Skip to content

Prensa Nacional

Julio 7, 2014

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

EL TELÉGRAFO

 

El suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes de 12 a 17 años

En marzo pasado, Joselin A., una menor ecuatoriana de 12 años, se quitó la vida en el baño del albergue ‘La Esperanza’, en Ciudad Juárez. Ella esperaba reunirse con sus padres José Segundo Álvarez y Martha Violeta Quillay, en Nueva York.

Los casos de suicidios en niñas indígenas por efectos de la migración son numerosos. Solo en Chunchi, provincia de Chimborazo, en 2005 se registraron más de 50, según la prensa local. El de Lourdes R. fue muy recordado porque dejó una carta explicando la soledad que sentía. Su primo Luis, cuyos padres vivían en el exterior, intentó suicidarse por 2 ocasiones.

También está el caso de Mónica J., (16 años) una joven ecuatoriana que estudiaba en Madrid, y en noviembre de 2012 se quitó la vida, al parecer por acoso escolar.

Las cartas que dejan los menores y los testimonios de sus familiares muestran que el suicidio en adolescentes (de 12 a 17 años) no es ajeno para la sociedad ecuatoriana. De hecho, es la segunda causa de muerte en el país, según el último informe publicado en 2011 por el Observatorio Social del Ecuador.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) indican que entre 1997 y 2009 murieron un promedio de 1.200 adolescentes por año. De ellos, 1 de cada 2 falleció por accidentes de tránsito, caídas, ahogamiento, envenenamiento y lesiones autoinfligidas.

Las estadísticas reflejan otra realidad: un 24% de las adolescentes ecuatorianas eligen el suicidio como última salida.

Margarita Velasco, directora del Observatorio Social del Ecuador, explica que ‘las muertes evitables’ como los suicidios son problemas que conciernen y afectan a toda la sociedad, pues hay una violencia simbólica casi naturalizada y una carencia de políticas que tomen en cuenta a los jóvenes.

 

 

EL COMERCIO

 

 

Maniquíes y computadoras son el soporte para aprender medicina

 

Un muñeco del tamaño de un neonato está colocado en una camilla del Hospital de Niños Dr. Roberto Gilbert de Guayaquil. Tiene ojos, nariz y boca, reproducidos al detalle. Su piel es de silicona y ha sido previamente programado con un estado clínico.

Los médicos residentes, Natali Rubio y Luis Ramos, se colocan guantes para atenderlo. Eligen una mascarilla que ubican sobre la boca del muñeco y envían oxígeno a su interior. Su pecho se infla, como el de un humano recibiendo aire.

La representación del neonato es parte de los 11 equipos de baja, mediana y alta definiciones del Laboratorio de Simulación de ese hospital. Ahí, los residentes que cursan los posgrados de Pediatría y Cirugía Pediátrica, realizan
prácticas para perfeccionar su técnica.

Miguel Astudillo, jefe de cirugía, explica que la simulación consiste en una reproducción indefinida de un hecho, que permite un análisis metódico y pausado. Lo más importante -asegura- es que con este sistema no se pone en riesgo la salud de los pacientes.

El propósito de esta metodología es que los médicos vivan experiencias fieles a distintas intervenciones clínicas y quirúrgicas a las que se enfrentan en su ejercicio profesional. Los procedimientos son exigentes, como si se tratara de seres humanos. Se deben cumplir todos los requisitos en tiempo real, usar protección médica y elegir correctamente los equipos e insumos para la intervención.

Estos simuladores permiten practicar casos desde una punción lumbar, una toma de muestra de sangre o la colocación de una vía periférica, hasta partos y emergencias. Están conectados a ‘softwares’ que emiten una calificación de cómo se realizó el procedimiento y permiten a los estudiantes avanzar por niveles, de acuerdo a sus resultados. En caso de obtener bajos puntajes, los aspirantes a médicos deben repetir el módulo. Es una forma de garantizar que no existan errores en los procesos reales.
Cada estudiante tiene un nombre de usuario y una clave para ingresar al sistema. Con eso, tienen acceso a un historial de las prácticas realizadas incluso en video y la posibilidad de analizar cuáles fueron los errores que cometieron.

 

 

EL UNIVERSO

 

·         Virus chikunguña ya deja 21 muertos y 4.756 infectados en Latinoamérica

 

El brote de la fiebre del chikunguña en Latinoamérica y el Caribe ya deja 21 muertos, 4.756 infectados y 302.243 casos sospechosos, desde que en diciembre de 2013 fue detectada la presencia autóctona del virus en la región, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El brote del chikunguña, que significa "doblarse del dolor" en el lenguaje africano makonde, lo encabezan República Dominicana, con 165.433 casos sospechosos, 18 confirmados y tres muertos; seguido de Haití, con 51.830 infectados y 4 comprobados; y Guadalupe, con 40.400 enfermos, 1.328 corroborados y tres muertos.

Los 21 fallecimientos por este virus, que provoca fiebre alta, dolor en las articulaciones, erupción en la piel, dolor de cabeza y muscular, se han presentado únicamente en el Caribe.

Martinica encabeza la lista con 12 fallecimientos, tras presentar 35.000 casos sospechosos de infección (1.515 comprobados), mientras que en República Dominicana, Guadalupe y San Martín (parte francesa, con 3.430 sospechas y 793 comprobaciones) se ha notificado la muerte de tres personas.

"La letalidad del virus es extremadamente baja, es mínima. Las personas que fallecen es porque tenían enfermedades previas, eran pacientes de avanzada edad con enfermedades que los debilitaban", dijo a Efe la asesora en Manejo Clínico de Enfermedades Infecciosas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Pilar Ramón Pardo.

El virus solo puede adquirirse una vez y no tiene cura, aunque según Pardo en laboratorios científicos de Estados Unidos y Europa se adelantan investigaciones para crear una vacuna.

"Tampoco hay ningún tipo de tratamiento antiviral específico, es sintomático, es decir, analgésicos para los dolores articulares, antitérmicos para la fiebre, reposo y una buena hidratación", explicó.

La explosión del chikunguña de forma autóctona, es decir, directamente por la picadura del mosquito Aedes Aegypti o Aedes Albopictus, los mismos que transmiten el dengue, fue detectada por primera vez en territorio americano en diciembre de 2013 en la isla caribeña de San Martín (parte francesa).

 

<< Inicio < Anterior 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 Siguiente > Fin >>

Página 166 de 863
Facebook OPS Ecuador
Twitter
Youtube OPS Ecuador
Flickr
Linkedin
RSS Feed

Comunidades OPS

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu