Skip to content

Prensa Nacional

Enero 13, 2014

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

EL COMERCIO

 

La mayoría de donantes en el país tiene menos de 25 años

En una de las 10 camillas del centro de la Cruz Roja está Hernán Melo presto a donar su sangre. A sus 59 años trata de cumplir con todos los parámetros que se exigen con ese fin.

Dona tres veces al año y la semana pasada acudió en su primera cita del 2014, en Quito. Recostado en la cama le extrajeron los 450 mililitros que se colectan en cada ocasión. No bebe, no fuma, hace ejercicio y evita riesgos como excederse en la comida y contagiarse de enfermedades graves.

Para donar sangre se debe cumplir una serie de requisitos que van más allá de la voluntad. Así lo consideran especialistas de la Cruz Roja y también lo señalan los informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Panamericana de la Salud (OPS).

¿Qué se necesita para ser un donador de sangre? ¿Cuáles son los requerimientos y el perfil del donante? "Más que altruismo y la solidaridad", dice Marco Herdoíza, director técnico del Hemocentro Nacional de la Cruz Roja Ecuatoriana. Para él, la donación de sangre es necesaria y a la vez buena por el hecho de que este fluido se renueva cada 120 días y porque según las cifras de la institución, 9 de cada 10 personas requerirán sangre en algún momento de la vida.

Pero de acuerdo con la OMS, aunque el gozo de una buena salud y no padecer enfermedades son las principales obligaciones, estar bien informado sobre las medidas que se deben tomar para mantenerse en buenas condiciones y evitar conductas y riesgos no saludables son algo primordial y que no todos pueden hacerlo.

Para Herdoíza, Melo es un buen ejemplo. Para ser donante hay que buscar la forma de mantener la sangre sana", dice Herdoíza. Aunque Melo ya ha donado desde hace años, debió llenar un formulario en una de las mesas blancas de la Cruz Roja. ¿Se ha realizado alguna vez un tatuaje? ¿Ha padecido enfermedades del corazón, del hígado, como hepatitis? ,fueron parte del cuestionario.

Cada interrogante obliga al médico que atiende la cita a decidir si el donador está calificado para dar su sangre.

Silvana Chinche recolectaba la sangre de Emma Cóndor el viernes por la mañana. Al pasar por una de las unidades móviles de la Cruz Roja, la mujer se interesó en donar gracias a la intervención de los médicos en la avenida Amazonas, en el norte. Le pincharon el dedo índice para recoger una gota de su sangre y analizar si no tenía anemia y verificar si su sangre no es muy espesa.

Era la primera vez que donaba y estaba nerviosa sentada en una cama dentro de la unidad móvil junto a otras dos personas. "A veces pasa eso con los pacientes", relataba Chinche, quien de hecho afirmó que hay ocasiones en que las personas que voluntariamente acuden no siempre pueden donar.

 

 

Un nuevo tratamiento, esperanza para los enfermos de párkinson

Un nuevo tratamiento genético permite mejoras en el control de movimiento a los enfermos de párkinson, un trastorno neurodegenerativo que afecta a más de seis millones de personas en el mundo, publica hoy, viernes 10 de enerode 2014, la revista británica The Lancet.

Un grupo de investigadores franceses, liderado por Stephane Palfi, profesor de los Hospitales Universitarios Henri-Mondon de Créteil (Francia), administraron el nuevo tratamiento a quince enfermos avanzados de párkinson de entre 48 y 65 años que no respondían a los tratamientos convencionales.

La terapia genética, llamada ProSavin, utiliza un virus inerte que lleva genes correctivos directamente al estrato del cerebro que controla el movimiento y está diseñada para convertir las células del sistema nervioso en fábricas de dopamina.

Los enfermos de párkinson sufren una pérdida de ese neurotransmisor, lo que desemboca en temblores, lentitud de movimientos y rigidez muscular, entre otros síntomas.

Tras probarlo durante un año en los quince pacientes escogidos, los científicos comprobaron que el nuevo tratamiento es "seguro, efectivo y se tolera bien".

Para medir su eficacia, emplearon un sistema estándar que evalúa algunas funciones motoras como el habla, los temblores, la rigidez, el movimiento de los dedos, la postura, la forma de andar y la lentitud, y observaron importantes mejoras después de seis meses. "ProSavin es seguro y fue bien tolerado por los pacientes en estado avanzado de párkinson.

Las mejoras en el control del movimiento se observaron en todos ellos", afirmó Palfi, si bien apuntó que los resultados son limitados a pesar de ser prometedores y deben "interpretarse con precaución". El párkinson es un trastorno neurológico degenerativo y lentamente progresivo que afecta a las zonas del sistema nervioso central encargadas de controlar los actos motores. Sus síntomas más conocidos son los temblores, la rigidez muscular, la lentitud o las anomalías posturales, entre otros.

·          

·         Noticia: 'No puedo deshacerme del párkinson, ser actor es mi vida'

·         Noticia: Las células muertas del cerebro son investigadas

 

·         ¿Pecho o biberón?, un debate milenario

 

Antes de tomarse su permiso de maternidad, a finales del año pasado, la parlamentaria británica Jo Swinson hizo un llamado para poner fin a la batalla campal en torno a la lactancia materna.

"Creo que hay en la sociedad en general mucha culpa sobre la paternidad y la maternidad, y sobre si uno amamanta o no, o si uno le da o no biberón a su bebé", dijo Swinson y exhortó a la gente a respetar las decisiones de los otros.

Lo cierto es que ésta es una decisión que tiene una larga historia.

Desde que hay bebés en el mundo ha habido madres que amamantan a sus hijos, aportándoles así nutrientes básicos y esenciales. Y también ha habido bebés que han sido alimentados por biberones, cuando sus madres no han podido darles el pecho.

"Se habla de una era de oro en la que todo el mundo daba el pecho, y esa época nunca existió", dice Suzanne Barston, autora de "Biberones: Cómo la forma en que alimentamos a los bebés ha terminado definiendo la maternidad y por qué no debería ser así".

Durante siglos, cuando una madre moría en el parto o no podía amamantar, la lactancia quedaba a cargo de una nodriza, aunque había otras que optaban por darle mamadera.

"Hay evidencia arqueológica que llega hasta la antigüedad de la existencia de distintas clases de biberones y otros métodos de alimentación alternativos", señala Ellie Lee, directora del Centro de Estudios Culturales sobre el Rol de los Padres de la Universidad de Kent, en Reino Unido. En ese entonces, como ahora, la lactancia no era siempre una opción.

"Si una mujer tuvo un parto difícil, si se enfermó luego, si no tiene leche o si tiene un absceso... son muchas las razones de salud que pueden hacer que una madre no esté en capacidad de amamantar", explica Nora Doyle, profesora invitada de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos.

Es más, dice Lee, "siempre ha habido madres que trabajan". Y esto incluye a las nodrizas también, que dejan generalmente a sus propios hijos en la casa para alimentar a los bebés de otras mujeres más privilegiadas

 

 

EL TELÉGRAFO

 

La naturaleza influye en la buena salud

La disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y aliviar el estrés, son algunos de los aspectos positivos que hallaron científicos españoles.

Rodearse de árboles, lagunas, especies de flora y fauna y otros elementos propios de los paisajes que posee la naturaleza, contribuye a la salud en varios aspectos, según una publicación de Europarc.

Entre los beneficios directos sobre la salud física apunta a la reducción de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, así como la disminución del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Los pacientes de hospitales con vistas a ambientes naturales se recuperan antes de su convalecencia que aquellos con vistas a ambientes construidos, indica el informe.

También se han encontrado evidencias de que determinados ambientes forestales pueden ayudar a mejorar la inmunidad a la enfermedad al aumentar la actividad de los linfocitos, esenciales para coordinar la respuesta inmune celular.

Respecto a la naturaleza sobre la salud en los niños, la investigación refleja que tiene un efecto amortiguador en el estrés y, además, les permite “afrontar mejor situaciones adversas”.

El texto, que ofrece una síntesis de las evidencias científicas en relación a la actividad en la naturaleza y los beneficios para la salud, se inscribe dentro de las actividades organizadas por la entidad con motivo de su vigésimo aniversario.

Eruparc, fundada en 1993, está formada por instituciones implicadas en la planificación y gestión de espacios protegidos en España. Cuenta con 15 parques nacionales y con alrededor de 160 parques naturales, que reciben la visita de cerca de 26 millones de personas al año.

Dentro del trabajo que expone la institución analiza la contribución de las áreas protegidas para la salud en sus distintas dimensiones (física, psíquica, social y ambiental) y aporta un catálogo de experiencias y ejemplos.

Por el momento, afirma Europarc, “se debe destacar el enorme potencial derivado de la existencia de un 28 % del territorio bajo distintas figuras de protección de la naturaleza”.

Solo en el caso de España, junto a los parques nacionales y naturales, existen al menos 225 centros de recreación que reciben un 20% de visitas.

“El principal reto es explicitar de manera concisa y sistemática los beneficios para la salud que proporcionan los espacios naturales, y apostar desde los órganos gestores por su puesta en valor e integración en el discurso y actividades de las áreas protegidas”, menciona el informe.

<< Inicio < Anterior 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 Siguiente > Fin >>

Página 254 de 863

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu