Vulnerabilidad Social y Cambio Climático

Imprimir Correo electrónico

 Foro Nacional en el Día mundial del Agua  sugiere implementar medidas para proteger a la población vulnerable de los efectos adversos del cambio climático 

Guatemala, 22 de marzo de 2011  — Las medidas que tomemos hoy con respecto al cambio climático tendrán consecuencias que perdurarán por un siglo o más. Los gases que retienen el calor y que enviemos a la atmósfera en 2011 permanecerán allí hasta 2111.  Además, las personas más afectadas serán aquellas que sufren las inequidades sociales, como la falta de vivienda y la falta de agua y saneamiento. En el Día Mundial del Agua, la Organización Panamericana de la Salud hace un llamado a Gobierno, Sociedad Civil, Academia y Cooperantes a unir esfuerzos hacia la mitigación del impacto del cambio climático y adaptar los sistemas  de salud para proteger a las comunidades en más riesgo.

En la región de las Américas, en las áreas más vulnerables se prevén consecuencias en generación de alimentos y seguridad alimentaria, así como en la provisión de agua, la presencia y distribución de enfermedades por vectores y el aumento del nivel de los océanos. El impacto del cambio del clima en las ciudades es de particular importancia, y en muchos países éste será un problema agudizado por una urbanización rápida y poco planeada.
 
Estas fueron algunas de las conclusiones presentadas durante el foro: Vulnerabilidad Social y Cambio Climático, organizado por el Gobierno de Guatemala con motivo del Día Mundial del Agua.
 
El lema de este día “Agua para las ciudades: respondiendo al desafío urbano” busca centrar la atención de todos los actores sobre el impacto del rápido crecimiento de la población urbana, la industrialización, la incertidumbre causada por el cambio climático. Se ha hecho evidente en Guatemala el impacto de los desastres naturales en la salud de la población, lo cual requiere acentuar acciones para los preparativos.
 
Pier Paolo Balladelli, Representante de la Organización Panamericana de la Salud en Guatemala (OPS/OMS), explicó que el impacto directo del cambio climático sobre la salud se da cuando los extremos del clima determinan estrés térmico y desastres por mal tiempo. Sin embargo hay que considerar el impacto indirecto que son las enfermedades por la transmisión de vectores y de agentes desde el agua o los alimentos.  “El  reto es garantizar la seguridad de los alimentos y del agua. Impactos indirectos también son las consecuencias en salud por cambios sociales y económicos debido a movimientos de la población (migración o desplazamientos)”, agregó.
 
Según Balladelli, la vulnerabilidad de las poblaciones influencia su capacidad de resiliencia frente a los efectos del cambio climático. “Por eso –afirmó el funcionario de Naciones Unidas- es de suma importancia evaluar la vulnerabilidad de la población ante este fenómeno y se debe fortalecer la capacidad de los sistemas de salud para diseñar, implementar, monitorear y revisar las medidas de adaptación que permita potenciar los entornos saludables y disminuir los riesgos relacionados con los procesos climáticos. No olvidemos que el 88%  de la carga de enfermedades atribuibles al cambio climático afecta a niños menores de 5 años”.
 
 
Información técnica:
 
La estrategia y plan de acción de la región americana para el cambio climático y la salud se estableció en 2008, durante el 48 Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud, que se celebró la "Mesa Redonda sobre el Cambio Climático y sus Impactos en la Salud Pública: una perspectiva regional" (CD48/16). La mesa redonda examinó el Libro Blanco titulado "Protegiendo la salud de los efectos del cambio climático en la Región de las Américas: de la Evidencia a la acción".
 
La meta de este plan es empoderar, equipar y fortalecer los sistemas de salud en el nivel local y nacional para proteger a las personas de los riesgos relativos  a este fenómeno, y enfocándose en cinco acciones principales: Evidencia, sensibilización al público y los distintos sectores, movilización de recursos humanos y financieros,  alianzas para proteger la salud pública en las políticas relacionadas al cambio climático, y evaluación de la vulnerabilidad y capacidad de los sistemas de salud. 
 

Última actualización el Domingo 10 de Abril de 2011 18:23