Skip to content

Prensa Nacional

Marzo 26, 2014

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

EL COMERCIO

Un millón de niños tiene tuberculosis en el mundo

Cerca de 1 millón de menores de 15 años, en el mundo, desarrollan cada año tuberculosis; dos veces más que lo que se pensaba hasta ahora, según un estudio que publica la revista médica británica The Lancet, coincidiendo con el Día Mundial de la Lucha contra la Tuberculosis.

Los investigadores estadounidenses, que han extrapolado a los niños los datos proporcionados por estudios existentes sobre población adulta, consideran que al menos 999 800 menores se ven afectados cada año por la tuberculosis.

De ellos, 32 000 desarrollan una tuberculosis multirresistente (TB-MR) a los medicamentos.

"Nuestras estimaciones son dos veces más altas que las de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2011, y tres veces más que el número de casos notificados entre niños cada año", dice Ted Cohen, uno de los coautores del informe, que enseña en el Harvard School of Public Health de Boston.

Según los últimos datos de la OMS, 530 000 menores se enfermaron de tuberculosis en el 2012. E s la primera vez que los investigadores evalúan casos de tuberculosis multirresistente (TB-MR) en menores de 15 años que representan un cuarto de la población mundial.

La TB-MR es una forma de tuberculosis causada por un bacilo que resiste al menos a la isoniaziada y a la rifampicina, los dos medicamentos más eficaces para combatir esta enfermedad pulmonar.

Según el estudio, Asia meridional y oriental es la más afectada por este fenómeno, con 400 000 casos cada año, de ellos 10 000 TB-MR, por delante de África (280 000 casos anuales) .

Los investigadores subrayan la necesidad de mejorar los métodos de diagnóstico en los niños y en particular en los menores de cinco años que corren el mayor riesgo de desarrollar formas severas de tuberculosis.

 

Nueva tecnología verifica el estado del marcapasos

Una ligera cicatriz resalta en el pecho de Julia Victoria Macías. Tiene 78 años y en el 2011 su corazón se debilitó. "Me cansaba. No podía lavar ni cocinar. Con el mínimo esfuerzo me ahogaba", recuerda.

La semana pasada acudió a un control de rutina en el Área de Cardiología del Hospital Abel Gilbert Pontón, en el suburbio guayaquileño. En un angosto consultorio, el cardiólogo Luis Alberto Gómez revisó el funcionamiento del marcapasos que mejoró su salud.

El marcapasos es un pequeño dispositivo que controla los latidos irregulares del corazón. Algunos pesan apenas 1 onza y están integrados por una batería y extensiones de cables que se encargan de dar masajes eléctricos al músculo cardíaco para normalizar sus latidos.

Para vigilar el correcto funcionamiento de estos equipos, desde inicios de febrero el Hospital Guayaquil cuenta con un Área de Monitoreo de Marcapasos. En promedio atienden a unos 25 pacientes que acuden a un diagnóstico periódico para verificar la vida útil de la batería o si necesitan modificaciones en la programación.

"La vida útil de un marcapasos puede prolongarse hasta ocho años. Pero hay que estar pendiente a partir de los cuatro años. Lo aconsejable de este chequeo es que se haga a los 14 días de su colocación, luego al mes, luego a los tres meses y después una o dos veces por año", indica Gómez, especializado en Electrofisiología.

Con un programador, un equipo portátil similar a una 'laptop', el cardiólogo Gómez chequeó el marcapasos de Macías. Una extensión del aparato, parecida a un pequeño audífono con un imán en su interior, fue colocado sobre el pecho de la paciente, justo donde le colocaron el marcapasos.

La prueba no tomó más de cinco minutos. Al final, el examen arrojó una especie de electrocardiograma, con un registro de su frecuencia cardíaca.

·          

·         Noticia: En las arterias y las venas se diagnostican males coronarios

·         Noticia: Cuidar el ‘corazoncito’ para vivir más

 

Científicos recuperan especies afectadas por el cambio climático

Los imponentes árboles de cedro dan la bienvenida. No es necesario cubrirse del sol. Las ­hojas anchas de bijao forman una visera natural que filtra el paso de los rayos del sol y mitigan los 25 °C de la mañana del último viernes. Es la estación biológica Pindo- Mirador, ubicada a 10 km de Mera, Pastaza, en la Amazonía.

