Skip to content




"... los pueblos indígenas han sido excluidos, explotados, relegados a las tierras más inhóspitas y absorbidos como mano de obra barata en los oficios más arriesgados. La lucha por alcanzar el reconocimiento de sus derechos es todavía muy ardua. (...) La negación permanente de los derechos fundamentales ha conducido a la marginación de la población indígena, que se traduce en índices alarmantes de pobreza, falta de tierra y territorios, bajos salarios, desempleo acentuado, altos índices de analfabetismo, especialmente femenino, deserción escolar y un perfil epidemiológico con una carga alta de enfermedad, discapacidad y muerte prematura, donde predominan las causas prevenibles".
Dra. Mirta Roses Periago, Directora de la OPS

Día Internacional de los Pueblos Indígenas 2008 (9 de agosto)
OPS: Podemos evitar otro patrimonio en extinción

Washington, D. C., 7 de agosto de 2008 (OPS)—El miércoles 14 de mayo del 2008, una noticia ocupó por varias horas un destacado espacio en casi todos los medios de comunicación de los Estados Unidos. El gobierno federal, por medio de su Departamento del Interior, declaraba oficialmente al oso polar 'especie en peligro de extinción'.

La nueva denominación oficial obligaba automáticamente a las autoridades nacionales, estatales y locales la adopción de políticas y programas de protección de los hábitats críticos del oso polar para evitar que finalmente llegue a desaparecer esta especie animal debido, entre otros factores, al deterioro medioambiental y a los cambios climáticos que en los últimos años han diezmado su población.

Gracias a la extraordinaria multiplicación de esta noticia a través de periódicos, emisoras de radio y televisión, y por Internet, pocos rincones de Estados Unidos -en realidad del mundo- quedaron ajenos a la noticia del día sobre esta designación política adoptada al más alto nivel de la administración norteamericana.

Fría recepción

Por contra y hace aproximadamente siete años, otra declaración parecida, pero esta vez relacionada con la nacionalidad indígena zápara (sápara) -autóctona de Ecuador, y también Perú, no pudo lograr la resonancia mediática conseguida por los osos; y mucho menos el correspondiente mandato legal para evitar su extinción, algo que -señalaron expertos- parece mucho más inminente salvo que ocurra un milagro.


Sin maquillajes
Para este líder de la comunidad El Poste, conformada por miembros de la nacionalidad indígena Tzáchila, en Santo Domingo de los Tzáchilas (provincia de Pichincha, Ecuador), los logros políticos alcanzados por esta nacionalidad a nivel provincial no son un asunto de maquillaje. Los Tzáchilas (vulgarmente conocidos como los colorados) son ya la segunda fuerza política en Pichincha. El saber Tzáchila incluye la utilización de más de 200 clases de plantas medicinales. (Fotos de José Carnevali/OPS)

La declaratoria hacia el pueblo zápara como "Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad" promulgada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 2001 era recibida por veteranos antropólogos e historiadores poco más o menos que como un recurso retórico exento de contenido práctico para la acción. Para los záparas de Ecuador y Perú, sin embargo, la nueva designación daba a sus integrantes un soplo vital de validación y oxígeno para continuar luchando por su supervivencia e identidad.

La UNESCO informaba al mundo de que el zápara era un pueblo en inminente peligro de extinción. En el 2001, año de su declaración como "Obra Maestra", el número de záparas siquiera llegaba a totalizar aproximadamente 300 integrantes (200 en Perú y 100 en Ecuador). Otras fuentes estiman que la cifra quizás sea de unos cientos de integrantes más. UNESCO relataba que en ese momento, solo 5 integrantes, con ya más de 70 años de edad, aún hablaban la lengua zápara. (Diversas fuentes estiman que la población de osos polares gira en torno a entre 20.000 y 30.000 ejemplares).

La UNESCO indicaba además que, afincados en una de las regiones del mundo más ricas en biodiversidad y últimos representantes de un importante grupo etnolingüístico en pleno corazón del Amazonas, "(los záparas) han desarrollado una cultura oral rica en conocimientos de su entorno natural, como atestigua la abundancia de su terminología sobre la flora y la fauna y su conocimiento de las plantas medicinales de la selva". Este patrimonio cultural -continuaba UNESCO- "también se expresa a través de mitos, rituales, prácticas artísticas y de su lengua. Esta, que es la depositaria de sus conocimientos y de su tradición oral, representa también la memoria de toda la región".

Equilibrio, armonía e integralidad


Respeto y reciprocidad
Los sistemas e infraestructuras sanitarias de varios países de América Latina están crecientemente incorporando servicios de atención intercultural, incluyendo centros donde la oferta de salud incluye la posibilidad de ser atendido de acuerdo a prácticas y tradiciones milenarias. En imagen, el exterior del consultorio de medicina tradicional (Jambi- Huasi, o Casa de Salud), integrado en el Área de Salud 19 del distrito de Guamaní, al sur de Quito, Ecuador.

La referencia del organismo mundial afirmaba también que cuatro siglos de historia han diezmado a este pueblo luego de haber sido marcado por conquista española, esclavitud, epidemias, conversiones forzosas, guerras o deforestación. (Todo ello, ciertamente, no es una realidad que solo haya acontecido sobre la nacionalidad zápara, recordaron oficiales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Tampoco es algo único de Ecuador o Perú).

La conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas 2008, este 9 de agosto, a la que apoya y se une la OPS, es siempre un referente adecuado de los avatares históricos por los que han atravesado estos pueblos y nacionalidades.

En contraste con cómo y cuándo comenzó a disminuir la población de osos polares -algo muy reciente comparativamente hablando- la historia del diezmo y virtual desaparición de pueblos como el zápara y de millones de nativos en las Américas comenzó propiamente a finales del siglo XV con la llegada de los españoles. Pasados 516 años, la OPS estima en estos momentos que entre 45 y 50 millones de indígenas pertenecientes a más de 600 pueblos diferentes (todavía) forman hoy parte de la población de 24 países de las Américas.

Se trata de pueblos con rasgos e identidad histórica y política propios. Sus integrantes han desarrollado y mantenido un conjunto de prácticas y conocimientos complejos y muy bien estructurados, sobre el cuerpo humano, la convivencia con los demás seres humanos, con la naturaleza y con los seres espirituales. Su fuerza y capacidad de supervivencia a lo largo de los últimos siglos se debe en buena medida, según la OPS, a la eficacia de sus sistemas de salud tradicionales, con un 'eje conceptual' o cosmovisión basada en el equilibrio, la armonía y la integralidad. Esta cosmovisión es necesaria para lo que en los pueblos andinos y amazónicos, y particularmente en Ecuador, se conoce como el principio de Sumak Kausay (que en lengua Quichua se aproxima a un significado parecido a 'buen vivir' o 'vivir bien').

Nueva aproximación histórica


Otra medicina, una misma salud
Mucha de la fuerza y capacidad de sobrevivencia de los pueblos indígenas se debe a la eficacia de sus sistemas de salud tradicionales, cuyo eje conceptual (o cosmovisión) se basa en el equilibrio, la armonía y la integralidad.

El organismo internacional de salud pública de las Américas hoy defiende lo que la OPS denomina abiertamente como "una nueva aproximación a la historia". El término hace referencia a una perspectiva integral y a un enfoque de interculturalidad con el que se deben de abordar las necesidades de salud y bienestar de los pueblos indígenas.

La Asesora Regional de la Iniciativa de Salud de los Pueblos Indígenas de la OPS, Dra. Rocío Rojas, con sede en Ecuador, considera que la búsqueda de estrategias conjuntas para el abordaje del nexo salud-enfermedad implica una reconceptualización de las prácticas de "los otros" y el encuentro de dos o más visiones sobre posibles soluciones a problemas de salud que parten de marcos contextuales distintos. En Ecuador, Bolivia, Perú y otros países con fuertes censos de población indígena, los enfoques de interculturalidad en salud están progresivamente siendo implementados al interior de los sistemas de salud. Pero los índices de prevalencia de enfermedad de las poblaciones indígenas respecto a las no indígenas siguen comportando altos grados de olvido e inequidad.

La OPS recuerda con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas 2008 que "los procesos históricos pasados y recientes en la Región han determinado que entre las diferentes culturas exista una gama de relaciones que, en la mayoría de las sociedades, se dan en condiciones de asimetría, subordinación y conflicto".

Estudios e informes elaborados por la organización hemisférica reiteran en sus conclusiones que la mayoría de los 45 millones de indígenas en las Américas vive una creciente inequidad en salud y acceso a servicios sanitarios básicos. El Dr. José Luis Di Fabio, Gerente del Área de Tecnología y Prestación de Servicios de Salud, de la OPS, explica por ejemplo que el analfabetismo, el desempleo, la falta de tierra y territorio, las altas tasas de morbilidad y mortalidad por causas evitables, y las limitaciones en el acceso y utilización de servicios básicos de salud, educación, vivienda y otros, "son problemas que afectan todavía a la mayoría de las comunidades indígenas e influyen en su calidad de vida y salud".

"Mínimos resultados"

El Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo (1995-2004) fue proclamado por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1993 con el objetivo y compromiso de fortalecer la cooperación internacional para contribuir a la solución de los problemas que afectan a los pueblos indígenas en áreas tales como derechos humanos, medio ambiente, desarrollo, educación y salud.


Pluralidad
Entre 45 y 50 millones de indígenas pertenecientes a más de 600 pueblos diferentes forman parte de la población de 24 países de las Américas y constituyen la base sobre la cual se edifica la pluralidad de las sociedades multiculturales, multiétnicas y multilingües de la Región.

Una vez expirados los 10 años y en la evaluación sobre sus avances en salud, la OPS concluyó afirmando que los resultados del mismo fueron "mínimos" y que los más graves problemas seguían "aún sin resolverse". Pero la OPS indica que es importante destacar también que luego de esos 10 años ya "existen los elementos necesarios para señalar avances, tal vez menores que los esperados o deseados, pero muy relevantes en el mejor abordaje de la salud de los pueblos indígenas".

El 22 de diciembre del 2004, la Asamblea General adoptó otra nueva resolución (la 59/174) que proclamaba un Segundo Decenio Internacional (2005-2015) de los Pueblos Indígenas del Mundo, que se hacía eco de la "profunda preocupación por los precarios niveles de desarrollo económico y social" que afectan a los indígenas en muchas partes del mundo en comparación con la población en general.

"No ha sido fácil pasar de la constatación, tal vez un poco abstracta, de que existe un otro diferente, con necesidades, pensamientos y prácticas diferentes, a la experiencia de tomar a ese otro como un interlocutor válido, un sujeto con el cual es posible y necesario dialogar, por el elemental hecho de que de lo que se está hablando es de su propia salud y de su propia vida", subraya la Dra. Rojas.

Para oficiales de la OPS, muchos de esos 'otros', incluidos los záparas en Perú y Ecuador, lograrían evitar su extinción definitiva si en las Américas y en todo el mundo se alcanza un mayor grado de sincronización entre lo que se dice y entre lo que se hace. Ya sea en lo que concierne al mundo animal y ojala que también respecto de lo humano.

 Información adicional

Libro de la OPS:
Crecer Sanitos
Estrategias, metodologías, e instrumentos para investigar y comprender la salud de los niños indígenas.
( PDF, 1.07MB)
Fact Sheet: Gender, Equity and Indigenous Women's Health in the Americas (en Inglés).
( PDF, 31.6KB)

 Presentaciones

Buzos Miskito de Gracias a Dios, Honduras
( PowerPoint, 9.12MB)

Equidad, Género y la Salud de las Mujeres Indígenas en las Américas
( PowerPoint, 1.08MB)

Misión Técnica - BUZOS MISKITO
Gracias a Dios, Honduras
( PowerPoint, 5.90MB)

 Otros Documentos

Iniciativa Salud de los Pueblos Indígenas
Lineamientos estratégicos y plan de acción 2003-2007.
( MS Word, 182KB)
Derechos humanos y discapacidad entre los pueblos indígenas.
( MS Word, 1.55MB)

 Enlaces de interés

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.