Skip to content

Enero 16, 2013

AddThis Social Bookmark Button

 

EL UNIVERSO

 

Min. de Salud está a cargo de los males catastróficos

 

Yolanda, de 55 años, debe permanecer conectada por tres horas, tres veces a la semana, a una máquina que limpia las toxinas de su sangre (hemodiálisis). Ella padece de insuficiencia renal crónica desde hace ocho meses, uno de los males considerados como catastróficos.

Por ello, el tratamiento de Yolanda ha sido gratuito. Ella fue derivada del hospital público Abel Gilbert al Instituto del Riñón y Diálisis San Martín, ubicado al sur.

“Antes (de las diálisis) pasaba hinchada, en especial las piernas, porque retenía líquido; ahora ya no”, dijo la habitante del Guasmo sur.

Así como Yolanda, otros 97 pacientes han sido derivados de centros del Ministerio de Salud Pública (MSP) y 71 del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) a esta unidad, informó María Luisa Narváez, gerenta encargada.

Desde el 2009, el centro tuvo convenio con el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) por el programa de protección social, pero desde agosto del año anterior pasó a la red de protección social del MSP.

La atención se da con normalidad, pese a “retrasos” de hasta dos meses en el trámite para el pago de compensaciones.

“Es una transición institucional que trae retrasos en los pasos administrativos que hay que dar y, como damos un servicio, cualquier retraso de más de 30 y 45 días en el pago sí podría generar retrasos en las obligaciones patronales con el IESS, SRI...”, señaló Gino González, gerente y propietario del centro de diálisis Nefrosalud.

Según las reuniones que con autoridades del MSP ha mantenido González, quien también es coordinador de un grupo de propietarios de quince unidades que dan ese servicio en cuatro provincias, hay la posibilidad de que en los próximos días se dé autonomía financiera al programa, al convertirse en una unidad ejecutora y los prestadores, en partidas presupuestarias.

Dengue vuelve a ser preocupación y ya hay caso grave en Santo Domingo

En el país se realiza una campaña de prevención con producto cubano. Se esperan resultados.

En momentos en que en siete zonas del país se ejecuta una campaña de prevención contra el dengue con el uso del biolarvicida Bactivec, importado de Cuba, en Santo Domingo se registró el primer enfermo de dengue hemorrágico en el 2013, llamado grave por las autoridades de Salud.

Un menor de 3 años es el afectado. Y para evitar que se presenten más casos, a partir de mañana las autoridades de Salud prevén realizar una campaña en la zona suburbana para limpiar posibles criaderos de la larva del mosquito.

La Dirección de Salud de esta provincia confirmó que el menor se encuentra estable en el hospital de niños Baca Ortiz, en Quito. El afectado vive en el barrio Libertador de la coop. de vivienda Trabajadores Unificados y acudió días atrás al hospital Gustavo Domínguez con síntomas de la enfermedad.

Pese a que el caso se presentó la semana pasada, recién ayer la Dirección de Salud, por medio de su titular, Katya Tinizaray, dio a conocer detalles de la evolución del paciente. Además, indicó que hoy el menor saldría del hospital y regresaría a su hogar en esta ciudad.

En la zona donde vive la familia del paciente se aplicó un cerco epidemiológico. Ernesto Trávez, vecino del sector, indicó que a su casa llegaron brigadistas del Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria (SNEM) y colocaron en cada reservorio de agua el nuevo biolarvicida Bactivec.

El organismo también realizó fumigaciones y nebulizaciones en las viviendas aledañas.

Mientras, el jefe de la zona 1 del SNEM, Jorge Peralta, sostuvo que desde mañana se realizará una campaña con diferentes organismos provinciales, para controlar los vectores que portan el virus. Se limpiarán criaderos y se entregará a la ciudadanía el biolarvicida.


Invierno afecta de nuevo a Portoviejo

 

La necesidad obligó a Lucía Cedeño a cargar a su hijo de 6 años para sacarlo de casa y llevarlo a la escuela el pasado lunes, pues el acceso al sector Inabronco, que también es el ingreso del nuevo edificio del ECU-911, estaba anegado y atravesarlo era un verdadero vía crucis para decenas de familias.

Cedeño indicó que desde hace algunos meses su suegro, Hilario Mero, ha entregado oficios al Municipio de Portoviejo para que pavimente esa calle, pero las respuestas han sido nulas. “Mire, esto se encuentra hecho un fango… me dijeron que cuando culminen esta obra (prevista para marzo) harían la calle”, sostuvo la mujer.

No fue la única madre de familia que debió hacer peripecias para que su hijo llegara al centro educativo, pues algunos padres de alumnos de la escuela Cristóbal Colón, ubicada en la ciudadela San Alejo, también tuvieron que llevar a sus pequeños en brazos, ya que los accesos a ese establecimiento educativo permanecían anegados con las lluvias caídas desde el pasado domingo.

En el Municipio de Portoviejo no se encontraban los encargados del Departamento de Obras Públicas para conocer cuándo serán intervenidas las calles en mal estado. En la obra donde se edifica el local del ECU-911 se indicó que se desconocía el hecho.

Ese es el panorama que se vive en estos y muchos otros sectores inundados de Portoviejo, como El Guabito, en la parroquia Colón, y en ciudadelas como El Maestro y Municipal, donde no cesan las quejas de sus moradores.

Marcelo Salazar, habitante del sector El Guabito, cuestionó el “poco interés de las autoridades por mejorar la vialidad” y se quejó porque en cada invierno deben atravesar inconvenientes para salir o llegar a sus viviendas.

 

8 toneladas de desechos hospitalarios se tratarán a diario

 

Ocho toneladas diarias de desechos hospitalarios, de entre 25 y 30 que se producen en la ciudad, se tratarán en la planta que se inauguró ayer en el relleno sanitario de Las Iguanas, en el kilómetro 14 de la vía a Daule.

La planta entró en funcionamiento, pese a que su operatividad estaba prevista para el 2008, cuando se concluyó la construcción de la obra civil e instalación de la maquinaria.

Sin embargo, debido a desacuerdos entre el Ministerio de Salud y el Municipio de Guayaquil, su operatividad se pospuso hasta la fecha.

Carina Vance, ministra de Salud, indicó que en la actualidad se afina un convenio con el Cabildo para garantizar un adecuado funcionamiento de la planta de desechos infecciosos, que, según dijo, es la más grande que hay en el país.

Aproximadamente durante seis meses la cartera de Salud estará a cargo de la administración de la maquinaria, y luego se hará un traspaso al Municipio de la ciudad.

El Cabildo trasladará la basura hospitalaria en contenedores. Una vez en el relleno sanitario se pesará la basura, después entrará en una máquina de trituración para posteriormente ser esterilizada. Cumplido el proceso, los desperdicios infecciosos se mezclarán con los desechos comunes.

El tratamiento de 230 a 250 kg de basura demora entre 45 y 60 minutos, indicó el encargado de la planta, Fabián Falcones. Inicialmente se tratarán los desechos de los hospitales de Infectología, Francisco de Ycaza y Abel Gilbert.

 

 

EL COMERCIO

 

El reciclaje como hábito estudiantil

En medio de probetas, mesones de azulejos y tubos de ensayo hay decenas de fundas negras de basura. Están junto a los anaqueles, en el piso, al lado de microscopios. Dentro de las fundas, y también fuera de ellas, hay varias botellas plásticas vacías. A un lado están cientos de tapas de colores de estos envases.

“Es la bodega provisional, tenemos planeado construir una en el otro edificio, un sitio con más espacio”, comenta William Cueva, estudiante de tercero de bachillerato del Colegio Nacional Rumiñahui. Dentro del laboratorio de química, el alumno de 19 años cuenta que todos los martes y miércoles, este salón de experimentos se llena de fundas con botellas.

En la puerta del laboratorio está Micaela Daza, estudiante de segundo de bachillerato en Ciencias de la misma institución educativa fiscal. Con una funda en cada mano, espera su turno para hacer la entrega de las botellas. La acompaña su mamá, Margarita Bajos, quien también sostiene dos bolsas con envases adentro.

“Esta vez vine con ella porque recolectamos más de la cuenta. Mi hija pidió a sus familiares que la ayudaran guardando en sus casas y todos la apoyan ahora”, cuenta Margarita, quien revela su orgullo por el trabajo de su hija.

La madre de familia dice que al comienzo, cuando en el colegio les dieron la consigna de llevar 20 botellas semanales, su hija de 17 años, estaba preocupada porque temía no cumplir con el límite. Fue ahí que ideó pedir a familiares que guardasen también sus envases para que ella los recogiera al final de la semana.

Desde mayo del año pasado, los 1 700 estudiantes que asisten a este colegio fiscal en los tres horarios -mañana, tarde y noche-, llevan una cantidad específica de botellas plásticas PET una vez por semana. Comenzaron llevando 10 pero luego ese número aumentó: ahora entregan 20 por cabeza. María Clara Peralta, directora de proyectos de este centro educativo, ubicado en Sangolquí, explica que no es obligatorio cumplir con esa cantidad de envases, pero se aconseja para que el proyecto funcione. La recomendación ha tenido gran repercusión.

Nahím regresó a su vida normal

Una cicatriz se esconde detrás de su pijama de carritos. Las huellas de la larga cirugía a la que fue sometido el pequeño Nahím recorren su pecho y parte de su cuello.

Poco a poco desaparecerán luego de que los médicos del Hospital Roberto Gilbert Elizalde, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, le dieron el alta este lunes, tras 42 días en hospitalización.

El 3 de diciembre, el niño de 4 años fue operado para reemplazar parte de su esófago por un tramo de su colon. Cuando tenía 1 año, tomó lejía y el químico le destrozó gran parte del esófago. Desde entonces no podía ingerir alimentos y tuvo que pasar por una gastrostomía, la inserción de una sonda, para su nutrición.

La solución planteada por el cirujano Miguel Astudillo Villareal fue una esfogectomía, procedimiento que consiste en la extracción del segmento afectado y la transposición de 25 centímetros de colon en su lugar.

Por lo general, la parte extirpada es reemplazada por parte del estómago o del intestino grueso. Este procedimiento es común en los casos de cáncer de esófago.

Lo novedoso de la cirugía de Nahím es que fue la primera vez que se realizó este procedimiento en el país por vía laparoscópica, con tres pequeños agujeros para introducir una cámara milimétrica y diminutos implementos quirúrgicos. Esto evitó grandes aberturas en el cuerpo del pequeño.

 

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu