Julio 27, 2012

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

 

EL COMERCIO

 

Max Torres se presentó a declarar por el caso Gastromed

11:58 El cirujano Max Torres llegó esta mañana a la Fiscalía para rendir su versión. Su hermano tiene que llegar a las 14:30 para también cumplir con esta diligencia.

El cirujano Max Torres y su hermano, también cirujano, Juan Pablo Torres fueron citados hoy en la Fiscalía de Pichincha. Ambos están implicados en la muerte de Sonia García, quien murió el 21 de mayo en la Clínica Gastromed.

Max Torres declaró desde las 09:OO. Su hermano tiene que llegar a las 14:30 para rendir su versión.

Juan Ortiz, esposo de la fallecida, confirmó que el cirujano Max Torres aceptó que no estuvo al inicio de la cirugía y que llegó a las 06:15, y que solamente entró a dar un masaje cardiaco a la paciente.

Según su versión, la cirugía habría arrancado a las 05:30, con la toma de los signos vitales. Y habría sido su hermano Juan Pablo Torres quien inició el abordaje para la cirugía laparoscópica. La versión de Max Torres ante el Fiscal tomó dos horas y 50 minutos. Para esta tarde se espera la versión de su hermano.

Afuera de la fiscalía hay una concentración de personas que apoyan al cirujano Max Torres. Dicen que son pacientes del Hospital Eugenio Espejo, donde Torres era jefe de cirugía laparoscópica.

También hay un plantón, menos numeroso, de personas que apoyan a la familia de la fallecida.

La pareja de cirujanos se había negado a declarar antes, pero hace dos semanas les levantaron la orden de prisión y este viernes finalmente han comparecido.

Curar en un manicomio, cosa del pasado

La firma de J. Quiroz se camufla en un bosque de acuarelas destellantes. El lienzo se seca frente a una ventana de la sala de arte del Instituto de Neurociencias, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

A su creador no le agrada que le digan ‘paciente’. “Aquí no hay pacientes, somos artistas”, le dice a su profesor, el pintor Alfonso Uzhca. “Les doy la técnica y ellos reflejan lo que tienen dentro. Es una buena terapia y hay obras asombrosas”, comenta el maestro.

Óleos, crayones y acuarelas dan forma a cautivantes rostros de mujeres y paisajes de colores alucinantes… El nombre artístico J. Quiroz resalta en varias de las obras colgadas en las paredes.

Esa es solo una de las terapias que aplica el Instituto de Neurociencias para el tratamiento de enfermedades mentales. La entidad es la más grande del país en esta especialidad y una de las más antiguas. Tiene más de 130 años de creación y en el 2011 atendió a 19 511 personas y registró 68 458 consultas ambulatorias.

Su director técnico, Fabrizio Delgado, explica que el centro dio un giro en los últimos años. Pasó del Hospital Lorenzo Ponce, donde en los años 80 concentraba a 1 500 pacientes internados; a un Instituto que redujo la cifra de internos a 450 en el asilo.

“La transformación no fue solo de nombre. Antes teníamos una estructura manicomial. Pero desde 1990 América Latina se inclinó más por la reducción de los asilos para motivar la reinserción del paciente en la sociedad”.

 

EL UNIVERSO

 

Jornada municipal de vacunación y desparasitación de mascotas

Este sábado cuatro médicos veterinarios de la Dirección de Salud e Higiene y otros funcionarios municipales realizarán chequeos a las

Una brigada de vacunación, desparasitación y entrega de vitaminas para mascotas se realizará este sábado 28 de julio, desde las 09:00 hasta las 13:00, con personal de diversas dependencias municipales.

La actividad se realizará en las instalaciones de la Unidad Ejecutora ZUMAR de la Dirección de Acción Social y Educación de la Municipalidad de Guayaquil, ubicadas en la av. Gómez Lince (antes Isidro Ayora) junto a la séptima etapa de Mucho Lote.

Cuatro médicos veterinarios de la Dirección de Salud e Higiene municipal apoyarán la brigada en la que se prevé atender aproximadamente a 120 mascotas con chequeos, vitaminas, vacunación y desparasitación.

 

Aumenta longevidad en personas que viven con VIH

En la Conferencia Internacional sobre el Sida se indicó que recientemente se ha diagnosticado a adultos mayores con el VIH.

Para finales de esta década, calcula el gobierno, más de la mitad de los estadounidenses que viven con VIH serán mayores de 50 años. Incluso en los países en desarrollo, más personas con el virus del sida están sobreviviendo hasta una edad madura, o más allá.

Es una buena noticia, pero también un desafío. Hay creciente evidencia de que las personas que han pasado décadas luchando contra el virus pueden estar envejeciendo prematuramente.

En la Conferencia Internacional sobre el Sida esta semana, numerosos estudios examinan cómo las enfermedades del corazón, el adelgazamiento de los huesos y una lista de otros problemas de salud que generalmente se observan a una edad muy avanzada parecen afectar a muchas personas con VIH cuando apenas superan los 50 años.

"Tengo 54 años, pero me siento más vieja", dijo Carolyn Massey, de Laurel, Maryland, quien ha vivido con VIH desde hace casi 20 años.

"Cuando oigo a personas jóvenes decir al respecto, 'bueno, te da VIH y tomas tus medicamentos y vas a estar bien', eso simplemente no es verdad", dijo. "Estamos hablando de algo que te afecta de por vida y se desarrolla todos los días sobre ti".

El envejecimiento no se debe sólo a que personas como Massey sobrevivan más tiempo. Parte se debe a que hay adultos mayores recién diagnosticados, una tendencia que según los funcionarios de salud de Estados Unidos es pequeña pero está creciendo lentamente.

Sí, los abuelos todavía tienen relaciones sexuales y son un rango de edad al que no le apuntaron todos esos mensajes sobre el sexo seguro dirigidos a los adolescentes y los veinteañeros.

"Ellos bajan la guardia", dijo el médico Kevin Fenton, de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Un tercio de los casi 1,2 millones de personas que viven con VIH en Estados Unidos ya superan los 50 años, y para el 2020 será la mitad, dijo Fenton en una de las numerosas sesiones sobre el envejecimiento en la mayor reunión del mundo sobre el sida.

Las personas de 50 años o más representaron el 17% de los nuevos diagnósticos de VIH en 2009, según los últimos datos de los CDC. Eso representa un aumento con respecto al 13% en 2001.