Skip to content

Manejo Integrado de Enfermedades

¡Conéctate!

Bookmark and Share



Conferencia de prensa de la OPS sobre epidemia de Gripe por A(H1N1)
(Por el Dr. Jon K. Andrus, lunes, 11 de mayo, 14:00hs, en Washington, DC)

Buenas tardes. Quisiera dar nuevamente la bienvenida a todos los miembros de la prensa que se encuentran en línea y agradecerles por tomarse la molestia de participar en la sesión informativa del día de hoy de la Organización Panamericana de la Salud sobre la epidemia de gripe por A(H1N1).

  • Hoy, me centraré en dos temas principales: en primer lugar, una actualización sobre las vacunas experimentales contra la gripe por A(H1N1) y, en segundo lugar, las repercusiones de la vigilancia de las enfermedades para la salud pública.

  • Conforme a lo previsto, el virus H1N1 se está propagando a más países en el hemisferio sur. Calculamos que se han notificado más de 4.700 casos en las Américas. Además, se ha notificado un total de 54 defunciones: México, 48; Estados Unidos, 4; Canadá, 1; y Costa Rica, 1.

  • Estamos luchando contra una nueva enfermedad causada por un virus nuevo que nadie ha visto anteriormente. Por consiguiente, los seres humanos no tienen inmunidad alguna previa que los pueda proteger y simplemente no sabemos qué es lo que va a suceder.

  • Un aspecto muy positivo es el número de instituciones que están registrando rápidos avances con respecto a las vacunas. Los centros colaboradores de la OMS en los CDC (Atlanta, Estados Unidos) y el Instituto Nacional de Patrones Biológicos e Inspección de Sustancias Biológicas (Reino Unido) se encuentran entre una media docena de laboratorios que están desarrollando los virus de una vacuna experimental usando tecnología de genética inversa, y dos de ellos esperan tener los virus candidatos listos para fin de mes.

  • Al menos otros 3 laboratorios están trabajando en los virus candidatos para la vacuna usando la tecnología de reordenamiento clásica y otros cuatro están desarrollando reactivos de la actividad de la vacuna.

  • Además, se han enviado muestras del virus "silvestre" a por lo menos 10 fabricantes de vacunas directamente para utilizarlas en el desarrollo de las vacunas necesarias.

    Como ya he dicho anteriormente, este progreso rápido significa que podríamos tener una vacuna contra el virus de gripe A(H1N1) disponible dentro de los próximos 6 meses. Entretanto, tenemos que mantenernos centrados en lo que podemos hacer como personas y en lo que nuestra sociedad en conjunto puede hacer para apoyar nuestras acciones individuales.

    Desde un punto de vista personal, tengo que preguntarme: ¿qué puedo hacer para protegerme a mí mismo y a mi familia de contraer la gripe?

    La vía principal de transmisión de la nueva gripe por A(H1N1) parece ser similar a la gripe estacional: a través de las microgotas que pueden expulsarse al hablar, estornudar o toser.

    Se puede evitar el contagio al evitar el contacto cercano con personas que tengan síntomas similares a los de la gripe, tratando de mantener una distancia de alrededor de 1 metro si fuera posible, y tomar las siguientes medidas:

    • evite tocarse la boca y la nariz;
    • lávese las manos a fondo y con frecuencia con agua y jabón; también puede usar un desinfectante para manos a base de alcohol de manera regular;
    • pase el menor tiempo posible en sitios donde haya muchas personas;
    • mejore la circulación del aire en su vivienda abriendo las ventanas cuanto sea posible;
    • adopte buenos hábitos para la salud, en especial, duerma bien, consuma alimentos nutritivos y manténgase físicamente activo.
  • Entonces, ¿qué pueden hacer la sociedad y la infraestructura de salud pública para controlar este brote? Cuando se trata de una nueva enfermedad, necesitamos la mejor información posible para poder entenderla y, por consiguiente, tomar las medidas que garanticen la respuesta más eficaz. 

  • En la fase inicial de la epidemia, cuando los países tratan de combatir los primeros casos, intentan poner en práctica distintas estrategias de contención, como cerrar las escuelas y limitar la asistencia a los actos públicos. Estas estrategias pueden ayudar a desacelerar el brote, lo que es bueno. Queremos evitar la saturación del sistema de salud.  
  • Estamos aprendiendo que estas medidas quizá sean útiles en las fases iniciales, en particular si los primeros casos de un país se registran en un pueblo pequeño o una escuela.

  • Sin embargo, con el tiempo la transmisión se extiende y tales medidas pierden la eficacia, si es que acaso dan algún resultado, en las fases posteriores del brote. 

  • Con mucho, una de las cosas más importante que podemos hacer es poner en práctica la vigilancia eficaz para que podamos seguir de cerca las tendencias y entender mejor los factores de riesgo. 

  • La vigilancia eficaz de la enfermedad nos ayudará a determinar quiénes son las personas que han contraído una forma más grave de la enfermedad, para que puedan recibir la atención y el tratamiento que les puede salvar la vida de una manera más oportuna. 

  • Hemos aprendido que las defunciones en México han ocurrido en general en dos grupos: un grupo incluye a personas con alguna enfermedad crónica y el otro a adultos jóvenes y sanos de 20 a 40 años de edad. El primer grupo tiene sentido: padecen una enfermedad crónica, lo que representa un factor de riesgo conocido de complicaciones cuando se intensifica con una infección aguda. Lo que hemos aprendido del segundo grupo es que estas personas tendieron a esperar mucho para acudir a los establecimientos de salud y, por consiguiente, recibieron tardíamente la atención médica y los tratamientos necesarios.

  • Por lo tanto, la vigilancia mejorada y más eficaz debe ayudarnos a evitar las defunciones prevenibles en los países que están notificando nuevos casos, en particular en el hemisferio sur. 

  • La OPS y los CDC están trabajando para procurar que los países reciban tantos estuches para efectuar pruebas exactas como sea posible. Estamos también considerando los planes para garantizar que haya remesas sostenibles de estos estuches en el largo plazo. 

  • ¿Qué va a suceder? Sencillamente, no lo sabemos; de manera que por eso es de vital importancia que todas las medidas tengan en cuenta lo que puede suceder en el largo plazo, así como las consecuencias a corto plazo de entender y controlar este brote.

  • Por favor, consulte los sitios web de la OPS y de la OMS donde encontrará material acerca de la preparación para una pandemia.  

Permítanme detenerme aquí así podemos dar paso a las preguntas. Muchas gracias.

Esa conferencia se puede ver en nuestra página de webcasts

Última actualización el Viernes 15 de Mayo de 2009 10:13

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.