Julio 13, 2012

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

 

EL COMERCIO

Las 8 horas se imponen poco a poco a los médicos

El Hospital Enrique Garcés va a ajustar su primer mes de trabajo bajo el régimen de las ocho horas. Esta casa de salud empezó con la extensión del horario el 14 de junio.

Marco Ochoa, gerente del hospital, habla de resultados positivos y dice que la atención en consulta externa (que ahora va de 07:30 a 18:00) ha crecido y cita algunos ejemplos: “En medicina interna pasamos de 2 700 consultas mensuales a 3 200 (23% de aumento), en ginecología de 1 760 consultas a 2 144 (22% de crecimiento) y en pediatría de 427 a 503 (18%)”.

Una imagen antes inusual y ahora frecuente es que las salas de espera de este hospital del sur de Quito estén llenas por la tarde. Los usuarios agradecen que la atención sea vespertina porque es más compatible con sus trabajos.

Ochoa indica que ha tenido dos renuncias por la implementación de las 8 horas, pero que el resto del personal se ha adaptado al nuevo horario. En algunos casos se ha permitido que los médicos que no puedan completar las 8 horas diarias trabajen los fines de semana para cumplir con las 40 horas semanales.

Esta flexibilidad también ha estado presente en el Hospital Eugenio Espejo, que entró al régimen de las 8 horas el 3 de octubre. Los médicos de las áreas quirúrgicas trabajan 6 horas diarias y están disponibles (o de llamada) dos horas más. Aunque esto estaría por cambiar para dar paso a que existan especialistas las 24 horas. Ayer el nuevo gerente, Bernardo Ocampo, mantuvo una reunión con la asociación de médicos para pedirles que organicen los horarios de acuerdo con la Ley.

Las renuncias de los médicos están en el ambiente, pero la Federación Médica Ecuatoriana está pidiendo a sus miembros que no renuncien en masa, sino que hagan reclamos administrativos. Los 15 radiólogos del Hospital Carlos Andrade Marín, que se negaban a extender su horario y pusieron su renuncia el 7 de mayo, consiguieron que el Ministerio de Salud estudiara la posibilidad de crear una jornada de 6 horas para los aquellos trabajan en áreas de riesgo como imagenología.

Este reglamento aún se discute a puerta cerrada en la Dirección de Normatización del Talento Humano del Ministerio de Salud. Los médicos involucrados se reunirán con la titular de este departamento, Ana Mabel Pinto, la próxima semana, para conocer el resultado de su pedido.

Las pelucas para los enfermos con cáncer se elaboran con amor

Una fotografía tamaño carné a colores de la persona que usará la peluca es vital para encontrar el modelo ideal. Es una suerte de inspiración para la cuencana Olga Maldonado, de 65 años.

Ella elabora pelucas para las personas que padecen cáncer. Estas imágenes las tiene pegadas de forma ordenada en su taller. Las observa varias veces y con mucho detenimiento.

Maldonado es una profesional de la rama de la belleza. Mientras saca porciones de cabello de una funda plástica, dice que las fotos sirven para saber cómo era la cabellera de la persona que la perdió por esta enfermedad. Su objetivo es elaborar una similar y que el beneficiario se sienta cómodo al utilizarla.

El sábado pasado, esta artesana cuencana entregó en el colegio Hermano Miguel La Salle, 10 pelucas para personas que por el tratamiento de quimioterapia perdieron su cabello.

 

EL UNIVERSO

 

Contratos de personal de Malaria, por vencer

En los próximos meses saldrían 110 empleados del SNEM en Manabí. Su titular pidió personal.

Mientras el dengue aumenta a paso acelerado en Manabí, esta provincia corre el riego de disminuir su personal en el área del Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria (SNEM), organismo encargado del control del dengue y otras enfermedades vectoriales.

Hasta la semana 26 de este año, en Manabí se presentaron 4.005 casos de dengue, de los cuales 61 son hemorrágicos (llamado graves por las autoridades) que registraron 9 fallecidos, según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP).

Es la provincia que más casos de dengue registra en todo el país, donde hay un total de 12.291 infectados con el mal, de ellos 178 son de tipo hemorrágico y 20 fallecieron.

Hasta el mes pasado, en Manabí laboraban 185 personas en el SNEM provincial, pero a 20 ya se les venció el contrato, con lo que quedaron 165 (71 son empleados fijos y el resto eventuales) que deben cubrir las emergencias sanitarias en los 22 cantones manabitas.

Sin embargo, a fines de este mes, otras 50 saldrán de la institución por igual motivo. Además, en los próximos dos meses se vencerá el plazo para que culmine el contrato de otros 60 trabajadores eventuales.

Cambios en hospitales y en algunas direcciones de salud

Renuncias y cambios en algunas direcciones de Salud y hospitales de Manabí, Los Ríos, El Oro y Santo Domingo de los Tsáchilas se registraron en los últimos días.

Los cambios que se han dado en los centros hospitalarios de Manabí tienen una explicación, según la directora provincial de Salud, Carminia Pinargote: la gestión de algunos no ha sido la más efectiva. Por ello ya salieron de sus cargos los doctores David Saltos, Víctor H. Traverso y Julio González, como directores de los hospitales Nathalia Huerta de Rocafuerte, Rafael Rodríguez de Manta y Verdi Cevallos Balda de Portoviejo, respectivamente. Los cargos fueron entregados a Dimas Bazurto, Carlos García y Gene Alarcón, en ese orden.

Mientras, en la Dirección de Salud de Los Ríos, hace un mes la ministra de Salud, Carolina Vance, solicitó la renuncia de Maryorie Valle, quien quedó como directora del hospital Juan Montalván de la parroquia Ricaurte, del cantón Urdaneta. La Dirección está a cargo de Annhye Infante.

En tanto, Saida Correa Acosta renunció a la Dirección de Salud de El Oro el pasado 11 de junio sin explicar los motivos, aunque se relacionó su dimisión con presiones políticas.

Vance solicitó que esas funciones sean encargadas a la coordinadora de Normatización en Machala, María del Carmen Santillán. La ministra consideró que algunos jefes de las áreas de Salud de El Oro (que son 9) sean despedidos porque no cumplían con las expectativas en el sistema de atención a los usuarios, es decir, que había reportes de maltrato.

En Santo Domingo de los Tsáchilas, el hospital Gustavo Domínguez se encuentra sin director luego de que se aplicara el nuevo modelo de gestión por parte del Ministerio de Salud Pública. Actualmente, solo el gerente hospitalario cumple funciones.