Enero 11,2013

AddThis Social Bookmark Button

 

EL COMERCIO

 

El ejercicio, aliado del adulto mayor

Sus tiempos de cancha no se han ido del todo. Sus fanáticos de viejas y nuevas generaciones lo rodean, le piden una foto.

A sus 76 años, Vicente Lecaro Coronel, el ex zaguero del Barcelona, reconocido ‘Ministro de Defensa’ y pieza clave en la ‘Cortina de Hierro’ de la Tricolor de los sesenta, no ha colgado los zapatos deportivos.

Él asiste al programa coadyuvante de patologías crónicas y degenerativas del Hospital Teodoro Maldonado Carbo, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), en Guayaquil. 15 minutos de pedaleo en la bicicleta estática son suficientes. Luego otros 15 de resistencia, con pequeñas pesas.

Esa es su rutina los lunes, miércoles y viernes desde hace dos meses. Una lesión en la cadera, por la que debieron colocarle prótesis, lo alejó del fútbol. Pero no del ejercicio.

El médico deportólogo Rafael Santelices supervisa el ‘entrenamiento’ de rehabilitación del ‘Ministro’, quien es uno de los 700 afiliados que acuden al programa desde abril. En su mayoría son jubilados, desde 60 hasta 90 años.

“El 60% sufre hipertensión o tiene diabetes mellitus. Son enfermedades que deterioran el organismo con pérdida de visión, problemas renales, dificultad para caminar. Con ejercicios adecuados variados hasta han dejado las medicinas”, dice el doctor. Lecaro, por ejemplo, bajó de peso y poco a poco se aleja de los bastones que lo acompañan desde la cirugía.

Es viernes en la mañana y el cuarto piso del Hospital del IESS es exclusivo para 200 pacientes, casi todos adultos mayores. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mundo vive una revolución demográfica. Para el 2050, se calcula que 2 000 millones de personas -una de cada cuatro- serán mayores de 60 años.

Como recomendación, la OMS habla de planes de envejecimiento saludable, con el fin de mantener al adulto mayor activo, saludable, involucrado y prevenir o postergar enfermedades.

La música tecno y electrónica que retumba en los parlantes inquieta los pies de Lecaro. También de Blanca Jácome. Ella tiene 72 años y confiesa que le encantan los valses y los sanjuanitos.

Los viernes da paso a algo más moderno. Es una de las primeras en la clase de bailoterapia. “Derecha… izquierda… saltando… Otra vez”. Las instrucciones del terapista Xavier Párraga se oyen durante los 45 minutos de la sesión.

“Quiero estar delgadita, bajar esta barriga”, dice Blanquita al terminar la extenuante rutina. No luce cansada, tan solo se corrió un poco su maquillaje. El cambio no es solo físico. Párraga dice que también es una terapia psicológica. “Cuando se dice jubilación muchos caen en el sedentarismo hasta la depresión. Aquí cambian su estilo de vida”.

La camiseta que luce Luis Chancay, de 76 años, lo delata. Dice “Dulce Esperanza”, nombre del club de diabéticos al que asistía. “Pero aquí me siento bien. Ya no tomo tantas pastillas”.

Los adultos mayores representan el 9,3% de la población del país (fueron 1 341 664 personas mayores de 60 detectados en el censo del 2012). La osteoporosis (19%), diabetes (13%), problemas del corazón (13%) y enfermedades pulmonares (8%) son los males más comunes. Evitarlos o frenar sus efectos también depende de una alimentación balanceada.

La nutricionista Carla Rangel, del Hospital del IESS, recomienda fortalecer el desayuno, tener un almuerzo equilibrado -poco arroz y harinas, más proteínas- y una merienda ligera, con vegetales o frutas. Ella mide centímetro a centímetro la evolución de los pacientes a través de un examen computarizado de masa muscular.

El ‘Ministro’ Lecaro, por ejemplo, ha bajado algunas libritas. Se siente más ágil, alegre. “El fútbol no me dio plata, pero dejó amigos y amigas… Aquí hasta me quieren secuestrar, por eso ando con guardaespaldas”, bromea Lecaro.