Derechos Humanos y Salud

Imprimir Correo electrónico

Es obligación del Estado la promoción, el respeto y el cumplimiento de todos los Derechos Humanos, incluido el Derecho a la Salud

Sample ImageGuatemala, 10 de Diciembre de 2009. La Constitución Política de la República obliga al Estado a garantizar la salud y asistencia social; la salud sin discriminación alguna, y la participación de las comunidades en la ejecución y monitoreo de programas sanitarios.

Hoy que se celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos, es momento para reflexionar sobre los obstáculos y retos del Estado para promover, proteger y respetar los derechos humanos, sociales y económicos hacia la Equidad en Salud y el logro de los Objetivos del Milenio.
Las estrategias hacia la equidad en el acceso a la salud en Guatemala demanda de acciones en todos los niveles y sectores de la acción pública; y hacia todos los grupos de la población, especialmente las mujeres y los pueblos indígenas. Entre las debilidades observadas destacan: la inconsistencia en la formulación de políticas en salud, las violaciones a los Derechos Humanos y a las libertades fundamentales de los pueblos indígenas en los servicios de salud, el limitado empoderamiento de la sociedad sobre sus derechos, y debilidad del Estado para el monitoreo en el acceso a este servicio.
Varios Tratados Internacionales y leyes nacionales respaldan la obligación del Estado a garantizar el acceso a la salud con equidad y de calidad. La Carta de Las Naciones Unidas, el Pacto Internacional de los Derechos Humanos y Civiles; y la Convención Sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la mujer, son algunas de las herramientas  en las que la Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS se ampara para promover políticas públicas de salud.
Pier Paolo Balladelli, Representante de la OPS/OMS en Guatemala, hizo un llamado al Estado a implementar el artículo 21 del Código de Salud, el cual establece la asignación de recursos para el financiamiento público de la prestación de los servicios de salud. Además, es necesario focalizar políticas y acciones para el acceso a oportunidades laborales, educativas y para la construcción de un entorno saludable (vivienda digna, agua y saneamiento, espacios libres de violencia). También, se requiere seguir avanzando en el dialogo intercultural que permita acceso a salud y a servicios de salud en el respeto de las características culturales de la población mayoritaria en el país: la indígena. Se requiere integrar conocimientos y prácticas indígenas en el sistema de salud.
La OPS/OMS en Guatemala, este día, también aboga por buscar mecanismos que permitan enfrentar las necesidades para prevenir el VIH/SIDA, brindar servicios de salud reproductiva a mujeres y jóvenes, desconcentrar los servicios de salud y hacerlos más accesibles a las poblaciones del área rural e indígenas.
Los resultados de encuestas realizadas en los últimos años, dan cuenta de las condiciones en que viven la mayoría de las y los guatemaltecos. Los pueblos indígenas son los que llevan la mayor carga de la pobreza, que tiene como resultados, analfabetismo, desempleo, y muertes por enfermedades prevenibles. Aunque la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil (ENSMI) 2008-2009 destaca importantes avances como la reducción de la mortalidad infantil de 38 a 30 muertos, por cada mil nacidos vivos, aún hace falta cerrar la brecha de las inequidades, pues las mortalidades son mayores en la población indígena, en aquella sin educación y que vive en el área rural.
Otro gran reto en materia de salud y seguridad alimentaria, lo constituyen los niños, y las niñas y las mujeres de los municipios del corredor seco, el Quiché e Izabal, afectados por la sequía. Según el informe de Valoración Rápida sobre Desnutrición Aguda realizado por la Red Humanitaria en coordinación con el Gobierno (noviembre 2009), se registró un 11 % de desnutrición aguda en niños, un 13% de desnutrición aguda en mujeres en edad fértil, hasta 24% en niñas y jóvenes entre 10 y 19 años de edad. De acuerdo a  la Organización Mundial de la Salud (OMS), un valor de desnutrición aguda de 10%  es considerada “alta”.
Según la reciente encuesta nacional, el 43% por ciento de niños y niñas menores de 5 años sufren, de desnutrición crónica y 30% de mujeres embarazadas tienen carencias nutricionales. En la encuesta se reporta que muchos padres no llevaron a sus hijos a un establecimiento de salud por falta de dinero, sin embargo, se notó una resistencia a llevar los niños afectados, por miedo del estigma que eso causaría a la familia, por su incapacidad de cuidar del sustento de sus familiares.
Ante esta situación, es necesario que el Estado busque los mecanismos para garantizar el aumento al presupuesto del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) para que éste implemente políticas de atención integral, y garantice el acceso universal a los servicios. Además, el gasto privado de salud supera el gasto público, lo que quiere decir que más del 50% del gasto que se hace en este servicio, sale del bolsillo de la población.
La OPS/OMS recomienda una vez más, desarrollar los instrumentos legales para asegurar la financiación universal  y la protección social como un derecho, la descentralización de la gestión de la salud, profundizar el diálogo intercultural en salud, dar visibilidad a la igualdad de género en el presupuesto nacional, e implementar el Reglamento de la Ley de Acceso Universal y Equitativo de Servicios de Planificación Familiar.
 

Lea: Presentación de Pier Paollo Balladelli, Representante de la Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS, durante la inauguracion del primer Congreso Nacional sobre el Derecho Humano a la Salud, 9 de Diciembre del 2009.

icon El Derecho a la Salud - Pier Paolo Balladelli - Dic 2009 .b

Última actualización el Lunes 13 de Junio de 2011 13:37