Skip to content

Proyecto 2. Acceso Universal a Sistemas y Servicios de Salud basados en APS

Imprimir Correo electrónico

2.1  DESARROLLO DEL SISTEMA DE SALUD

DESARROLLO INSTITUCIONAL DEL MINSAL COMO LÍDER DE LA REFORMA


El Sistema de Nacional de Salud de El Salvador, creado en el año 2007 mediante decreto legislativo N° 442, está constituido por el Ministerio de Salud Publica (MINSAL), el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), Sanidad Militar, el Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial (ISBM), el Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral (ISRI) y por el Fondo Solidario de Salud (FOSALUD). La red de servicios de salud del sector publico cuenta con 6516 camas distribuidas en un total de 44 hospitales, 30 de los cuales pertenecen al MINSAL. También se contabilizan 452 camas adicionales distribuidas en 39 hospitales privados.  Adicionalmente, existen 883 centros de atención ambulatoria en el sector público.  En total, se contabilizan 15406 trabajadores de la salud (médica y personal de enfermería), correspondiendo el 63% al MINSAL y 31% al ISSS, principales instituciones del Sector.  El 63% de los hospitales públicos de El Salvador tienen más de 30 años de antigüedad y presentan un rezago importante en renovación y transferencia tecnológica. Una cuarta parte sufrió daños estructurales debido al terremoto del 2001 junto con las consecuencias de frecuentes inundaciones. La eficiencia y calidad de la atención se perciben como de baja calidad.

El Ministerio de Salud impulsa una ambiciosa reforma del sector salud con el firme propósito de construir un sistema nacional de salud universal, a partir del reconocimiento de la salud como un bien público y un derecho humano fundamental a ser garantizado por el Estado.  Los aspectos fundamentales de la reorientación del sistema incluyen i) el fortalecimiento de la rectoría del Ministerio de Salud Pública junto con el desarrollo de sus dimensiones, con énfasis en la capacidad de formulación de políticas y la regulación sectorial; ii) el desarrollo de los recursos humanos y las capacidades de análisis de información e investigación en salud; iii) la construcción de una red integrada de servicios de salud con el propósito de superar los efectos de la fragmentación del sistema, tanto en la  provisión de servicios como en la gestión de programas de salud paralelos;  iv) el desarrollo de mecanismos de acción intersectorial y de participación ciudadana y la definición de nuevos roles y mecanismos de coordinación sectorial e intersectorial, en el Consejo nacional de salud, Consejo superior de salud pública y Comité intersectorial de salud (CISALUD).   El Ministerio de Salud y otras entidades del sector público como el ISSS, FOSALUD y Bienestar Magisterial han reconocido y adoptado la estrategia de Atención Primaria de salud y el desafío de conformar las Redes integradas de servicios de salud de acuerdo a los atributos esenciales y componentes formulados por la OPS.

FORTALECIMIENTO DE LAS DIMENSIONES DE REGULACIÓN Y FORMULACIÓN DE POLÍTICAS EN SALUD

El Marco legal que rige al Sector de la Salud (principalmente la propia Constitución de la República y la ley que crea el Sistema Nacional de Salud), le atribuye al Ministerio de Salud el estatus de Autoridad Sanitaria nacional y le asigna la responsabilidad de velar por la salud de los ciudadanos como Rector del Sistema.  Sin embargo,  algunas dimensiones de la función rectora se encuentran dispersas entre varias instituciones y su ámbito de aplicación se concentra mas en el sector publico.  Esta dispersión explica en parte las debilidades que aún existen, especialmente sensibles y evidentes en materia de Regulación, como ejemplo, la regulación de productos farmacéuticos.

Por otra parte, las autoridades nacionales de salud impulsan una profunda reforma del sector la cual exige cambios sustantivos en el marco legal vigente, que requiere ser actualizado.  Sin embargo, impulsar estos cambios a partir de nuevas leyes no ha sido un mecanismo eficiente, pues las iniciativas presentadas por el MINSAL han encontrado múltiples trabas y dificultades en el seno legislativo.

