Ministra de Salud de Honduras en visita oficial a la OPS en Washington

Imprimir Correo electrónico
Administrar la pobreza es un reto
En el transcurso de una presentación realizada en la sede regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Washington, D. C., la titular de la Secretaría de Salud del Gobierno de Honduras, Dra. Elsa Palou, calificó de "moralmente inaceptable" el elevado porcentaje de población en situación de pobreza extrema en el país centroamericano

Washington, D.C., 30 de abril del 2008 (OPS)—En el transcurso de una presentación realizada en la sede regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Washington, D. C., la titular de la Secretaría de Salud del Gobierno de Honduras, Dra. Elsa Palou, calificó de "moralmente inaceptable" el elevado porcentaje de población en situación de pobreza extrema en el país centroamericano. Eso, avanzó la ministra, a pesar de que Honduras haya atestiguado en los últimos años sensibles mejoras en sus principales indicadores sanitarios así como respecto a sus proyecciones a futuro, especialmente en referencia a descensos en las tasas de mortalidad materna e infantil.

 

 "AdministraSample Imager la pobreza es un reto", declaró la ministra de Salud de Honduras en la OPS durante su presentación sobre la situación de salud en su país, una nación donde, puntualizó la Dra. Palou, dos tercios de la población vive bajo la línea de la pobreza por más que el porcentaje de personas en extrema pobreza haya descendido, especialmente entre los años 2005 y el 2006, afirmó.

Al reiterar a la Dra. Palou la disposición de la OPS en profundizar las actividades de cooperación técnica con Honduras en los asuntos más apremiantes de la salud pública del país centroamericano, la Dra. Mirta Roses Periago, Directora de la OPS, destacó que las evidencias de lo que está cambiando a mejor respecto a los indicadores de salud en Honduras no dejan lugar a dudas. Lo que está aconteciendo en la salud pública de Honduras recientemente y en los últimos años, dijo la Dra. Roses, "despierta mucha esperanza y es algo muy alentador, máxime teniendo en cuenta lo que se está logrando con una notable limitación de recursos", afirmó. "Aumentar el campo de la esperanza y de lo que es posible (como en Honduras) es algo muy importante en salud pública", añadió.

La ministra hondureña fue enfática al afirmar que su país está trabajando con creatividad para superar grandes brechas e indicadores de salud que siguen representando un gran desafío para la actuación de los entes de actuación pública. La Dra. Palou se refirió especialmente a indicadores tales como los índices de muertes por afecciones perinatales, por desnutrición, por problemas de atención en el parto, por diabetes, por enfermedades y accidentes cerebro-vasculares o por VIH/sida en su país. Las muertes por violencia, una temática que hace de Honduras el segundo país líder en las estadísticas referidas a estos asuntos en América Latina, también fueron objeto de referencia preferente de parte de la ministra. La Dra. Palou fue rotunda a la hora de calificar de "inaceptable" el hecho de que, según las estadísticas, un 14.7 por ciento de las mujeres en Honduras sean objeto de violencia doméstica.

La titular de la Secretaria hondureña de Salud también centró parte de su intervención en la OPS en destacar la problemática generada por el alto crecimiento poblacional así como por el crecimiento demográfico de las áreas urbanas en detrimento de las rurales. En Honduras, dijo la ministra, la población se ha duplicado desde 1974 a la actualidad, y esto ha creado una enorme demanda y presión sobre los limitados recursos humanos y económicos del país.

"Tenemos una brecha en recurso humano", afirmó la ministra. "La carga de trabajo es enorme. (…) En el país existen unas 40 unidades de salud que permanecen cerradas debido a la falta de recursos".

La ministra puntualizó varios problemas adicionales y de destacada importancia al interior del sistema nacional de salud, entre ellos, largas listas de espera para obtener atención médica, quejas de maltrato al paciente, rechazo de usuarios, congestión en el área de obstetricia, insuficiencia de medicamentos y falta de especialistas.

Por todas estas razones, la Dra. Palou afirmó que la gestión y el liderazgo en salud pública de Honduras ha tratado de resolver la interrogante de cómo hacer para que con presupuestos y recursos humanos limitados, puedan satisfacerse en Honduras sus apremiantes necesidades de salud, particularmente las de los grandes sectores de población que adolecen de pobreza extrema, incluidas especialmente las minorías étnicas y zonas remotas de difícil acceso. Cómo hacer, explicó, para llegar a cubrir y alcanzar a todos para proveer un nivel de acceso universal, expedito, asegurado y de calidad.

Para la Dra. Palou, la respuesta que se ha estado implementando está pasando por una acción verdaderamente intersectorial donde la atención integral a la familia y de atención al ambiente se han convertido en la prioridad número uno de la Secretaría hondureña de Salud. La ministra se refirió a un nuevo y revelador modelo de actuación participativo y de gestión descentralizada donde la comunidad en su conjunto está pasando a jugar un papel de socio esencial en la provisión de medidas de prevención y de atención sanitaria, particularmente de cara a las poblaciones más necesitadas.

El propósito del modelo de gestión descentralizado es un aumento de la cobertura de servicios de salud priorizando los grupos de exclusión social con el establecimiento de un esquema de atención familiar comunitario orientado al autocuidado de la familia y su entorno con una mayor participación de la población y de grupos organizados en la gestión y toma de decisiones.

"Nuestro principal recurso es el recurso humano", declaró la ministra hondureña. "El recurso humano una vez entrenado", matizó.

En vista de las graves carencias y brechas de salud en Honduras, la ministra declaró que "prefiero renunciar al cargo que dejar de implementar estos modelos" de participación de la comunidad que tan buenos resultados está aportando. La ministra hizo referencia a notables mejoras en indicadores básicos de salud en áreas y zonas piloto donde ya se han aplicado estos modelos de gestión descentralizada y participación directa para suplir las necesidades sanitarias de poblaciones y sectores que antes de las nuevas dinámicas participativas acusaban graves indicadores de salud.

A modo de ejemplo, la Dra. Palou citó lo que está aconteciendo en cuatro municipios de la región sanitaria de Copan, donde se han logrado coberturas de atención prenatal y de atención puerperal mayores del 95 por ciento así como sustanciales disminuciones en las tasas de mortalidad infantil y de asistencia profesional al parto.

La directora de la OPS, Dra. Roses Periago, la Directora Adjunta de la entidad, Dra. Cristina Beato, el Subdirector interino, Dr. José Romero Teruel, y el Director de Administración, Michael A. Boorstein, acompañaron a la ministra de Salud durante su presentación. También asistieron al acto el Embajador de Honduras ante la Casa Blanca, Sr. Roberto Flores Bermúdez, así como un numeroso grupo de gerentes y coordinadores de áreas temáticas de cooperación técnica de la OPS con quienes la ministra ha sostenido intensas reuniones de trabajo los dos primeros días de la semana.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Última actualización el Viernes 09 de Mayo de 2008 17:27