Skip to content

Prensa Nacional

Junio 15, 16 y 17 2013

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

EL COMERCIO

 

La sangre más segura es la del donante voluntario

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido durante esta semana comunicados a todos los países para que en el 2020 consigan que el 100% de las donaciones de sangre se realicen de forma voluntaria y no remunerada, "ya que son la fuente más segura" para obtenerla.

La coordinadora de la unidad de Transfusiones Seguras de Sangre del organismo, Neelam Dhingra, con ocasión del Día Mundial de Donantes de Sangre que se celebró ayer, dijo que los donantes voluntarios regulares representan la fuente más segura de suministro de sangre. "Numerosos estudios han demostrado que hay menos casos de infecciones transmitidas por la sangre entre esos donantes que entre las personas que donan sangre a familiares en caso de emergencia, o que lo hacen a cambio de dinero".

En Ecuador, los donantes voluntarios son aún menos de la mitad. Elizabeth Barona, responsable del Programa Nacional de Sangre del Ministerio de Salud, señaló que en el país el 46% de la sangre que se recibe es a través de la donación voluntaria, mientras que el 54% restante se recibe por compensación; es decir, gracias a familiares o amigos de los pacientes que necesitan pintas.

La funcionaria destacó además que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) establece que en el país un 2% de la población debe donar sangre. Actualmente la cifra está en 1,4%.

De ahí la importancia de promocionar una donación voluntaria que fortalezca este sistema.

Para cumplir con los estándares de calidad en el procesamiento de sangre, el Ministerio de Salud dispondrá desde el 2014 con dos hemocentros: uno en Quito y otro en Guayaquil.

Hoy en el país funciona un hemocentro que pertenece a la Cruz Roja y que fue construido en el norte de Quito con el apoyo del Ministerio del Ramo.

 

Una campaña por el Día Mundial del Donante Voluntario de Sangre

A propósito de la celebración del Día Mundial del Donante Voluntario de Sangre, que se celebra este viernes, el Ministerio de Salud presenta una campaña de promoción de la donación voluntaria en cinco ciudades del país: Quito, Guayaquil, Ibarra, Manta, Machala. La meta, según la institución es concientizar sobre este proceso y recolectar 990 pintas de sangre.

El acto en Quito se realiza hasta las 16:00 en la Plaza Deportiva de la Amazonas y Villalengua.

Elizabeth Barona, responsable del Programa Nacional de Sangre del Ministerio de Salud, señaló hoy, 14 de junio, que en Ecuador el 46% de la sangre que se recibe es a través de la donación voluntaria, mientras que el 54% restantes es por compensación, es decir familiares o amigos de los pacientes que necesitan pintas.

La funcionaria destacó que la Organización Panamericana de la Salud establece que en el país un 2% de la población debe donar sangre. Actualmente la cifra está en 1,4%.

De ahí la importancia de promocionar una donación voluntaria que fortalezca este sistema.

Para cumplir con los estándares de calidad en el procesamiento de sangre, el Ministerio de Salud dispondrá, desde el 2014 con dos homocentros: uno en Quito y otro en Guayaquil.

Hoy en el país funciona un homocentro que pertenece a la Cruz Roja y que se construyó con el apoyo del Ministerio del Ramo.

 

 

EL UNIVERSO

 

·         De cada 10 niñas en Paján, casi la mitad está en gestación

 

En enero del 2012, Patricia, de 14 años, tenía entre sus manos un certificado de la culminación de sus siete primeros años de estudio en la escuela 21 de Septiembre, ubicada en una comunidad del cantón Paján.

 

El pasado 12 de junio, en la sala de espera del área de Ginecología del hospital Israel Quinteros Paredes, en este cantón, la adolescente ya tenía entre sus manos el carné perinatal de quien será su primer hijo o hija y que dará a luz a fines de julio. Lo concibió a los 13 años con su esposo, Paúl, de 18 años, y quien como jornalero gana, cuando hay trabajo, $ 50 semanales.

 

Los ojos de Patricia demostraban miedo y duda al preguntarle si alguna vez recibió una charla sobre sexualidad. Pero no escondía su leve sonrisa así como tampoco su voluminoso vientre de ocho meses de gestación. “Todavía no sé qué será mi niño… yo lo tendré”, expresaba con voz baja la joven.

 

Más abierta al diálogo, pero con un rostro de preocupación estaba Sonia, de 13 años, pues entre sus brazos tenía a su pequeño de 3 meses con bajo peso (no dijo cuánto). Mayra Zambrano, enfermera del hospital, le advertía que si su bebé no seguía tratamiento podría tener complicaciones. Por ello la joven, residente de la comunidad de La Guayaba (a una hora del centro de Paján), buscaba ayuda en esa casa de salud.

 

Según Zambrano, es casi normal ver en la semana hasta 10 adolescentes, de entre 13 a 16 años, embarazadas o con hijos en brazos. Desde su punto de vista no reciben educación básica en el aspecto sexual.

 

De acuerdo con estadísticas de los últimos cinco años que registra este hospital, en Paján anualmente unas 1.090 madres quedan embarazadas y de ese grupo el 45% son adolescentes. La estadística refleja que de cada diez adolescentes, casi la mitad ya está en estado de gestación y principalmente residen en comunidades alejadas de la ciudad.

 

Freddy Saldarreaga, director del hospital Israel Quinteros, indica que estos datos llaman la atención y considera que más allá de un tema de entrega de preservativos y de educación, es un tema cultural. En muchos sectores rurales, alejados de la zona urbana, cuando las jóvenes terminan la escuela deciden tener hijos.

Destaca que es importante que entre los jóvenes y la sociedad en sí, no sea como normal o bien visto el hecho de que una adolescente quede en estado de gestación en edades que van desde los 12 años, pues a más de truncarse sus anhelos también pesa su condición de salud y la del ser que lleva en su vientre.

 

El 12 de junio este hospital abrió con cinco camas el albergue-hogar para que gestantes y puérperas (en días de dar a luz) que residen en zonas alejadas, principalmente adolescentes, puedan quedarse los días previos al parto y no arriesguen sus vidas ni la de los neonatos.

Saldarreaga expresa que durante el alojamiento temporal la madre tendrá alimentación y cuidados y podrá recibir visitas. Lo que se busca es que se reduzcan muertes de recién nacidos y hasta de la madre.

 

 

·         Estados Unidos cambia las reglas de juego de la medicina genética

Cuando le diagnosticaron que tenía cáncer de mama hace cinco años, Lisbeth Ceriani nunca imaginó que además de luchar contra la enfermedad, tenía que hacerlo contra Myriad Genetics, un gigante de la industria de la biotecnología, y contra el sistema mismo de patentes de ese país.

Hasta este jueves, Myriad había sido el único laboratorio con derecho universal sobre los genes y las mutaciones de los BRCA 1 y 2 -responsables de aumentar exponencialmente los riesgos de cáncer de mama y ovario hereditario.

Ceriani tenía que tomar una decisión de vida o muerte sobre si, además de hacerse una doble mastectomía, debía someterse a una extirpación de ovarios. Para ello necesitaba hacerse una prueba genética que al principio Myriad, único proveedor de la prueba en ese país, le negó por motivos económicos.

La American Civil Liberties Union (ACLU), una organización de derechos civiles, fue quien decidió liderar la batalla de la que ahora ha salido victoriosa. Esta agrupación que representó a laboratorios, doctores y pacientes encendió el debate en 2009 sobre si se debería permitir a las compañías patentar algo que sólo habían descubierto, pero que estaba en la naturaleza.

Los altos magistrados de Estados Unidos le dieron la razón, y de un plumazo no sólo invalidaron automáticamente las patentes de Myriad, sino que además imposibilita a las otras empresas -que tienen patentes del 40% de los genes humanos descubiertos en ese país- iniciar acciones legales contra cualquier científico que desee usar un gen aislado.

 

<< Inicio < Anterior 301 302 303 304 305 306 307 308 309 310 Siguiente > Fin >>

Página 306 de 790

Av. Amazonas 2889 y la Granja, Quito, Ecuador
Apartado Postal 17-07-8982, Quito, Ecuador
Tel.: +593-2 2460-330; +593-2 2460-332; +593-2 2460-296; +593-2 2460-215 Fax:+593-2  2460-325
www.paho.org/ecu