Ante esta situación, se evidencia como área prioritaria de la cooperación técnica, el continuar apoyando el desarrollo Institucional del Ministerio de Salud como líder de la reforma y como Autoridad Sanitaria Nacional.   Por una parte, fortalecer al Viceministerio de Políticas, quien asume la responsabilidad de formular políticas e instrumentos de política que permitan el buen desempeño de las Funciones esenciales de la salud pública.  Internamente esto implica mayor desarrollo organizacional y especialización técnica para poder asumir las nuevas funciones con la profundidad que exigen las transformaciones en curso, junto con el despliegue de estrategias que faciliten la gestión del cambio.  Hacia fuera del MINSAL, implica seguir aprovechando e instrumentalizando los espacios estratégicos en el gobierno central, en el Consejo Nacional de Salud, en CISALUD, en el CONASAN y en otras instancias a través de las cuales se facilita la conducción sectorial e intersectorial para alcanzar los objetivos en salud..


MEDICAMENTOS E INSUMOS ESENCIALES

El Salvador carece de una política bien definida para la regulación en materia de medicamentos cuyos efectos se manifiestan en la fragilidad de los procesos de adquisición, almacenamiento, distribución y control.  La falta de regulación y control efectivos explican en parte los altos precios con que el mercado privado oferta medicamentos al público, los más altos de la región, los cuales se determinan por una dinámica de mercado donde se manifiesta el dominio de los productores y distribuidores. En este campo se requiere de una instancia reguladora única, transparente y competente, subordinada a la Autoridad Sanitaria Nacional, que permita superar las debilidades en vigilancia y control de la calidad de los medicamentos; junto al desarrollo de modelos de gestión integral de suministros bajo el enfoque de Redes Integradas de Servicios de Salud que permitan lograr economías de escala y mayor garantía de acceso y calidad desde los servicios. 

LABORATORIOS Y BANCOS DE SANGRE

El Salvador cuenta con una red nacional de laboratorios del MINSAL supervisada por un laboratorio central, pero que no ejerce función rectora ni efectúa control de calidad sobre los laboratorios del ISSS, FOSALUD, Sanidad Militar y privados (más de 600). El laboratorio central, sin embargo, sí efectúa supervisión y control de calidad en el área de bacteriología del ISSS y del Hospital Militar. La mayoría de los equipos con que cuenta la red de laboratorio es de tecnología de punta, pero están instalados en edificios antiguos con grandes carencias. Los recursos humanos están bien capacitados, pero son insuficientes. El financiamiento, la gestión y organización de los servicios de laboratorio son críticos y no garantizan la sustentabilidad de las actividades de laboratorio. El 90% del presupuesto está asignado a los servicios clínicos y el 10% restante a los de citología.  Los demás servicios (agua, saneamiento y alimentos) subsisten con la venta de servicios.
 
Bancos de Sangre: Existe una comisión nacional de bancos de sangre constituida por el MINSAL, el ISSS, Sanidad Militar, Cruz Roja y hospitales privados que funciona como red. Debido a los escasos esfuerzos por promover la donación voluntaria (media nacional: 11.68%), no hay suficiente sangre disponible, ni oportuna, que dé respuesta eficiente a la gran cantidad de situaciones que ameritan transfusión. Aun está sin aprobar el reglamento de Bancos de Sangre ni se cuenta con una política ni un programa nacional para la medicina transfusional.

FINANCIAMIENTO Y GASTO PARA EL SECTOR SALUD,  GASTO PÚBLICO Y PRIVADO EN SALUD

El gasto público en salud representaba 3.1% del PIB en 1996 y ha ido gradualmente incrementado hasta alcanzar 4% del PIB en 2009. Del gasto público en salud, el presupuesto total del MINSAL – que incluye, además del presupuesto votado, el resto de fuentes de financiamiento- se estima 2.4% del PIB en 2010.
A su vez, el gasto público en salud ha ido incrementando su importancia relativa de 39%, en 1997, a 60%, en 2008, respecto al gasto nacional en salud (6.7% del PIB en 2009). Paralelamente, el gasto de bolsillo de los hogares ha ido disminuyendo de 4.4% del PIB en 1996 a 2.3% del PIB en 2009 pero que aún representa niveles significativos puesto que, en el año 2009 sobrepasaba el gasto del MINSAL (2.1% del PIB) y sólo en el 2010, según valores presupuestados, se lograría revertir esta tendencia (gasto del MINSAL se estima en 2.4% del PIB).
En el año 2009, el gasto per-cápita del MINSAL fue de aproximadamente USD 100 (USD87 en el 2008) que representaba alrededor de la mitad del gasto per- capita del ISSS (USD221) y de Sanidad Militar (USD 190) y menos de un tercio del ISBM (USD334).

