Marzo 10, 11 y 12, 2012
AddThis Social Bookmark Button

 

EL COMERCIO

 

11 de marzo

 

Niñas que aprenden a ser madres

No sabe cómo sostenerlo. Hace varios intentos hasta que logra sentirse más cómoda.

Hasta hace pocos años, Emilene jugaba a ser mamá. Imaginaba que ese muñeco de plástico hacía pucheros o lloraba en sus brazos.

Ahora le estorba acercarlo a su pecho. Su abultado vientre se lo impide. Emilene tiene 14 años y dentro de una semana será madre. Ya no será un juego.

Con cuidado toma la mano del muñeco de textura rosada y mirada fija. El pasado jueves lo llevó al taller para adolescentes embarazadas que da la Maternidad Enrique Sotomayor, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil. En la sala había otras nueve chicas.

“Son niñas que crían a niños”, dice la ginecobstetra Matilde Echeverría. Entre risas cuenta que sus hijos son varones. Ahora tiene 115 ‘hijas’, a quie-nes da charlas médicas y psicológicas para prepararlas para el alumbramiento.

En Ecuador, de cada 100 partos, 23 son de adolescentes. Así lo refleja el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). En la última década, la tendencia en el incremento del embarazo en menores de 15 años alcanza el 74%. La ministra de Inclusión Social, Ximena Ponce, asegura que de cada 1 000 niñas de entre 12 y 14 años, nueve son mamás.

El agendamiento de citas del IESS cambia

Las llamadas para solicitar una cita en las unidades médicas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se hará según el último dígito de la cédula del afiliado.

La medida, que se espera aplicar en los próximos ocho días, busca descongestionar el ‘call center’ de la institución de 08:00 a 12:00, consideradas horas pico de llamadas.

Según Ramiro González, presidente del Consejo Directivo del Seguro Social, el IESS busca implementar un sistema que sea análogo al “pico y placa”, que se aplica en Quito para restringir el tránsito.

Esta medida se da luego de que Recapt, empresa que opera el ‘call center’ para el agendamiento de citas y atención médica del Seguro Social desde el pasado 25 de febrero, registrara retrasos en el servicio, lo cual originó quejas de los usuarios.

Pero la implementación de este nuevo mecanismo aún está por definirse.

Dos abuelas y una tía cuidan de niños con VIH-sida en Guayaquil

Solo su familia conoce sobre la condición de sus nietos. Angelita, de 52 años, prefiere no contarle a nadie más porque teme que los discriminen. Cuando Julián y Elisa (nombres protegidos) tenían 4 meses de nacidos les dieron el diagnóstico: VIH-sida.

Luego de dar a luz a los mellizos, la condición de la madre empeoró, pasaba en cama y no podía cuidarlos; murió después de dos años. En ese momento, Angelita, su abuela paterna, decidió hacerse cargo de los pequeños.

“Mami: mira lo que hice”, expresa emocionado Julián, de 7 años, mientras le entrega una manualidad que acaba de realizar. Él y su hermana la tratan de mamá. La señora, de piel trigueña y mirada cansada, también los considera sus hijos y confiesa que disfruta ser madre nuevamente. “Lo único es que son dos y sí es un trabajo doble, a veces agotador”.

Ambos acuden a la misma escuela. La directora, las profesoras y los compañeros no saben que viven con VIH. Ángela cuenta que tiene muchas amigas, también familiares de niños seropositivos, quienes sí comunicaron sobre la condición de sus hijos en la institución educativa y les fue mal.

EL UNIVERSO

 

Una minga sanitaria en el cerro Santa Ana

 

Retirando todo tipo de desperdicios y destruyendo criaderos de mosquitos es como colaboró Carlos Ramírez, de 55 años de edad, con la minga sanitaria que la Jefatura de Salud del Área Nº 7 realizó el sábado pasado en el cerro Santa Ana.

Carlos, uno de los diez hermanos de la familia Ramírez, llegó al sitio donde se desarrollaba la minga para prestar su contingente.

Contó que en su escalinata, la Santo Domingo, todos los fines de semana junto a sus cuatro hermanos barre y trapea, logrando recolectar hasta cuatro sacos de basura, por lo que pidió más colaboración de parte de sus vecinos para mantener limpio el lugar.

