Skip to content

Apoyo a la respuesta de atención sanitaria en Guatemala tras el paso de la tormenta Agatha y erupción del volcán Pacaya

Imprimir Correo electrónico
Atención inmediata a la población afectada

 La tormenta tropical Agatha dejó a su paso grandes secuelas en la infraestructura, en la agricultura y en la salud de la población guatemalteca, especialmente de los  departamentos de: Sololá, Zacapa, Sacatepéquez, Santa Rosa, Totonicapán, y  Chimaltenango, Jalapa, Chiquimula y Escuintla.

El 29 de mayo de 2010, Agatha apareció en el país desatando una lluvia que duró 48 horas consecutivas, un fenómeno que no se vivía desde 1948 y que ocasionó inundaciones y derrumbes en varios departamentos del país. Dos días antes el volcán Pacaya (Escuintla) había protagonizado una explosión de ceniza, la que cayó sobre las comunidades a su alrededor y parte del departamento de Guatemala. Inmediatamente después de la aparición de estos eventos, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) movilizó 17 brigadas médicas  para atender a la población en albergues y áreas afectadas.

Los impactos en la salud de las personas afectadas se vieron en los casos registrados de enfermedades respiratorias, enfermedades diarreicas, enfermedades oculares y enfermedades de la piel. Además se incrementaron los casos de dengue.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) en Guatemala, en conjunto con otras agencias del Sistema de Naciones y organismos de cooperación apoyaron al MSPAS en la asistencia técnica y movilización de recursos financieros para la atención sanitaria de las víctimas.

Más de 800,000 personas fueron beneficiadas con los fondos donados por la cooperación internacional y la asistencia técnica en salud. En los primeros diez días de la emergencia, la CONRED había contabilizado más de 27,000 personas ingresadas a los albergues.

De los recursos movilizados de cooperación internacional, la OPS/OMS y el MSPAS coordinaron acciones por un monto de US$1,132,000.00 fondos que fueron  invertidos a solicitud del MSPAS  en compra de insumos, medicamentos y equipo, logística y traslado de brigadas de salud,  y desarrollo de campañas de prevención de enfermedades, entre otros.

 “La reacción inmediata del Ministerio de Salud ante esta catástrofe fue fundamental para la evaluación de las necesidades de la población, ya que las condiciones de humedad y frío provocadas por las inundaciones, así como el deterioro de la calidad del agua potable en un contexto de pobreza estructural, eran graves riesgos para la salud de los individuos”, manifestó Pier Paolo Balladelli, Representante de la OPS/OMS en Guatemala.

“Las inundaciones provocadas por la tormenta Agatha, pusieron a prueba los mecanismos de respuesta. Sin embargo, la evaluación inmediata permitió desarrollar un sistema de cooperación rápida y eficiente al país”, agregó el funcionario de Naciones Unidas.

Luego de la tormenta, en apoyo al Gobierno de Guatemala, el Sistema de Naciones Unidas junto con la sede de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) en New York, promovió un fondo de emergencia para enfrentar las calamidades.

Agatha  y el volcán Pacaya, dejaron huella de sus daños en las áreas más pobladas del país pero los efectos se sintieron en 21 de los 22 departamentos de Guatemala.  Estos dos fenómenos naturales dejaron como resultado 96 personas muertas, 23 heridos y 62 desaparecidos, según el informe preliminar de Evaluación de daños del Gobierno y de la Comunidad Internacional (30 de junio 2010).
 
Desplazamiento de brigadas médicas
Las primeras acciones de atención en salud se llevaron a cabo con US$50,000 provenientes del Fondo de Respuesta Rápida para las Américas  de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, los cuales sirvieron para el desplazamiento de brigadas médicas a los departamentos más afectos. Los recursos también fueron dirigidos  a la compra de reactivos para laboratorio  de enfermedades transmitidas por agua y alimentos, y enfermedades transmitidas por vectores;  y compra de medicamentos, entre otros.

Compra de suministros y equipo médico
El Fondo Central de Respuesta a Emergencias de Naciones Unidas (CERF, por sus siglas en inglés) respondió a la solicitud del Sistema de Naciones Unidas de Guatemala con recursos para atención en salud, agua y saneamiento por US$ 468,500, fondos que fueron destinados a cinco ejes de atención: a) prevención de enfermedades, b) atención a la emergencia, c) seguridad alimentaria, d) atención en salud mental, y e) agua y saneamiento.

Estos fondos  fueron utilizados según prioridades establecidas por las autoridades nacionales  sanitarias en la compra de suministros médicos y de laboratorio, compra de medicamentos, compra de equipo y accesorios para mejorar la calidad del agua, reactivos de laboratorio para leptospira y alimentos, traslado de equipos de emergencia, y campañas de prevención de enfermedades, entre otros.

Los departamentos beneficiados con estos recursos fueron: Escuintla, Guatemala, Sacatepéquez, Jutiapa, Santa Rosa, Suchitepéquez, Retalhuleu, San Marcos, Quetzaltenango, Chimaltenango y Baja Verapaz.

Adicionalmente  las 29 Direcciones de Áreas de Salud del MSPAS fueron beneficiadas con  refrigeradoras y termos para vacunas. Este equipo es utilizado para el mantenimiento de la Cadena de Frío del Programa Ampliado de Inmunizaciones.

Acciones en agua y saneamiento
Un proyecto de US$413,500  provenientes de Oficina para Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO, por sus siglas en inglés) fue ejecutado en los tres meses siguientes al paso de la tormenta,  específicamente para la atención en salud y mejoramiento de la calidad del agua y saneamiento. Con estos recursos se benefició directamente a más de 80,000 personas de los departamentos de Guatemala, Escuintla, Retalhuleu, Sololá, Totonicapán, Chimaltenango, Sacatepéquez, Izabal y Zacapa.

Gracias a esta ayuda se movilizaron 8 brigadas médicas a los establecimientos de salud para realizar evaluaciones de los daños y necesidades. Se distribuyeron medicamentos y suministros médicos al Ministerio de Salud para atender las enfermedades que más se registraron durante la emergencia. Se entregaron 15 botiquines  para unidades básicas.

Una de las acciones inmediatas fue la atención en albergues  y centros de salud de comunidades afectadas para prevenir el  brote de enfermedades como dengue y diarreas. Además, se apoyo con la entrega de reactivos e insumos para realizar diagnóstico de microbiología de alimentos, 18 mochilas nebulizadores térmicas para controlar el dengue. También se apoyó en mejoramiento de la calidad de agua y limpieza de pozos, ya que se registraron 415 sistemas de abastecimiento de agua dañados y 61 destruidos.

Entre los equipos que se donaron para el control y mejoramiento del agua, destacan: 75 tambos de hipoclorito, 40 motobombas de achique, 6 equipos básicos para microbiología, 4 equipos productores de Hipoclorito de Sodio y 158 tinacos (1,100 litros) para almacenamiento de agua.

Prevención de enfermedades y gestión del riesgo
El Gobierno de Brasil también respondió al llamado de cooperación y para acciones de Salud otorgó US$200,000, los cuales fueron utilizados a través de campañas de información sobre prevención de enfermedades, gestión del riesgo y vigilancia epidemiológica.

Se llevaron a cabo cuatro talleres de capacitación sobre gestión de riesgos con  periodistas locales y comunicadores sociales de los departamentos de Retalhuleu, Quetzaltenango, Guatemala y Alta Verapaz. Estas actividades fueron organizadas en conjunto con el MSPAS y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED).

En coordinación con el Laboratorio Nacional de Salud ejecutó acciones de vigilancia epidemiológica  para la respuesta a situación de emergencia y post emergencia. Se fortaleció la vigilancia entomológica a través de la adquisición y entrega de equipos, material e insumos  para la prevención y control del dengue. Además, se entregaron 5 unidades complementarias de medicamentos de emergencia para atender a 50,000 personas.

Gracias a estos recursos también se apoyo la logística, flete, empaque, seguro y transporte local para cinco contenedores con material medico quirúrgico y equipo donados por la organización Global Links, los cuales han sido distribuidos a diferentes puestos de salud, centros de  salud, Centros de Atención Integral Materno Infantil (CAIMI), Centro de Atención Permanente (CAP), albergues, y hospitales de Quetzaltenango y Huehuetenango.

La Organización Panamericana de la Salud y otras agencias del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala continúan trabajando en apoyo al país en la atención a emergencias.
 
Más información:
Última actualización el Domingo 27 de Febrero de 2011 21:41

Representante de la OPS/OMS en Guatemala
Oficina Sanitaria Panamericana
Edificio Etisa, Plazuela España 7a. Avenida 12-23, Zona 9
Apartado Postal 383 Guatemala, Guatemala

Tel.:+502-2329-4200 Fax. +502-2329-4299