Skip to content



  Washington, D.C., 25 de Abril de 2008.-  Enfoquemos las causas y factores de riesgo de la violencia y lesiones de tránsito- Discurso de la Directora en la ceremonia de inauguración de la novena Conferencia Mundial de Prevención del Daño y Promoción de la Seguridad.

Construyendo estrategias viables y constructivas para que en todos los países de la Región se incrementen los programas de prevención y promoción de la seguridad
Enfoquemos las causas y factores de riesgo de la violencia y lesiones de tránsito
Discurso de la Directora, Dra. Mirta Roses Periago.

Señoras Ministras, Señores Ministros, Delegados,

Señora Ivonne Arancely Ortega Pacheco, Gobernadora de Yucatán, le agradecemos su hospitalidad, las oportunidades que nos ha brindado en los últimos días de disfrutar la gastronomía y la cultura yucateca. Reconocemos su compromiso con el desarrollo sostenible de su Estado y su preocupación con el tema que nos ocupa. Como he mencionado en la apertura de la Reunión Ministerial de las Américas que precedió a esta conferencia, debemos hacer mención a su liderazgo y felicitarla por ser la primera mujer gobernadora y la más joven; resultado de la elección más concurrida y participativa. Le deseamos una gestión exitosa.

Quiero agradecer especialmente al Dr. José Ángel Córdova Villalobos por su decisión de convocar a la reunión de los Ministros de Salud de las Américas y por el enorme compromiso demostrado por su país en la organización de esta conferencia mundial. Estoy segura que su esfuerzo se reflejará en productos y propuestas concretas viables y constructivas para que en todos los países se incrementen los programas de prevención de lesiones intencionales y no intencionales.

Señor Secretario de Salud de Yucatán, doctor Álvaro Augusto Quijano Vivas, agradecemos su constante dedicación a la organización de estas tres reuniones, sus desvelos y atenciones.

A todos y cada uno de los Ministros presentes o sus delegados, quiero también agradecer el esfuerzo por estar acá en esta cálida ciudad de Mérida, muy cerca a las ruinas de la civilización Maya, tan rica en enseñanzas de distinta naturaleza.

Traigo los saludos y el compromiso de la Directora General de la OMS Dra Margaret Chan y saludo la presencia del Dr. Etienne Krug y los colegas de la OMS que han promovido este encuentro global de los puntos focales así como esta 9a. Conferencia Mundial, nuestro reconocimiento y agradecimiento por este logro colectivo en el que han trabajado muy de cerca en un solo equipo con los funcionarios regionales de la OPS y de la Representación en México..

Reto y oportunidad de avanzar en las decisiones políticas de la Región

Para la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud esta conferencia mundial así como la primera reunión ministerial que celebramos en nuestra América sobre el tema de prevención de violencia y lesiones, es un reto y una oportunidad para avanzar en las decisiones políticas que se deben tomar para evitar mayores sufrimientos, dolor, empobrecimiento, una vez que los más afectados son los más pobres, con grandes pérdidas en su calidad de vida o su vida misma y poder identificar medidas inmediatas para avanzar en la prevención de lesiones.

Permítame reiterar el compromiso de la OPS/OMS definido de tiempo atrás para promover la prevención de lesiones de toda naturaleza. En diversas resoluciones de la Asamblea Mundial de la OMS o del Consejo Directivo de la OPS desde hace mas de una década se ha reiterado la necesidad de dirigir esfuerzos para enfocar en las causas y factores de riesgo de la violencia y lesiones de tránsito, tal como lo hacemos para otro tipo de problemas de salud.

En esas resoluciones y en documentos, guías y material educativo publicados por OMS y OPS, y distribuidos ampliamente, hay suficiente información sobre lo que debemos hacer al interior del sector y con otros sectores. Destaco el Informe Mundial sobre la violencia y la salud (OMS, 2002) y el Informe Mundial sobre prevención de traumatismos causados por el tránsito (OMS y BM 2004), que hemos utilizado y convertido en herramientas de trabajo con Ministros de salud y de otros sectores: transporte, policía, seguridad, educación, obras publicas, así como con alcaldes, académicos, organismos no gubernamentales, comunidades, medios y en fin con todos los que de una manera u otra deben asumir compromisos por la prevención de lesiones.

La salud pública es acción colectiva del Estado y de la sociedad civil

En todos los documentos definimos que las lesiones intencionales y no intencionales son un problema de salud pública no solo por la alta carga de lesionados que se atiende en las instituciones de salud sino fundamentalmente porque la prevención de todo aquello que afecte el desarrollo, la salud y el bienestar de las personas y de la comunidad es una responsabilidad de salud pública. La salud pública es acción colectiva del Estado y de la sociedad civil, encaminada a proteger y mejorar la salud de las personas. Es una práctica social de naturaleza interdisciplinaria.

