Abril 26, 2012

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

EL COMERCIO

La cita médica se dará según el dígito de la cédula en el IESS

Desde esta semana las citas médicas en los centros de salud y unidades médicas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se realizará de acuerdo con el último dígito de cédula de afiliados y jubilados

Los asegurados, cuyo último dígito de cédula termine en número par (0, 2, 4, 6 y 8) deberán llamar a las líneas 1800 100 000, 140 y 161 los lunes, miércoles y viernes. En tanto, si la cédula termina en impar (1, 3, 5, 7 y 9) deberán llamar los martes, jueves y sábados. Y los domingos pueden llamar a todos los asegurados incluidos los que tienen cédula, que termine en cero.

Una grabación en el sistema le solicitará que el asegurado ingrese su número de cédula para comprobar que la llamada se efectuó en el día correcto. Caso contrario, el sistema le indica el día que le corresponde llamar.

En días pasados Ramiro González, presidente del Consejo Directivo del Seguro Social, dijo que este nuevo sistema, análogo al pico y placa que se aplica en Quito para restringir el tránsito, busca descongestionar el ‘call center’.

La medida se da luego de que Recapt, empresa que opera el ‘call center’ para el agendamiento de citas y atención médica del Seguro Social desde el pasado 25 de febrero, registrara en ese mes retrasos en el servicio, lo cual originó quejas de los usuarios.

Dos obreros caen de andamio en hospital Abel Gilbert Pontón

Dos trabajadores cayeron hoy de un andamio mientras realizaban una obra de rehabilitación en el hospital Abel Gilbert Pontón, en el suburbio de Guayaquil.

Los obreros, quienes laboran para una empresa contratista, fueron atendidos en el área de Emergencia del centro médica. Su estado de salud es estable.

El Ministerio de Salud informó que cubrirá todos los gastos de recuperación y además realizará una investigación para determinar las causas del accidente.

EL UNIVERSO

U. de Guayaquil condiciona entrega de hospital a ministerio

La Universidad de Guayaquil espera acoger la propuesta del presidente Rafael Correa y suscribir un convenio para que el Hospital Universitario integre la red estatal de Salud y preste, por ende, servicios sin costo.

Sin embargo, pule su postura frente al planteamiento de Correa de “invertir en equipos e infraestructura” y que la Universidad se encargue “de la docencia e investigación”. Así lo refirió el mandatario el pasado 14 de abril durante su enlace.

El rector Carlos Cedeño Navarrete anticipó su deseo de seguir administrando el centro médico ubicado en la vía Perimetral, en el tramo norte de esta arteria, circundante a extensas zonas pobladas como Bastión Popular, Francisco Jácome, Mucho Lote, entre otras.

“Hemos demostrado que somos buenos administradores”, dijo ayer Cedeño al tanto que advirtió que el manejo estatal abría la posibilidad de que “desmejore” la calidad del servicio. Adujo que Correa ha palpado falencias administrativas en sus visitas a hospitales públicos.

El centro universitario, inaugurado en el 2005, que cuenta con algo más de 100 camas y que atiende a unos 500 pacientes en consulta externa, se sostiene con un presupuesto anual de $ 12’000.000 en promedio.

A un niño se lo veló; otro al hospital por el dengue

Mientras era velado el cuerpo de Alejandro Castro Chancay, de 8 años y nueva víctima del dengue en el puerto de Manta, la madrugada de ayer otro menor de la misma edad y en estado crítico era trasladado desde el hospital del IESS de esta ciudad hacia un centro médico de Guayaquil.

El menor, cuyos nombres se mantienen en reserva, es oriundo de la ciudadela Monterrey, cantón Montecristi. Víctor Hugo Traverso, director del hospital Rafael Rodríguez Zambrano de Manta, indicó que el niño llegó primero a esta casa de salud el lunes y luego fue transferido hasta el hospital del IESS debido a que sus padres eran asegurados. “Esta mañana (ayer), cerca de las 02:00, fue transferido a Guayaquil debido a las complicaciones”, declaró el doctor.

Mientras, desde la noche del pasado martes se está velando el cuerpo de Castro, el niño de 8 años que murió el pasado lunes a eso de las 21:30 en el hospital Francisco de Ycaza Bustamante, de Guayaquil, adonde horas antes había llegado procedente de Manta.

Alejandro Castro, padre del menor, indicó que tuvo que esperar más de 18 horas para terminar todos los trámites en Guayaquil y así retirar el cuerpo de su hijo, quien –dijo– no recibió a tiempo la atención médica necesaria en el hospital Rafael Rodríguez Zambrano de Manta, más aún cuando llegó a esta casa de salud el pasado sábado en busca de atención.

“Espero que esto no le ocurra a otra familia... Por favor, señores del Ministerio de Salud, investiguen lo que pasa en ese hospital. No hay atención”, exclamó Castro. El menor fue sepultado ayer en medio de la consternación de su familia.

Descartaron virus en una maternidad

Luego de que usuarios de la maternidad Virgen de la Buena Esperanza, al sur de Esmeraldas, aseguraron que tres bebés habían fallecido en menos de 24 horas, el gerente del Área de Salud Nº 1, Luis Gracia Bone, confirmó ayer el de otros tres recién nacidos, pero aclaró que ocurrieron en distintas fechas: el 3, el 10 y el 23 de abril pasados.

Aclaró que las muertes se dieron por distintas causas y no por algún virus, o por sufrimiento fetal (problemas en el embarazo que originan inconvenientes al nacer), como dijo a este Diario el director de la maternidad, Freddy Briones.

Gracia detalló que los fallecimientos de los recién nacidos se debieron a factores externos que involucran especialmente al cuidado que debe tener la madre durante el embarazo, pero aceptó que hay elevados casos de complicaciones, en especial en madres adolescentes, entre 14 y 23 años.

Según estadísticas de esta maternidad, en marzo hubo catorce nacimientos de niños prematuros, es decir, niños de entre 25 y 30 semanas de gestación, cuando lo normal es que el parto sea a las 40 semanas. Ya en marzo se registraron las muertes de dos niños prematuros en esta casa asistencial.

La cifra aumentó en este mes. Hasta ayer se habían producido los nacimientos de quince niños prematuros, de los cuales uno falleció el 3 de abril, mientras que los decesos de los otros dos menores, el 10 y el 13 de este mismo mes, fueron por sufrimiento fetal agudo, según el diagnóstico médico.

Gracia admitió que la maternidad no estaba preparada para recibir el flujo de pacientes que se atiende actualmente por el cierre del hospital Delfina Torres (en remodelación).