Marzo 8, 2012

Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

 

EL COMERCIO

La relación entre mujeres rompe una barrera tradicional

Escuchan ‘We found love’, de Rihana, y saben, donde quiera que estén, que esta es su canción. Si ella le dice ‘Pebbles’, ella le contesta ‘Croqueta’; pero cada una es para la otra su ‘Cosi’.

Daniela desciende del taxi, con la sonrisa que sus 21 años pueden ofrecer ante la mañana fría. La plaza Foch, desolada, es una sombra mezquina del fin de semana. Es lunes y debemos ir a Cumbayá, porque Alejandra está en clases. Desde el BlackBerry de Dani, un mensaje se nos adelanta carretera abajo para advertir a Ale que estamos por llegar.

A orillas de una laguna artificial, Ale se saca las gafas de sol: su mirada es fresca, de 19 años. Daniela dice que su novia tiene la nariz perfecta y que tras su gesto adusto está una dulzura fascinante. Ale recibe el piropo: “Bueno, a mí me encantan sus labios... Me encanta cómo me mira”.

Ahora dice eso, pero hace poco menos de un año la situación fue “mal plan”. Daniela, en su “período oscuro”, estaba borracha y “acosaba” a una Alejandra que por vez primera salía al ambiente gay de Quito. La experiencia discotequera se perdió en la noche y en imposibles llamadas telefónicas. Pero en un ambiente tan chiquito, un mes y medio después, se volvieron a encontrar: Daniela ya no bebía y era una mujer “más respetable” para Alejandra. Ahora llevan siete meses amarradas y el brazo de Ale descansa sobre el muslo de Daniela.

EL UNIVERSO

En Montecristi no hay ni tabletas para dengue

 

Farmacia del Subcentro de Salud está desabastecida de medicinas desde el mes pasado.

La falta de medicamentos en unidades de salud de los cantones manabitas de Manta y Montecristi desespera a pacientes y agudiza las quejas de los usuarios.

Desde febrero pasado la farmacia del Subcentro de Montecristi está desabastecida de medicinas. “La excusa que dan es que aún no llega la partida para comprarlas”, comentó una empleada de esa dependencia, quien omitió su nombre y mostró las perchas de esta área donde se observan pocos medicamentos como sueros.

Mientras, usuarios como Noemí Delgado, dijeron que muchas veces deben viajar a Manta para ser atendidos, “pues no solo necesitamos la atención de un médico, sino los remedios, ya que somos de escasos recursos”.

En zonas inundadas, afectados enfrentan su propia emergencia

Presidente definiría hasta hoy sobre pedidos de estado de excepción. Ministerios evalúan.

La zona agrícola de El Tambo y Juncal, en el norte del cantón manabita de Tosagua, es en estos días un área de desastre. Hay maizales arrasados, cerdos y aves muertos que se descomponen en el fango; campesinos con miradas perdidas que se encuentran presos en el lodazal y enfrentan una emergencia que –según dicen– ellos mismos tratan de subsanar.

La crecida de las quebradas Mutre, Matapalo, Cacical, Buenos Aires y otras trajo entre el sábado y el lunes pasados una riada de lodo espeso que acabó con los sembríos y animales, se adentró en las casas y anegó la vía de ingreso. Hasta el martes a las 18:00, ningún organismo estatal ha llegado a ver qué les había pasado. Aquella tarde, solo llega maquinaria del Consejo Provincial de Manabí y Municipio de Tosagua, que empieza a rellenar la vía de ingreso.

En un sobrevuelo se aprecia que esta zona es una inmensa laguna de lodo amarillento.