La violencia es la expresión de una relación en la que el conflicto que la precede, bien sea familiar, interpersonal, social o político, no fue resuelto y el o los actores optan por la agresión. Interesa en este contexto definir que el ámbito específico al que me refiero es el de la Violencia Social, o sea, la que rompe la convivencia, la tolerancia frente a la diferencia, el derecho al disfrute de los espacios públicos, y que se da en los ambientes familiar, social, en la calle o en las instituciones públicas o privadas.

La violencia y la inseguridad amenazan el desarrollo de los pueblos, afectan la calidad de vida y erosionan el tejido social. La Región de las Américas es una de las más afectadas por la violencia, con un impacto negativo de gran magnitud especialmente en los países más afectados. Se estima que más de 110.000 personas son asesinadas y más de 55.000 cometen suicidio cada año.

Las mujeres y los niños y niñas sufren violencia intrafamiliar, los jóvenes son víctimas y victimarios de la violencia en las calles, la violencia sexual afecta la salud física y psicológica de quienes la sufren, en fin, hay un amplio y reconocido espectro de consecuencias negativas que enfrentar y prevenir.

Además del impacto en la salud física, psicológica o sexual de las victimas, la violencia social e interpersonal provoca impactos sociales y afecta el desarrollo.

La inseguridad tiene graves repercusiones en la salud.
La incorporación de la seguridad humana en la planificación y ejecución de proyectos ha tenido un efecto positivo en las intervenciones orientadas a la prevención de la violencia, la seguridad vial y la promoción de la salud. Hay que mejorar la protección a la vida, enfocar esfuerzos en la seguridad humana como parte de las políticas públicas para reducir la violencia y la delincuencia, mejorar la seguridad vial y la salud humana.

En los aspectos económicos, incrementa los costos de las actividades productivas, reduce las posibilidades de inversión externa, y disminuye la rentabilidad social del capital.

En relación con la estructura social, la violencia produce y genera daños al fomentar comportamientos y actitudes que socavan las bases y principios de convivencia y resolución de conflictos y destruye el capital social. La ética social, el respeto al derecho ajeno, o lo que Savater define como la "búsqueda por mejorar a las personas" en su relación con los demás, se encuentra seriamente afectada, en particular en países donde los niveles de violencia son altos y sus expresiones son múltiples y cotidianas. La violencia intrafamiliar erosiona el espacio que siempre se consideró el más seguro en la sociedad, con miembros ligados por el amor, el respecto y la protección. La violencia en el ámbito familiar y comunitario induce comportamientos agresivos y se perpetúa en las nuevas generaciones.

La violencia sigue afectando gravemente a las poblaciones de algunos países de la Región, a pesar del interés de los gobiernos y la sociedad en hacerle frente. Los homicidios aumentaron en varios países, siendo los hombres menores de 35 años los más afectados; pero podemos cambiar la situación, y en la Reunión Ministerial pasada hemos analizado una serie de buenas practicas. En Colombia los homicidios disminuyeron en 40% entre 2001 y 2006. El porcentaje de mujeres que en algún momento de su vida son víctimas de actos de violencia perpetrados por su pareja en todos los países se encuentra entre 10% y 60%. La violencia juvenil causada por las pandillas se extendió en la Región, y afecta en especial a El Salvador, Honduras, Guatemala, Jamaica, Brasil, Colombia, México y Estados Unidos.

En lo referente a lesiones en las vías públicas se registran en los países de las Américas cerca de 130.000 muertes por año y más de 1.200.000 sufren heridas y miles quedan discapacitadas a consecuencia de las colisiones, choques o atropellamientos. Los principales factores de riesgo son: conducir bajo los efectos del alcohol, el exceso de velocidad y el irrespeto a normas básicas del tránsito, riesgos a los cuales identificamos bajo el concepto de cultura ciudadana. Son comportamientos sociales agresivos que ponen en riesgo la convivencia, la vida y la seguridad ciudadanas. Otros como la baja utilización del cinturón de seguridad y de los cascos y el pobre o inadecuado mantenimiento de las vías y de los vehículos completan el panorama.

Seguridad vial

La persistencia de condiciones deficientes de seguridad vial resulta en riesgo para todas las formas de locomoción, pero sobretodo para peatones, ciclistas y motociclistas. Se necesitan nuevas propuestas e intervenciones para posibilitar ámbitos de circulación más equitativos y seguros

En muchos países, el uso creciente de motocicletas, no sólo para el transporte particular sino también para transportar y repartir mercancías, está contribuyendo a un aumento de la mortalidad y los traumatismos. Países como Brasil, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Canadá, Colombia y Cuba han adoptado políticas que han llevado a una disminucin de la mortalidad por colisiones en las vías de tránsito.

Los costos para la sociedad en general, las familias y el sector salud en particular son considerablemente altos. No obstante, a pesar que existe un consenso generalizado en que la mayoría de estas situaciones son evitables, la falta de políticas públicas sostenidas, apropiadamente financiadas, con propuestas basadas en evidencia de lo que funciona y lo que no funciona hace mas difícil lograr impactos visibles y permanentes..

Políticas públicas sobre lesiones de causa externa y seguridad

Para diseñar políticas públicas sobre lesiones de causa externa y seguridad se requiere reconocer la magnitud del problema, convertirlo en asunto de preocupación ciudadana e incluirlo como un punto clave a tratar en la agenda de gobierno. Hemos avanzado en este sentido. Proyectos desarrollados juntamente con CDC en varios países así lo confirman. Creo que el modelo Sistema de Información de Lesiones de Causas Externas (SILEX) de El Salvador, es una demostración de ello. Además, con la Coalición Inter Americana por la Prevención de la Violencia, que agrupa a varias instituciones y agencias internacionales, hemos implementado los Observatorios de Violencia y Lesiones de causa Externa en varios países, proceso que va creciendo y el cual deseo reforzar.

La necesidad de disponer de información confiable, oportuna y representativa de la situación compete tanto al ámbito nacional como al municipal. Ojalá que todo esfuerzo en esa dirección considere la necesidad de unificar el trabajo de diversas entidades del sector público y privado como garantía de su representatividad e integrar todos sus sistemas propios que están aun separados lo que dificulta el análisis.

Sé que no estamos partiendo de cero, sé que en sus países hay avances. De hecho en estas reuniones escuchamos ejemplos de casos exitosos que se implementan en diversas latitudes de nuestra América. Eso es bien estimulante.

Hay muchas cosas que los Ministerios de Salud pueden y deben hacer tanto en sus propias dependencias como en el trabajo intersectorial que demanda la prevención de lesiones. Siempre lo hemos señalado así, la prevención de violencia y lesiones debe hacerse con enfoque intersectorial, es eminentemente un trabajo colectivo, incluyente de múltiples sectores.

Invertir en prevención de lesiones es rentable.
Una de las maneras más costo efectivas para reducir la violencia es disminuyendo la oferta, la demanda y los daños causados por el consumo excesivo de alcohol en los países de nuestra región.

Debemos mantener y profundizar en los análisis por género y edad. Sabemos que son las mujeres quienes sufren mayormente la violencia intrafamiliar o por pareja íntima, los hombres jóvenes mueren mas por homicidio o debido a lesiones de tránsito, las niñas y adolescentes están mas expuestas a abuso y violencia sexual.

Nuestra labor también se puede y debe concentrar en luchar por la inclusión, en fortalecer el sentido de comunidad, en estrechar la relación con los demás, en fortalecer la cultura ciudadana y la solidaridad con las víctimas de cualquier tipo de lesiones donde sea.

La definición de prioridades se basa en:
las formas particulares de violencia: social o interpersonal, de género, psicológica y autoinfligida y lesiones
los grupos sociales que tanto por la inequidad y vulnerabilidad específica en que viven como por el análisis de género se identifican como de mayor riesgo, esto es: niños/as, mujeres, adultos mayores y jóvenes sobre los que la violencia tiene mayor impacto.
tendencias del tránsito: peatones, ciclistas y motociclistas - nuestras ciudades están planificadas para los conductores de automóviles. Los conductores de camiones, ómnibus, vehículos de pasajeros en especial de media y larga distancia deben ser incorporados.

Declaración de Mérida

La Declaración de Mérida firmada ayer en la reunión ministerial ha sido construida en consulta con todos los países, los cuales han enviado contribuciones y valiosas sugerencias. Su firma es un momento histórico en el compromiso de los y las Ministras de Salud de las Américas y el comienzo de una nueva etapa de impulso y energía para enfrentar ese enorme problema de impacto en la salud, bienestar y convivencia armónica de la Sociedad en conjunto.

Las conclusiones del encuentro global de puntos focales serán un aporte crucial para llevar las decisiones a la practica.

Este encuentro de conocimientos y experiencias en la 9ª. conferencia mundial dará un impulso a la medida de la urgencia y la importancia que debemos dar a esta gigantesca pandemia.

 

Última actualización el Miércoles 15 de Abril de 2009 08:22

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.