Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes


Naciones Unidas: los países de América Latina y el Caribe deben mejorar y expandir la educación sexu

Ciudad de México, 31 de julio de 2008—Los países de América Latina y el Caribe deben mejorar y expandir sus programas de educación sexual a objeto de prevenir el VIH y el SIDA y de esta forma reducir el impacto de la pandemia en la región, manifestó hoy un grupo de Directores Regionales representantes de diez agencias de las Naciones Unidas.

Una educación sexual integral es un componente esencial para la prevención del VIH, particularmente si está orientada a las necesidades de los jóvenes, argumentó el grupo.

Los Directores Regionales, en representación de diez agencias de las Naciones Unidas, se reunieron hoy para dar apoyo y exhortar a los ministros de Salud y Educación de la región a mejorar la disponibilidad y la calidad de la educación sexual impartida a los jóvenes. Los ministros se reunirán en la capital mexicana mañana, con el propósito de discutir la situación de la educación sexual y los métodos de prevención contra el VIH.

"La evidencia ha demostrado en forma consistente que la educación impartida en la escuela sobre el sexo, las relaciones afectivas y el VIH, produce resultados", señaló Mark Richmond, Coordinador General de la UNESCO para el VIH y el SIDA.

Sin embargo, en la actualidad, los programas integrales benefician sólo a unos pocos. Un estudio mundial revela que solamente un 20% de las jóvenes y un 33% de los jóvenes entre las edades de 15 y 24 años, pueden identificar correctamente las formas de prevenir la transmisión del VIH[1].

Los Directores afirmaron que el presente es un momento crucial para mejorar los programas de educación y garantizar un mayor enfoque tanto en la salud sexual y reproductiva como en la prevención del VIH.

Si bien algunos países de la región disponen de tales programas, éstos habitualmente no tienen cobertura nacional ni se hacen obligatorios para la población estudiantil. En algunos casos, dichos programas se ven enfrentados a una dura oposición. "Cuando los adultos guardan silencio sobre temas relacionados con el VIH y el SIDA las consecuencias para los niños suelen ser fatales", observa Nils Kastberg, Director Regional del UNICEF para América Latina y el Caribe. "Es absolutamente indispensable contar con servicios de información y prevención orientados a la juventud y éstos deben formar parte de todos nuestros sistemas de educación".

Existe evidencia en el sentido que los nuevos casos de infección se concentran principalmente en los jóvenes. A nivel mundial, los jóvenes entre los 14 y 25 años de edad representan el 45% de las infecciones diagnosticadas en adultos[2]. Según cifras estimativas, el año 2007 se constataron 20.000 nuevos casos de infección de adultos en el Caribe y 140.000 en América Latina[3]. Actualmente, en América Latina y el Caribe 47.000 niños y niñas viven con el VIH y más de 400.000 jóvenes entre las edades de 15 y 24 años han sido diagnosticados VIH positivos. En la región, diariamente se constatan más de 210 muertes relacionadas con el VIH, en tanto que en el Caribe el SIDA continúa siendo una de las principales causas de muerte entre la población adulta.

"A través de mejores programas de educación se podrá potenciar a los jóvenes especialmente a las niñas– a protegerse y prevenir la proliferación del virus", afirma Marcela Suazo, Directora del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) para América Latina y el Caribe. Adicionalmente, enfatizó que la educación sexual contribuirá a sensibilizar a los niños sobre la necesidad de avanzar hacia la igualdad de géneros y a reducir la violencia basada en el género.

Según los estudios, en personas con escasa o ninguna educación el riesgo de infección por VIH aumenta al doble comparado con aquellas que cuentan por lo menos con 5 ó 6 años de educación.

Los Directores Regionales argumentan que la educación sexual integral debe comenzar antes que los jóvenes inicien una vida sexual activa. Asimismo, los programas deben incluir el desarrollo de habilidades para la vida y destrezas de comunicación, como también poner énfasis en los derechos humanos y en el desarrollo de relaciones saludables. Los programas de educación eficientes ayudan a postergar el inicio de la actividad sexual y, en jóvenes sexualmente activos, promueven la adopción de comportamientos seguros y saludables.

Adicionalmente, el sistema educativo debe abordar el manejo del VIH/SIDA en el entorno escolar, asegurando que el derecho del niño a la educación esté garantizado para todos, incluyendo a quienes viven con el virus.

Además del evidente riesgo para los jóvenes que conlleva el virus, los altos niveles de transmisión del VIH se propagan a otros grupos vulnerables, tales como a los trabajadores sexuales y a los hombres que mantienen relaciones homosexuales. "Lamentablemente, estos grupos no están debidamente cubiertos por tratamientos o servicios de prevención contra el VIH", agrega Gottfried Hirnschall, Jefe del Programa de VIH de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El estigma y la discriminación, incluyendo la xenofobia, continúan siendo los mayores obstáculos que enfrentan los programas de prevención orientados a estos grupos.

La reunión de Ministros de Salud y Educación convocada por el gobierno mexicano con el objeto de abordar la educación sexual integral, se realiza en vísperas de la XVII Conferencia Internacional sobre el SIDA.

"La Conferencia sobre el SIDA ofrece una singular oportunidad para examinar nuestros desafíos y destacar el avance logrado en América Latina y el Caribe en respuesta a la pandemia del VIH", afirma Pedro Medrano, Director Regional del Programa Mundial de Alimentos y presidente del Grupo de Directores Regionales de VIH. "Alentamos a los gobiernos y a la sociedad civil de América Latina y el Caribe a compartir con el resto del mundo el progreso alcanzado en la región, particularmente en términos de la ampliación del acceso al tratamiento".

Según informes recientes de las Naciones Unidas, en América Latina y el Caribe el tratamiento antirretroviral ha alcanzado su mayor cobertura en el mundo en desarrollo, beneficiando al 62% de las personas que lo necesitan.

El Grupo de Directores Regionales fue creado el año 2003 con el fin de mejorar la sinergia de las respuestas que ofrecen las Naciones Unidas ante el problema del VIH en América Latina y el Caribe. El grupo está compuesto por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), La Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), la Organización Panamericana para la Salud (OPS/OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el banco Mundial. Todas estas organizaciones son coauspiciadoras con el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA).

Para mayor información, sírvase contactar a:

  • Bárbara Lazcano Oficial de Comunicación para la XVII Conferencia Internacional sobre el SIDA, Centro de Información de las Naciones Unidas, tel. (52 55) 5263 97 21 o 04455 23 31 80 16. Correo electrónico Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , sitio web: www.cinu.org.mx/sida2008
  • Paulo Lyra, Asesor de Comunicación de la OPS, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , tel (52 55) 5263 97 21

[1] Declaración de Compromiso sobre el VIH/SIDA: Cinco años después, Informe del Secretario General de las Naciones Unidas, Marzo de 2006.
[2] ONUSIDA Epidemia Mundial – Actualización 2008
[3] ONUSIDA Epidemia Mundial – Actualización 2008

 

 
Fundación de la OPS
Portal de publicaciones

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.