Skip to content

Prensa Nacional

Mayo 9, 2014

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

EL COMERCIO

 

·         Las bacterias incidirían en la pérdida de peso

·          

Se hicieron unas pruebas con ratones, pero en las personas apenas se está empezando.

 

Un grupo de investigadores chinos estudian el impacto que tienen las bacterias intestinales en el peso de las personas.

Pruebas con ratones de laboratorio demostraron que existe una asociación entre las bacterias y la obesidad. Los ensayos con personas, sin embargo, apenas están empezando.

En una prueba clínica publicada en la revista Microbiology Ecology, científicos en Shanghái estudiaron a 93 personas obesas que inicialmente tenían un promedio del Índice de Masa Corporal (IMC) de 32.

Los voluntarios se alimentaban con suplementos que promueven el crecimiento de ciertos tipos de bacterias y que, a la vez, reducen los niveles de otras bacterias en el intestino. Quienes participaron en el estudio perdieron en promedio unos 5 kg en nueve semanas y el 45% que continuó durante 23 semanas perdió unos 6 kilos.

Según el profesor Zhao Liping los altos niveles de bacterias productoras de toxinas en el intestino –como la enterobacteria– pueden causar resistencia a la insulina, lo que significa que la persona no se sentirá llena después de comer un plato de arroz, sino que necesitará más para sentirse satisfecha. Asegura, además, que cambiando esa bacteria se podría activar un gen que hace que el cuerpo queme la grasa.

David Weinkove de la Universidad de Durham, dijo que el estudio era interesante, sin embargo señaló que no demuestra si el cambio de bacterias es lo que causa la pérdida de peso o si solo guarda alguna relación.

Sir Stephen Bloom del Imperial College de Londres destaca que las personas en China tienen distintas bacterias a quienes habitan en otros lugares, por lo que es difícil de comparar y recomienda “comer menos y hacer más ejercicios”.

 

¿Qué esconde su cepillo de dientes? La respuesta no es agradable

 

No solo se trata de cepillarse los dientes tres veces al día -o después de cada comida- para tener una buena higiene bucal. El instrumento para limpiar la boca y los hábitos en el baño también juega un papel muy importante a la hora de mantener una boca sana.

El cepillo de dientes hay que tratarlo con mucho respeto, pues puede ser un foco de gérmenes, incluyendo bacterias intestinales y gérmenes fecales.

El lugar donde se guarda y cómo se guarda depende que haya más o menos microorganismos en las cerdas que después entrarán a la boca y pasarán por los dientes, encías y lengua.

La doctora Maria Geisinger, profesora de periodoncia de la Escuela de Odontología de la Universidad de Alabama ofrece cinco cosas que quizás le sorprendan de su cepillo de dientes.

<< Inicio < Anterior 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 Siguiente > Fin >>

Página 122 de 799

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu