Skip to content

Implementación del Reglamento Sanitario Internacional (RSI)

El RSI tiene como finalidad prevenir la propagación internacional de enfermedades, proteger contra esa propagación, controlarla y darle una respuesta de salud pública proporcionada, evitando al mismo tiempo las interferencias innecesarias con el tráfico y el comercio internacionales. La aplicación del Reglamento se inspira en la meta de su aplicación universal para la protección de todos los pueblos del mundo frente a la propagación internacional de enfermedades.

Con la aplicación del Reglamento se pretende asesorar y apoyar a los países para que creen, refuercen y mantengan las capacidades que deben tener y movilicen los recursos necesarios a tal efecto, que colaboren activamente entre sí y con la OPS/OMS y que presten a los países en desarrollo y a los países con economías en transición el apoyo que éstos soliciten.

Se trata de conseguir capacidad básica necesaria para las tareas de vigilancia y respuesta (tanto rutinaria como de emergencia), y capacidad básica necesaria en los aeropuertos, puertos y pasos fronterizos terrestres designados.

Están involucrados todos los países de la Región de las Américas, puesto que todos son Estados Miembros de la OMS y todos, en la Asamblea Mundial de la Salud de 2005, aprobaron el RSI, comprometiéndose a su cumplimiento. Este Reglamento Sanitario Internacional es el instrumento neurálgico en la lucha mundial contra la propagación internacional de enfermedades.

El retraso de la mayoría de los países en la implementación del RSI, de acuerdo a los plazos establecidos, ha impulsado acciones de asesoramiento y apoyo en la evaluación de capacidades, en la elaboración de planes de acción y en la capacitación de personal.

Regional Office of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: (202) 974-3000 Fax: (202) 974-3663