Implementarán plan de acción de emergencia para mantener a las Américas libres de sarampión, rubéola y rubéola congénita

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

Con el fin de mantener a las Américas libres de sarampión, rubéola y del síndrome de rubéola congénita, los ministros de salud de la Región aprobaron, en el marco de la 28ª Conferencia Sanitaria Panamericana de la OPS, la puesta en marcha de un plan de emergencia, tras incorporar una serie de modificaciones al documento original.

El plan de acción de emergencia 2012-2014 busca corregir deficiencias detectadas en los programas de inmunización y de vigilancia para el sarampión, la rubéola y el síndrome de rubéola congénita, como así también controlar los riesgos a largo plazo de la reintroducción de estos virus por importación de casos.

En noviembre de 2002, la Región de las Américas eliminó el sarampión a través de la vacunación. Sin embargo, los brotes actuales ocurridos representan un riesgo. En 2011, se documentaron 171 brotes causados por virus del sarampión importados y estos causaron transmisiones persistentes en al menos tres países.

Por su parte, los casos confirmados de rubéola en las Américas disminuyeron el 98% entre 1998 y 2006 (al pasar de 135.947 a 3.005). En 2007 las Américas experimentaron un resurgimiento de los casos debido a importaciones del virus a los países que inicialmente habían dirigido las campañas de vacunación masiva solamente a las mujeres. Los casos confirmados aumentaron de 3.005 en el 2006 a 13.187 en 2007, como resultado de los brotes ocurridos en tres países. Como consecuencia de esta situación, entre 2008 y 2009 se notificaron 27 casos del síndrome de rubéola congénita.

El plan de emergencia insta a los Estados Miembros a fortalecer la vigilancia activa de estas enfermedades y garantizar medidas oportunas para dar respuesta a brotes por virus importados, además de mantener una inmunidad alta (mayor o igual al 95%) en la población mediante la vacunación.

Asimismo, solicita a la OPS seguir prestando apoyo técnico a los países para fortalecer su capacidad en el marco de la vacunación de rutina por medio de estrategias que se centren en la mejora de la vigilancia y la notificación, y en la cobertura cada vez mayor de la vacunación en las poblaciones vulnerables y de difícil acceso.

También insta a movilizar recursos para mantener la eliminación de estas enfermedades y abogar por esta causa con las otras regiones de la OMS para lograr la eliminación mundial.

 

Última actualización el Jueves 20 de Septiembre de 2012 08:04