Un total de 24 profesionales, divididos en cinco grupos, fueron quienes recorrieron zonas como la escalinata Santo Domingo, callejón El Galeón, Bucanero, El Tesoro, De las Cruces, las Cuevas, El Astillero, Posorja, entre otros.

Junto al personal del Área Nº 7 colaboró también personal de Puerto Limpio para retirar todos los desperdicios de la zona, mientras que los del Servicio de Erradicación de la Malaria (SNEM) procedieron a la abatización y fumigación intradomiciliaria.

 

Misión Manuela Espejo en la mira de toda Latinoamérica

El vicepresidente explicó a la OEA y al Banco Mundial los alcances del programa.

Tomar como modelo la Misión Manuela Espejo, para el estudio sobre discapacidades que realiza en América Latina, fue la conclusión del Banco Mundial (BM), tras la ponencia del vicepresidente de la República, Lenin Moreno, durante su visita oficial a Estados Unidos.

El segundo mandatario viajó a ese país el pasado 6 de marzo para presentar el programa de atención a personas con discapacidad que se inició en Ecuador en el 2010 y que hasta el momento ha asistido con brigadas médicas a 220 mil personas en las 24 provincias.

Moreno dijo haber encontrado apertura del BM para conocer el trabajo que efectúa la vicepresidencia en beneficio de los discapacitados.

Agregó que este organismo reconoce el valor humano y la solidaridad, por lo que se ha vuelto partícipe de los problemas de los más necesitados.

 

11 de marzo

 

Emergencia de tres hospitales colapsada por males invernales

 

Una queja se repite en torno al servicio de las áreas de Emergencia de tres hospitales de Guayaquil: el largo tiempo de espera para recibir atención médica, que según los pacientes, son “emergencias”.

En lo que va del año se registra un repunte de enfermedades invernales en las salas de los hospitales públicos Francisco de Ycaza Bustamante y Abel Gilbert –conocido como Guayaquil– y en el del IESS, Teodoro Maldonado Carbo, que son destinadas para quienes presenten alguna complicación que comprometa su vida.

En el primer centro, los padres llegan con sus hijos decaídos, recostados en su regazo. Otros, desde la noche anterior esperan exhaustos por los resultados de laboratorio.

Un guardia vigila la puerta de Emergencia que tiene las siglas MSP (Ministerio de Salud Pública). “Solo pasa un padre por niño”, repite el personal de seguridad con voz intimidante. Ante esta expresión, los padres Marjorie y Clemente intercambian miradas y en silencio sortean la decisión.

 

80% de ‘emergencias’ son atención primaria en el hospital del IESS

 

Afiebrado, con malestar del cuerpo, dolor de cabeza y congestión nasal, Álex Ochoa acudió, a las 08:00 del miércoles pasado, a emergencia del hospital del IESS, Teodoro Maldonado Carbo.

Se movilizó desde el Guasmo sur, donde vive, para obtener medicación y el certificado que le exigen en su trabajo para justificar la falta.

El joven de 30 años comenta que fue directo al hospital porque “no hay citas en los dispensarios. En el call center siempre me dicen que no hay cupo y cuando uno está enfermo necesita la atención inmediata”.

Hace una pausa y se tapa la boca con un pañuelo para toser. “Me siento mal, anoche no pude dormir”, anota Ochoa, quien hace cinco días atrás tuvo que llevar a su esposa y dos hijos a un médico particular con los mismos síntomas. “No hubo cupo en los dispensarios y aquí estaba lleno, como ahora, por eso los llevé a una clínica”, señala el usuario con tique 300.

 

 

Falta de sueros desde hace 2 meses

 

Según los familiares de los pacientes que están ingresados en Observación, Emergencia, Cuidados Intensivos de Cardiología, Endocrinología, Medicina Interna, entre otras áreas, tienen que comprar desde hace más de dos meses el suero de solución salina, entre otros medicamentos.

El desfase de los medicamentos se debe “a un retraso en la negociación entre el Incop y el adjudicatario, Life. Tengo entendido que los primeros días de marzo se iniciaría la entrega”, informa Francisco Cevallos, director técnico de la casa de salud.

Última actualización el Viernes 16 de Marzo de 2012 12:35