En este sitio, un grupo de investigadores del Reino Unido realiza desde el 2005 un estudio paleológico de los ecosistemas tropicales. Es decir, buscan explicar cómo estos lugares han cambiado a lo largo del tiempo y qué factores han influido en su conservación. Con ello intentan recuperar la flora y la fauna que están en peligro.

Estas alertas han hecho que los investigadores se movilicen para cuidar este ecosistema. Actualmente, en el mundo hay 10 proyectos que estudian y predicen las alteraciones de la temperatura en los bosques tropicales. Durante una caminata por una parte de las 274 ha de bosque de la Reserva Pindo-Mirador, Carmen Luzuriaga, directora de esta estación, mira las cerca de 50 especies de flora que habitan en esa zona. Ella agrega que si la temperatura del planeta continúa en aumento, se puede generar una sequía que afectaría directamente a las plantas y árboles pequeños. Esto porque al no tener raíces profundas no podrían abastecerse de agua.

En el país, el programa Socio Bosque conserva alrededor de 888 000 hectáreas de bosques húmedos tropicales. El Ministerio del Ambiente informó que cerca de 5 000 personas reciben un incentivo económico para que cuiden estos lugares.

A pesar que el estudio impulsado por científicos del Reino Unidos aún no termina, una conclusión preliminar es que el cambio climático está influyendo en el actual comportamiento de los bosques tropicales. ¿La razón? Este fenómeno disminuye la capacidad de los árboles de absorber el dióxido de carbono de la atmósfera.

En este momento, la vegetación y la tierra de este tipo de bosques atraen 9 000 millones de toneladas de ese material. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático, las acti­vidades humanas producen 32 000 millones de toneladas anuales de CO 2.

El 80% es por la quema de combustibles fósiles y el 20% por la deforestación. De ese total, 8 000 millones son absorbidos por los océanos y otro tanto por las plantas. En cuanto a la afectación directa de la vegetación hay estudios internacionales que revelan que, por ejemplo, los musgos y las plantas epífitas se encuentran en el límite de sus capacidades fisiológicas. Es decir, tienen dificultades para absorber agua.

·          

·         Noticia: Iniciativas mundiales para conservar los bosques

·         Noticia: Ciencia estudia bosques tropicales

 

 

EL TELEGRAFO

 

Vacuna contra el papiloma a partir de los 9 años

Las mujeres que no han mantenido relaciones sexuales pueden protegerse del virus con la aplicación de la inyección. Quienes tienen una vida sexual activa deben someterse a tratamientos recomendados por el especialista.

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es la causa más común del cáncer de cuello uterino. Agrupa a más de 130 tipos de virus diferentes, de los cuales 20 son de alto riesgo.

Según el Ministerio de Salud Pública (MSP), el cáncer de cérvix es la segunda razón de muerte en las mujeres del Ecuador y hasta el año pasado, datos del Registro Nacional de Tumores de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (Solca) indicaban que 20 de cada 100.000 féminas padecen esta enfermedad.

El ginecólogo colposcopista del hospital de especialidades Abel Gilbert, Julio León, menciona que la principal vía de contagio del VPH son las relaciones sexuales; en menores casos cuando se usa ropa íntima no adecuada o el manejo inapropiado de equipos médicos.

“La prevención empieza por tener una sola pareja y no iniciando las actividades sexuales a temprana edad”, asegura León, quien enfatiza que los tipos 16 y 18 de VPH son los que causan los tumores.

“Existe un tabú, porque la mamá ni siquiera sabe que tiene relaciones sexuales y otro problema, es que a veces se dejan llevar por lo que dicen las amigas: que el examen es doloroso”, manifiesta.Por el Día mundial de la lucha contra el cáncer de cuello uterino, la obstetriz Gina Bajaña recomienda que las mujeres en edad sexual activa se hagan un chequeo ginecológico. Incluso las adolescentes que ignoran los beneficios.

<< Inicio < Anterior 201 202 203 204 205 206 207 208 209 210 Siguiente > Fin >>

Página 210 de 863

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu