta extraña condición tiene dos variantes. La tocofobia primaria afecta a las mujeres que no tienen niños, y que le tienen un miedo mórbido al embarazo o nacimiento, por lo que es difícil que alguna vez se conviertan naturalmente en madres.

El estrés aumenta en épocas navideñas

Gabriela Calvopiña, psicóloga clínica, aclaró varias dudas sobre el estrés que aparece en diciembre.

¿Qué es el estrés?

El estrés es una situación interna que se produce cuando una persona está ante una situación de peligro. A pesar de que la palabra es utilizada negativamente, en realidad se refiere a un mecanismo de adaptación, en el que el cuerpo experimenta una serie de reacciones fisiológicas ante los riesgos. Estas manifestaciones se presentan para responder más rápido a las amenazas externas. Por ejemplo, una persona ve a un perro que lo va a atacar, su organismo percibe ese estímulo y comienza a trabajar de tal manera que la empuja a correr. Sin embargo, el problema se da cuando se empiezan a producir estas funciones de defensa, en ausencia de un estímulo real o de un conflicto.

¿Cuáles pueden ser las causas del estrés?

El estrés se puede dar por conflictos emocionales, enfermedades graves de la persona o de los seres queridos, trastornos de ansiedad, exceso de trabajo, falta de descanso, entre otras razones. La exigencia del medio en el que se desenvuelve un individuo, en el que tiene que estar en varios lugares al mismo tiempo y un sinnúmero de preocupaciones influye, así como la falta de hábitos saludables y ejercicio.

 

EL UNIVERSO

 

Por cada 200 embarazadas hay la posibilidad de un caso de VIH/sida

Hoy se recuerda el día mundial de la lucha contra este mal, que se registra hace 30 años.

Laura (nombre protegido) se mostró serena y optimista al hablar de su embarazo, que está a punto de alcanzar su séptimo mes, debido al cual ha tenido que modificar el esquema de antirretrovirales para tratar el VIH/sida que tiene desde hace unos tres años.

“Sabía cómo mantener el proceso en mí, pero no sabía cómo hacerlo con mi bebé”, comentó la mujer, que hace poco ingresó al programa de prevención de transmisión materno-infantil, en el hospital Enrique Sotomayor, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, el Ministerio de Salud y la Fundación Vihda.

Al contar su historia se quiebra, pero se repone cuando reconoce que su lucha debe transmitirla a su hijo. Ella y otras gestantes asisten al taller de apoyo psicológico de la ONG.

El programa existe desde hace seis años, en los cuales se han detectado 1.100 casos de gestantes infectadas por VIH/sida, de las madres que recibieron tratamiento antirretroviral y suplemento nutricional no han nacido niños con la enfermedad.

“El riesgo de que un niño se infecte es del 30% al 35% en el embarazo, pero incrementa entre 50% y 80% si el parto es vía vaginal (por cesárea se elimina el riesgo) y la lactancia va del 14% al 20%, pero si hay una fisura en el pezón puede subir al 40%”, explicó Mercedes Ortiz, especialista a cargo del programa en la maternidad.

La neonatóloga añadió que se han dado de alta a unos 690 bebés en el programa, después de cumplir 18 meses de vida.

Dijo que en lo que va del 2012 se atendieron dos casos de pacientes adolescentes.

Se enfatiza en la protección y exámenes en casas abiertas

La responsabilidad sexual fue el principal mensaje en varias casas abiertas que se desarrollaron en la ciudad, ante un posible contagio de VIH/sida.

A las 10:00 hubo charlas en la plazoleta del hospital Luis Vernaza. Además se entregaron preservativos y estudiantes de Medicina realizaron representaciones teatrales sobre las circunstancias de un contagio ante jóvenes de secundaria.

En el hospital Teodoro Maldonado Carbo se hicieron 50 pruebas rápidas a visitantes, pero ninguna fue positiva.

El infectólogo Elio Ochoa recalcó que al tener una relación sexual sin la utilización de un preservativo es como estar con todas las personas que antes estuvieron con la pareja.

El responsable del programa provincial de VIH/Sida, José Muñoz, entregó ayer estadísticas como que el 70% de la epidemia en el país está concentrada en Guayas. Agregó que desde que se tiene registro han existido 13.000 personas infectadas en etapa de VIH y en fase sida unos 6.000 casos.

Última actualización el Lunes 21 de Enero de 2013 11:30

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu