Día Internacional para la Reducción de Desastres 2012: Dedicado a las mujeres y niñas

Imprimir Correo electrónico

Ciudad de Guatemala, 13 de octubre de 2012: Los desastres son un importante reto para la salud pública; no sólo por el impacto que pueden tener sobre el sector sino porque es fundamental que la población siga siendo atendida. El país debe seguir trabajando en la gestión de riesgo a desastres para ser menos vulnerable ante sus características geográficas y climáticas en donde convergen volcanes, placas tectónicas y fenómenos hidrometereológicos. En reconocimiento a la contribución de millones de mujeres y niñas a la reconstrucción de sus comunidades ante desastres este año el “Día Internacional para la Reducción de Desastres” está dedicado a las “Mujeres y Niñas: La Fuerza (In)Visible de la Resiliencia”.

La Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) se une a la celebración del Día Internacional para la Reducción de los Desastres de este año, en el que se reconocen y valoran a las mujeres que logran que sus comunidades puedan estar preparadas ante los desastres naturales y así reducir el impacto que éstos generan en el sector salud.

 

 

Los desastres naturales pueden afectar permanentemente la salud de las personas. El terremoto que sufrió Guatemala en 1976 dejó una tasa de 1,5 casos de paraplejía por 1,000 lesionados. Es por eso, que los desastres representan para la salud pública importantes retrocesos en los esfuerzos sanitarios que se hacen.  

Los últimos eventos registrados por inundaciones, deslaves o erupciones volcánicas que han afectado al país, han dejado daños y pérdidas al sector salud, la tormenta Stan dejó 118 establecimientos del  Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) afectados, lo cual representaba en ese entonces (2005), el 6% del total de los establecimientos; además de la infraestructura, los desastres ocasionan daños y pérdidas a mobiliario y equipo médico, inventarios de medicamentos y recurso humano especializado. La tormenta Agatha y la erupción del volcán Pacaya (2010)  representó para el sector salud daños y pérdidas por 116 millones de quetzales, incluyendo al sector público y al sector privado.

 

Última actualización el Miércoles 17 de Octubre de 2012 14:43