Skip to content

Enero 10, 2013

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

 

EL COMERCIO

 

El biolarvicida cubano ya se reparte en los hogares

En sus tradicionales mochilas azules, los visitadores del Servicio Nacional de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores Artrópodos (Snem) ya no cargan kilos de abate. Tampoco la cuchara para la dosis exacta.

En reemplazo portan decenas de pequeños frascos, en presentaciones de 30 mililitros. Desde noviembre pasado, los brigadistas recorren la parroquia Tarqui, en el noroeste de Guayaquil.

En esa zona, solo en la última semana de diciembre, repartieron 2 104 frascos de Bactivec, el biolarvicida que el Gobierno compró a Cuba por un convenio de USD 75 millones para combatir al dengue en esta etapa invernal.

En sus charlas con los vecinos del sector Pancho Jácome, los trabajadores del Snem cambiaron su metodología. Ya no llegan cada dos meses, ahora visitan las viviendas al menos una vez por semana. Este biolarvicida, compuesto por un bacilo que destruye a las larvas del mosquito Aedes aegypti, debe aplicarse cada 15 días -dos gotas por cada litro de agua-.

A eso se suma un ingrediente adicional, quizá el más importante: la participación comunitaria, tal como destaca uno de los 49 técnicos cubanos que llegaron para promocionar el producto de la empresa estatal cubana Labiofam.

“Con este producto se va a capacitar a la gente. El visitador va a detectar con el morador las aguas que no son útiles, en tachos, floreros, limpiar las llantas donde están larvas”, dice uno de ellos. Pero no dar nombres. Su acento caribeño suena familiar en los callejones lodosos de la Pancho Jácome. Éricka Cabrera no duda en abrir la puerta al visitador del Snem, Jimmy Romero. “Él nos ha enseñado a identificar las larvas, sacó las que teníamos en unas llantas que botamos”.

Los cubanos aseguran que el Bactivec ha sido usado con éxito en América. “En Cuba puede haber casos, pero a niveles mínimos que no constituyen riesgo”, dicen.

En los informes sobre el dengue de la Organización Panamericana de la Salud, Cuba casi no reporta sus casos. La estadística del 2002 reveló que 3 011 personas tuvieron la enfermedad. En el 2007 reportaron 27 y de los años siguientes no hay registros.

No obstante, en el 2012 hubo focos en 98 de 169 municipios lo que obligó a movilizar un “ejército de activistas” contra el virus, según un reporte de agosto del Ministerio de Salud cubano. 15 municipios registraron una “situación más crítica”, pero tampoco hubo cifras.

En septiembre del 2012 Labiofam tuvo un congreso internacional. El periódico oficial Granma reportó que a pesar del aporte de Bactivec “en Cuba solo ha sido empleado en determinadas ocasiones y lugares puntuales”. Y que no está incluido en el programa de lucha contra el Aedes aegypti, en lo que se sigue usando productos químicos . “No es que no vamos a tener dengue, pero no va a haber epidemia”, asegura Efraín Beltrán, director del Snem.

Obreros del Snem reclaman

Unos USD 6 400 por trabajador es, en promedio, el monto que el Snem debe cancelar por concepto de retroactivo a 656 empleados fijos de la institución. “Tenemos el papel del ejecútese pero aún no nos pagan”, dijo un visitador que prefirió no dar su nombre. El pedido lo realizan desde el 2011.

En su mayoría son brigadistas de fumigación y visitadores. Al contar con un contrato estable, sus sueldos pasaron de USD 360 a 518, como establece la Ley Orgánica de Servicio Público (Losep).

El director del Snem, Efraín Beltrán, aseguró que el pedido está en trámite. “El 27 de diciembre hubo una reunión en Quito con el asesor jurídico de la Ministra (Carina Vance). Revisamos los papeles y se pidió otros que se adjuntaran”. Según el Director, el retroactivo (de 22 meses) se pagará en febrero.

El reclamo se reaviva tras la llegada de 80 cubanos para laborar, por dos años, en la campaña de prevención del dengue en el país.

Con la nueva estrategia de combate al Aedes aegypti, el Snem espera contratar, solo para Guayaquil, a 800 visitadores. Ellos recibirán talleres desde el 19 de enero. De preferencia el Snem contratará a personas que vivan en las zonas de fumigación y control vectorial.

Un larvicida cubano genera dudas en el control del dengue

Es la nueva estrategia del Ministerio de Salud contra el dengue este 2013. Bactivec, un biolarvicida creado por la estatal cubana Laboratorios Biológicos Farmacéuticos (Labiofan), fue presentado como el producto estrella para eliminar las larvas del mosquito Aedes aegypti, en siete ciudades.

Es ecológico, mata larvas en 24 horas, se usó en Taiwán y Brasil. Son los elogios de Efraín Beltrán Ayala, director del Servicio Nacional de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores (Snem).

Y para mostrar que es inofensivo para la salud humana no dudó en mezclar dos gotas del biolarvicida en agua y beberla. Tras 26 años de usar el abate (químico), el Snem apuesta por el producto cubano.

Ecuador firmó un convenio con Cuba por USD 75 millones para dos años. En 2012, el presupuesto del Snem fue de USD 7 millones.

Para este invierno ya están en Ecuador 24 contenedores para repartir el Bactivec a 4 millones de ecuatorianos este año.

El acuerdo incluye la visita de 80 técnicos cubanos que, por dos años, recorrerán Manta, Montecristi, Jaramijó, Guayaquil, Machala, Huaquillas y Santo Domingo.

Bactivec se creó en 1986. Contiene esporas de Bacillus thuringiensis israelensis serotipo H-14, según la web de Labiofam.

El Director del Snem explica que el bacilo entra al intestino de la larva (Aedes, Culex, Anopheles) la paraliza y la mata en 24 horas. Pero ese éxito no ha tenido eco.

Gustavo Bretas, consultor de la Organización Panamericana de la Salud, dice que hay pocos datos de efectividad. “No hay publicaciones en periódicos científicos. No ha sido muy usado en América, más en África. Esos son datos de Labiofam, no puedo decir si es bueno o malo, no tengo evidencias”.

En julio de 2012, el país africano de Ghana hizo un convenio similar con Cuba. Para dos años (USD 74 millones) compraron Bactivec y Griselesf contra la malaria.

El acuerdo coincidió con un reporte de la Organización Mundial de la Salud para África que indica que el uso de biolarvicidas tiene un rol “específico y limitado” y que para ser “eficaces deben estar adaptados a cada localidad”.

Para Beltrán, la poca confianza en Bactivec va por el lado económico. “Por qué no es tan efectivo, dice la OMS. ¿Un insecticida (abate) es mejor que algo ecológico? Es que el insecticida mueve plata”.

Entre febrero y abril de 2012 el Snem hizo pruebas con Bactivec en el cantón Pasaje (El Oro). “Ahí el índice vectorial (casas con larvas) era de 29 y bajó a 1,8”.

Pero poniendo en la balanza abate vs. biolarvicida no hay mucha diferencia. El estudio en Pasaje se hizo en 1 431 viviendas. En unas se usó 1 ml de Bactivec en 50 litros de agua. En otras, 5g de abate en 50 litros.

El tiempo de muerte de la larva fue similar (24-48 horas). El costo también (por casa USD 0,19 Bactivec, USD 0,21, abate). El Bactivec se aplica cada 15 días con monitoreo frecuente del Snem. El abate, cada dos meses.

Ese detalle, al parecer, incidió en los resultados en Pasaje. Las casas más visitadas tuvieron más participación comunitaria y hubo más destrucción de criaderos (tanques, llantas, pozos…).

Francisco Andino, ex ministro de Salud, coincide en que preparar a la comunidad es el arma más efectiva contra el dengue. “No por beneficiar a un país hermano (Cuba) tenemos que afectarnos sin que exista un debate”.

Pero el abate no desaparecerá. En el Snem aún hay 18 000 kilos que se usarán en el resto del país.

Sobre los laboratorios de Labiofam Labiofam tiene más de 20 años de creación. Provee el 98% de los productos veterinarios que necesita Cuba y ha llegado a 51 países, según su website.

En el 2009, el presidente Rafael Correa visitó Labiofam en Cuba. Hay ofertas para que Ecuador adquiera biofertilizantes y los bioplaguicidas.

 

El dengue no dio tregua en el país durante el 2012

Con lluvia o sin ella. A lo largo del 2012 el dengue sumó 16 769 casos en el país. Según estadísticas del Ministerio de Salud, hasta mediados de diciembre se reportaron 16 479 casos de dengue clásico, 290 de tipo grave y 23 fallecidos.

Manabí encabeza la lista con 5 355 de tipo clásico y 88 graves; seguido de Guayas con 3 029 casos de dengue clásico y 79 graves.

También hubo en el resto de la Costa, Galápagos, Pichincha, Santo Domingo… en todas las provincias, menos Imbabura, según la Dirección Nacional de Vigilancia Epidemiológica. La última semana de reporte (19 de diciembre) hubo 98 casos, según el boletín epidemiológico No. 45 de Salud.

En cuanto a los casos graves, el 65,9% de las personas afectadas con este tipo de dengue fueron menores de 14 años (191 niños). El estudio epidemiológico determinó la circulación de cuatro serotipos. En Guayas y Manabí se detectaron el 1, el 2 y el 4. La circulación simultánea de estos serotipos (en especial el tipo 2) aumentó las posibilidades de dengue grave.

El informe del Ministerio apunta que la enfermedad no dio tregua debido a factores sociales, económicos y ambientales que hacen vulnerable al 70% del territorio nacional. Es decir, unos 8 200 000 habitantes corren el riesgo de adquirir el virus, transmitido por el mosquito Aedes aegypti.

Efraín Beltrán, director del Servicio Nacional de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores Artrópodos (SNEM), espera que este año la incidencia baje. Para ello, asegura, el Gobierno adquirió un producto “estrella”, el biolarvicida Bactivec para exterminar las larvas de Aedes aegypti.

Este producto cubano reemplazará al tradicional abate, que se utilizó por 25 años desde que se detectaron los primeros casos en el país, en 1988. Hace dos semanas, la ministra de Salud, Carina Vance, presentó esta iniciativa de ‘control biológico’ en Manabí.

El Ministerio, a través de un convenio por USD 75 millones, adquirió frascos de Bactivec para dos años. Como complemento, 80 técnicos cubanos están en siete ciudades del país. Esperan llegar a 4 millones de habitantes.

Las pruebas se hicieron en febrero, en Pasaje (El Oro). Ahí, según explica Beltrán, el índice vectorial (número de casas en donde se detecta las larvas del mosquito por cada 100) era de 29 y bajaron a uno con el uso del biolarvicida cubano. En Ecuador el índice vectorial es de 20 por cada 100.

A fines de diciembre, solo en Guayaquil se repartieron 2 104 frascos en barrios del noroeste. 59 cubanos están en la urbe.

Examen de Papanicolau podría detectar cáncer de ovario y de útero

El examen de Papanicolau, una prueba de rutina a la que las mujeres se someten cada uno o dos años para detectar cáncer cervical, podría ayudar a identificar también otros cánceres, según una investigación divulgada esta semana.

Esta nueva prueba aprovecha el fluido extraído del cuello uterino para examinar la presencia de ciertas mutaciones específicas del cáncer.

Los científicos esperan identificar así casos de cáncer de ovario y de endometrio, dos de los cánceres más comunes y mortales que, hasta ahora, no podían detectarse con una prueba de rutina.

En el estudio piloto, la prueba logró detectar con precisión los 24 tipos de cáncer de endometrio, una tasa de éxito del 100%, según los resultados publicados el miércoles en la revista estadounidense “ Science Translational Medicine ” .

La prueba también halló nueve de 22 tipos de cáncer de ovario, una tasa de éxito de 41%, durante el estudio piloto. Y en ningún caso en el estudio mujeres sanas en el grupo de control fueron mal diagnosticadas con cáncer.

Los científicos advirtieron sin embargo que el nuevo estudio debe ser probado a una escala mucho mayor antes de ser puesto a disposición del público.

Pero consideran que la prueba podría ser una potente herramienta en la lucha contra el cáncer de ovario y de endometrio.

 

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu