Skip to content


El dengue continúa siendo una enfermedad frecuente en el continente americano. Entre 2000 y 2009 se registraron 6,5 millones de casos en más de cuarenta países (PAHO 2009), la mayoría en el Cono Sur (gráfica 1). El riesgo de que ocurran las variedades graves de la enfermedad es grande ya que en las Américas circulan los cuatro serotipos del virus causante de la enfermedad. El dengue tiene un importante impacto económico en los países como se ha observado en investigaciones realizadas en algunos países de nuestro continente y de Asia (Balza y Lareal, 2006; Suaya et. al., 2009).

Una de las condiciones determinantes del aumento de la frecuencia del dengue en la región es la urbanización no controlada ni planificada, que genera la aparición de grandes cinturones de pobreza, condiciones críticas de hacinamiento, carencia de servicios básicos, escasez de recursos energéticos y deficiencias en los sistemas de agua y de recolección de basura. Los neumáticos inservibles sin un destino, y los recipientes plásticos no biodegradables (que llenan las comunidades y los vertederos a cielo abierto) son criaderos potenciales del vector. El vector transmisor del virus del dengue se ha expandido y se ha puesto en contacto con un mayor grupo de población humana a medida que las ciudades en climas tropicales han crecido de manera desordenada.  

En nuestro continente se ha venido abordando este problema de salud pública con un modelo participativo que incorpora seis componentes claves para su prevención y control: epidemiología, entomología, atención del paciente, laboratorio, comunicación social y medio ambiente: la Estrategia de Gestión Integrada EGI - Dengue (San Martín et. al., 2007).

Impactar positivamente en la prevención y control del dengue en nuestro continente requiere del establecimiento de acciones concertadas y de políticas públicas que favorezcan el reordenamiento del medio ambiente y que además incidan en los macrofactores causantes del dengue: la urbanización no planificada, el calentamiento global, el crecimiento demográfico, las migraciones, viajes y el turismo, las condiciones sanitarias inadecuadas, el deterioro en la infraestructura de salud pública.

 

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.