FUENTES DE FINANCIAMIENTO

Los fondos generales del Gobierno pasaron de representar 79% en 2005 ($257.6 millones) a 84%, en 2010 ($433.6 millones, presupuestado).  Los fondos provenientes de préstamos externos, durante el período 2005 -10, representan 10% a 13% del presupuesto disponible, con excepción del año 2009 debido al apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo en el Plan Anti Crisis y la atención de emergencia ocasionada por la tormenta IDA) que los llevó a representar 23%.   Los recursos propios (fondos procedentes de cuotas de recuperación – “cuotas voluntarias”- aportadas por los pacientes o sus familias en los servicios hospitalarios, así como la venta de servicios a terceros –convenios de prestación de servicios con el ISSS y con el de Bienestar Magisterial) disminuyeron su importancia relativa de 6%, en 2005, a 2%, en 2010, del financiamiento del MINSAL debido a la política de gratuidad de dichos servicios de salud a partir de junio 2009.

COMPOSICIÓN DEL GASTO DEL MINSAL

El principal rubro de gasto (más del 50%) del presupuesto del MINSAL lo constituyen las remuneraciones, que pasó de representar 59%, en 2008, a 53% en 2010.  Los medicamentos pasaron de representar 9% del presupuesto, en 2008, a 14% en 2010, que en términos nominales significó incrementar de $35.2 millones en 2008 a $71.9 millones en 2010.   El rubro que ha ganado significativa importancia relativa, especialmente en 2010, es el de la inversión destinada a mejorar la capacidad instalada de la oferta de servicios, en términos de planta física y equipamiento. Respecto a 2005, la inversión aumentó de 133% para el 2010, que en términos nominales significó de $39.7 millones en 2005 a $92.4 millones en 2010, mayormente financiado con fondos del Gobierno. 

ACCIÓN INTERSECTORIAL Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA; DETERMINANTES SOCIALES DE LA SALUD

El nuevo Gobierno tiene como objetivo “construir, en forma colectiva y participativa, un sistema nacional de salud basado en la estrategia de la atención primaria de salud integral, sostenible financieramente, cuyas bases programáticas favorezcan el enfoque de derechos humanos, el abordaje intersectorial de los determinantes sociales que afectan la salud, y el cumplimiento de los principios de equidad, eficiencia, solidaridad, universalidad e integración”. En el abordar los determinantes, el Ministerio de Salud Pública trabaja en los dos pilares: “acción intersectorial” y “participación social y empoderamiento” como sugerido por el Informe de la Comisión de Determinantes Sociales de la OMS. En el primer caso se constituyó el CISALUD como espacio de diálogo y concertación de las estrategias intersectoriales en salud y en el segundo, se apoyó el establecimiento de foros, nacional y regional, de participación ciudadana en el diálogo para la concertación de políticas de salud, derechos y contraloría. 

El abordaje de los determinantes es imprescindible en un país de polarizaciones, brechas y desigualdades. En El Salvador, el quintil de población que está en mejor posición, en relación al índice de necesidades básicas insatisfechas, posee 5%, equivalente a 3.6 años, más de esperanza de vida al nacer que el quintil que se encuentra en peor situación. Además, el riesgo de muerte infantil en municipios más pobres, clasificados según el Producto Nacional Bruto o la tasa de alfabetismo en adultos, es 40% mayor que en el quintil rico, equivalente a 9.5 muertes infantiles más por cada mil habitantes.  Fuera del sector salud, se ha realizado algunos tentativos de desarrollar modelos explicativos de los determinantes de la pobreza que limitan las oportunidades de la población en los distintos territorios y municipios del país utilizando las características habitacionales, demográficas y educativas a partir de datos censuarios. Hasta el momento, este tipo de índices no se han asociado a variables de salud y de acceso a y de producción de servicios. 

En este ámbito, el Ministerio de Salud Pública está impulsando el apoyo en la constitución de un observatorio de desigualdades y determinantes, como instancia virtual, conformada por actores, socios e interesados que permita generar evidencia sobre desigualdades de la salud y sus determinantes para medir y analizar el problema y evaluar los efectos de las intervenciones, ampliar la base de conocimientos y sensibilizar opinión pública. {mospagebreak}


2.2  FORTALECIMIENTO DE LOS SERVICIOS DE SALUD

MODELO DE ATENCIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LAS REDES INTEGRADAS DE SERVICIOS DE SALUD BASADAS EN APS

El modelo de atención en salud en El Salvador, en la práctica, sigue teniendo énfasis en la atención curativa y hospitalocentrica.  Prevalece el enfoque programático y la atención de la salud a libre demanda, centrada en la morbilidad.  El enfoque curativo, arraigado en la cultura médica,  centra los resultados en el corto plazo.  Existe una marcada fragmentación e inequidad en la prestación de los servicios lo que se refleja en barreras de acceso especialmente sensible para las poblaciones más pobres y vulnerables.  La segmentación de la población de acuerdo a su capacidad de pago e inserción en el sistema laboral formal, junto con la fragmentación de la provisión de servicios, genera altas ineficiencias y deja grandes grupos de la población excluidos de la protección social en salud.  A excepción del MINSAL, desde donde se ha iniciado la implementación de un nuevo modelo de atención, los demás sub-sistemas públicos tales como ISSS, Bienestar Magisterial y Sanidad Militar, prestan servicios de salud en forma independiente y todavía bajo el modelo tradicional, sin asumir responsabilidad alguna por la salud de la población o el territorio.  Sin embargo, está en curso el desarrollo de mecanismos aun incipientes, que permitan la coordinación interinstitucional para mejorar la continuidad y calidad de la atención, tales como sistemas de referencia y retorno, mecanismos de interconsulta, gestión integral de medicamentos, aplicación de protocolos y guías clínicas, entre otros. 
Ante esta situación, el gobierno de El Salvador propone en su política de salud, el desarrollo de Redes Integradas de Servicios de Salud en las cuales se articulan las diferentes instituciones que conforman el Sistema Nacional de Salud, junto con la implementación del nuevo modelo de atención,  que está fundamentado en la estrategia de atención primaria en salud y se caracteriza por su enfoque familiar y comunitario, el abordaje intersectorial de los determinantes que afectan la salud y la gestión temprana del riesgo sanitario con amplia participación social.  Los esfuerzos de Reforma persiguen garantizar el acceso universal a servicios y tecnologías de salud con oportunidad y calidad, en forma solidaria y equitativa.  Para ello se adelantan una serie de procesos, en su mayoría bajo la conducción del Viceministerio de servicios de salud, dirigidos a organizar la prestación en Redes integradas de servicios de salud, desarrollar sistemas de gestión integral de medicamentos, vacunas y suministros en las Redes, mejores competencias y capacidades en el recurso humano de salud, el desarrollo de sistemas integrados de información, la implementación de servicios de atención prehospitalaria y de emergencias, la creación del Instituto Nacional de Salud y el fortalecimiento de espacios y mecanismos de participación ciudadana.

GESTIÓN DE SERVICIOS DE SALUD Y CALIDAD

La falta de competencias gerenciales en buena parte de quienes ocupan cargos de dirección a nivel de los servicios, junto con la fragmentación y segmentación ya descritas, constituyen a su vez, causas importantes de la baja calidad y bajo desempeño de los servicios y del sistema de salud.   La existencia de múltiples sistemas y subsistemas de información, junto con la ausencia de explotación y análisis local de los datos de producción de servicios y estadísticas vitales,  contribuyen al agravamiento de la situación descrita.

A partir de esta situación, el MINSAL ha desarrollado algunas iniciativas de capacitación para mejorar las competencias y capacidades de los gerentes de los servicios, junto con procesos de categorización de los hospitales, actualización de guías clínicas y protocolos de atención.  Sin embargo, se identifica la necesidad de profundizar el apoyo técnico para el desarrollo de modelos de gestión de los servicios de salud en el contexto de las redes integradas, junto con el desarrollo de  un sistema nacional integral de garantía de calidad, mediante el cual se establezcan los criterios y mecanismos de  habilitación de los servicios de salud y progresar hacia la acreditación como medidas que garanticen el cumplimiento de estándares minimos, tanto a nivel de proveedores públicos como privados.{mospagebreak}

2.3.  DESARROLLO DE RECURSOS HUMANOS E INVESTIGACIÓN EN SALUD PÚBLICA

SITUACIÓN DE LOS RECURSOS HUMANOS DE SALUD EN LA PERSPECTIVA DE LA REFORMA

La implementación del proceso de Reforma de la Salud, lanzada oficialmente por el  Presidente de la Republica de El Salvador (15 Septiembre 2010), el sólido liderazgo del MS al interior del Gobierno con un incremento presupuestario de 124 millones de dólares para el 2011 y  la aprobación por parte del Congreso Nacional de un proyecto del BID en salud que inicia su ejecución en este año contextualizan la CT para el bienio 2012 – 2013.

Para la gestión y provisión de los servicios de salud, el Ministerio de Salud cuenta con una fuerza laboral de 24,007 recursos humanos. De ellos 5,816 constituyen el personal administrativo y 18,191 son profesionales y técnicos. Los profesionales médicos hacen un total de 4,318 (17.97% son Residentes, 33.21%, Médicos Generales, 37.21% Médicos Especialistas, el 5.46% con función administrativa y el 6.13% en servicio social), lo que corresponde al 23.73% del total del personal.  El personal de Enfermería asciende a 5,639, de los cuales 60% son auxiliares y 40% enfermeras graduadas que corresponden a un 31% del total general. Los promotores de salud son 2,157 que representan el 9.1% del total de recursos humanos.  Más del 2% del total de recursos humanos del sistema cobran menos del salario mínimo para una jornada de ocho horas diarias. Alrededor del diez por ciento del personal tiene contratos precarios, es decir, no tienen prestaciones ni beneficios sociales.  (Datos Febrero 2011)

Existe un gran desorden en la clasificación de las plazas, que lleva a que por ejemplo un trabajador que desempeña una función de profesional esté ocupando una plaza de ordenanza, o médicos especialistas ocupando plazas de residentes.  Muchos médicos especialistas tiene dedicaciones de dos horas por día y su asistencia a los servicios se concentra durante la mañana. Si se toman los 30 hospitales del país y considerando a todos los médicos, sean o no especialistas, se encuentra que el 42.5% de los médicos trabajan dos horas por día (en el tercer nivel esto asciende a 60%), el 25.8% trabaja cuatro horas por día y solamente el 18.5% trabaja ocho horas por día. Así, si se calculara no el número de profesionales censados en el sistema, sino las horas trabajadas en el mismo, se reduciría vertiginosamente el número de profesionales (es decir que de cuatro médicos de 2 horas diarias de dedicación, se podría contar sólo un recurso de dedicación de 8 horas).

Esta situación agrava uno de los problemas más críticos del sistema, que es el alto déficit del personal de salud en todos los niveles y categorías del sistema. Es enorme la brecha entre lo que se tiene en este momento y lo que el sistema público necesita para llevar adelante la Reforma de Salud. El déficit es de al menos 40% (pero las estimaciones en algunos establecimientos y áreas son mayores). Efectivamente, El Salvador está entre los países de las Américas con una relación más baja entre trabajadores de salud y población.
 
A estos problemas se agrega el hecho de las necesidades de formación que presentan muchos trabajadores en el sistema y la limitación en las competencias requeridas para implementar el nuevo modelo, lo que refleja una baja articulación entre el sector educación (en especial universidades) y el sector salud.

POLÍTICA DE DESARROLLO DE RECURSOS HUMANOS

Se han definido 8 ejes prioritarios de la política de RHUS por el Ministerio de Salud: 1) Recursos Humanos necesarios para el Primer Nivel de atención de las RIISS, del Sistema Nacional Integrado de Salud 2)Recursos Humanos necesarios para los Hospitales del Sistema Nacional Integrado de Salud 3) Reorientar y regular las Residencias Médicas en concordancia con las prioridades de la Reforma de Salud 4) Desarrollo de Líderes (áreas críticas) para la Reforma de Salud 5) Asegurar la pertinencia social y técnica de la práctica de los Promotores de Salud 6) Desarrollar una Carrera Sanitaria para el conjunto de los trabajadores del Sistema Nacional de Salud 7) Reorientación de la Formación Profesional y Técnica acorde  a los requerimientos de la Reforma de Salud 8)Educación Permanente para todos los trabajadores del Sistema Nacional de Salud. 

La medición de las Metas Regionales de RHUS, en un ejercicio de amplia participación evidencia los problemas mencionados previamente y devela la debilidad en la generación de información para la toma de decisiones en este campo. Hay interés por revitalizar el funcionamiento del Observatorio de RHUS como un espacio de generación de información y de dialogo intersectorial. Persiste una alta fragmentación de la gestión de RH y una débil concertación intersectorial, que deberán ser superados.

PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE RECURSOS HUMANOS.

Acorde a las demandas de la reforma, el componente de dotación de RHUS ha sido el más activo, se han cubierto ya los primeros 141 municipios con Equipos Comunitarios de salud Ecos, lo que ha implicado la movilización un importante contingente de funcionarios, con distintas modalidades de contratación y reasignación. Se espera un crecimiento progresivo de personal de salud en función al plan de dotación de primer nivel previsto a cubrir el territorio nacional hasta el 2014. Este esfuerzo de dotación ha puesto en evidencia las brechas de especialistas para cubrir tanto los Ecos especializados como los hospitales y la disponibilidad de financiamiento para cubrir estas plazas, es uno de los problemas que ejercen mayor presión a la gestión del MS. Las capacidades de planificación y gestión de RHUS serán críticas para la implementación eficiente y efectiva del proceso de Reforma de la Salud.

ESCUELA DE GOBIERNO EN LA FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN DEL RH

La orientación política del Ministerio de Salud para el manejo de RHUS, a mas de conducir los temas prioritarios de la implementación de la Reforma de Salud, impulsa fuertemente la creación del Instituto Nacional de Salud y en él, de la Escuela de Gobierno, instancia a la que asumirá  la formación de cuadros de conducción política, el manejo de las residencias medicas y el programa de educación permanente para el personal del MS. Esta instancia se encuentra en plena organización y se espera su materialización en corto plazo.
Existe una debilidad en la capacidad de formación del número de profesionales requeridos para el proceso de Reforma del Sector Salud, y de mecanismos para garantizar las competencias del personal activo. El trabajo con las instituciones formadoras en la construcción de redes para la formación de competencias es una necesidad y un desafío. El establecimiento de una Escuela de Gobierno, será la oportunidad para integrar los esfuerzos nacionales y promover la implementación de innovaciones en el terreno pedagógico incluyendo el uso de las tecnologías, específicamente el desarrollo de  Nodo del  Campus Virtual en Salud Publica.
 
DESARROLLO DE LA INVESTIGACIÓN EN SALUD PARA LA TOMA DE DECISIONES

El Sector Salud, incluyendo las Universidades, tienen un desarrollo limitado en investigación en salud que se caracteriza por una falta de políticas públicas, de inversión e infraestructura en investigación en salud relacionada tanto con las ciencias básicas, ciencias clínicas, epidemiología, sistemas y políticas de salud, por lo que la Política de salud del Gobierno propone la creación de un Sistema Nacional de Investigación en salud que permita generar nuevo conocimiento en relación a los problemas de salud nacionales, asignar recursos de manera eficiente y fortalecer las capacidades humanas e interinstitucionales para producir la evidencia necesaria que sustente las decisiones.

La integración de los recursos nacionales actualmente dedicados a la producción y diseminación del conocimiento, con una dinámica aislada de las necesidades de intervención política en salud, así como la debilidad de las instituciones formadoras en salud para generar investigación aplicada a los problemas nacionales y la utilización de la producción nacional e internacional para apuntalar los cambios en salud, son desafíos que deben ser enfrentados.

Un fuerte apoyo al Instituto Nacional de Salud y la Escuela de Gobierno, será la implementación de una Unidad de Gestión del Conocimiento, la cual optimizará los recursos del Centro de Documentación e Información, la Biblioteca Virtual en Salud y la Red de instituciones de información en salud RENIDS.{mospagebreak}


2.4. SALUD, NUTRICION Y DESARROLLO

SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL

En cuanto a la producción nacional de alimentos, El Salvador, debido a su alta densidad poblacional y  poca extensión territorial,  presenta un alto riesgo de insuficiente producción de alimentos y  una alta dependencia del exterior, especialmente en lo que se refiere a granos básicos (maíz, frijol y arroz), provocando fluctuaciones en los precios, que dificultan el acceso  de la población a los alimentos de la canasta básica.

Según cifras de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2009, a nivel nacional un 37.8% de los hogares se encuentran en pobreza; de estos el 12% se encuentra en pobreza extrema; mientras que el 25.8% están en pobreza relativa, lo que incide en la desnutrición y el desarrollo.

Uno de los problemas nutricionales principales en el país es la alta prevalencia de retardo en talla, a nivel nacional es de19.2%, siendo en el área rural de 24.2%, el doble del área urbana (13.5%), lo que indica que el problema principal no es un déficit alimentario agudo, en lo que a seguridad alimentaria se refiere, pero refleja un proceso de déficit alimentario crónico. Según el censo de talla en escolares de primer grado, en el año 2007, el retardo fue de 15.5%, lo cual muestra que el daño al crecimiento, que ocurre en los primeros dos años de vida persiste y es irreversible. Sin embargo, según la encuesta nacional de salud familiar, FESAL 2008, se muestra mayor tendencia al sobrepeso, desde la niñez y reflejada mucho más en los adultos, lo cual crea un círculo de desnutrición – obesidad y alta morbi-mortalidad materna e infantil, difícil de romper, con el consecuente incremento de las enfermedades no transmisibles relacionadas con la nutrición.

La deficiencia de micronutrientes o hambre oculta es un problema de especial importancia para el país, pues los preescolares, y en particular los menores de dos años, representan un grupo altamente vulnerable a desarrollar anemia por deficiencia de hierro. Según la última FESAL (2008) se reportó un incremento en la prevalencia de 21% en niños entre 1-5 años en el área urbana y 26% en el área rural.  La información disponible describe la deficiencia de yodo, a través del indicador de excreción urinaria de yodo, como una condición aceptable en el país. La mediana de yoduria, expresadas en microgramos de yodo por decilitro de orina, fue de 25.0. A nivel nacional, la prevalencia de la deficiencia de retinol sérico es de 5.3%, en niños y niñas de 12 a 59 meses (MINSAL 2011), siendo por lo tanto un problema bajo control gracias a la fortificación de azúcar y  la suplementación con vitamina A. Existe la necesidad de generar información sobre la situación ácido fólico y zinc, pues hay acciones importantes para controlar la deficiencia de estos micronutrientes, pero no hay estudios de impacto de las mismas.

La baja práctica de la lactancia materna exclusiva merece consideración especial ya que solamente el 31% de los niños y niñas menores de 6 meses recibieron lactancia materna exclusiva (FESAL 2008).

En relación a la inocuidad de los alimentos en el país existen varias instituciones trabajando el tema, y a nivel nacional funciona el Consejo Nacional de Alimentos, integrado por los Ministerios de Salud, Agricultura y la Defensoría del Consumidor, el cual requiere apoyo para ejercer sus funciones de manera eficiente.

Última actualización el Martes 06 de Marzo de 2012 17:44

73 Avenida Sur No. 135, Colonia Escalón,
Apartado Postal 1072, San Salvador, El Salvador
PBX: (503) 2511-9500 Fax: (503) 2511-9555
http://www.paho.org/els 
E-mail: elsops@paho.org