Skip to content



¿Cuál es el problema? Exposición al mercurio

La exposición al mercurio afecta el sistema inmunitario, altera los sistemas enzimáticos y genéticos y genera daños en el sistema nervioso, incluso en la coordinación y los sentidos del tacto, el gusto y la visión (1). El metilmercurio es la forma más tóxica del mercurio. La exposición al metilmercurio ocurre principalmente a través del consumo de peces y fauna silvestre contaminados que son del nivel más alto de la cadena alimenticia (2).

De la Investigación a la práctica: Investigación de ecosistemas para caracterizar las rutas de exposición al metilmercurio en la Amazonía

 

El aumento regional de la concentración de mercurio en los peces se atribuía a la descarga de mercurio proveniente de operaciones mineras locales. Sin embargo, un extenso estudio llevado a cabo durante tres años (del 1994 hasta 1997) en la cuenca hídrica del río Tapajós, aportó nuevos conocimientos sobre el origen del metilmercurio (3). En este estudio se demostró que el mercurio proveniente de las operaciones mineras constituye apenas un pequeño porcentaje del total de mercurio que se encontraba en el río (4).

 

Como cualquier elemento químico, el mercurio existe naturalmente en la Tierra y tras muchos años, el último depósito de mercurio se encuentra en los sedimentos de los océanos y lagos (5). Los investigadores vincularon las altas concentraciones del mercurio con el inicio de la práctica agrícola de “tala y quema”, hoy en día una practica común en la Amazonía. Como consecuencia de la tala, los taladores y los agricultores que practican “tala y quema” desentierran los depósitos naturales de mercurio ligados al suelo. Subsecuentemente la lluvia deposita estos suelos con altos niveles de mercurio en aguas locales donde el mercurio se convierte en metilmercurio (la forma que se absorbe fácilmente por los peces y los humanos).

Los investigadores establecieron una relación estrecha con la comunidad para educarla acerca de los riesgos del consumo de diferentes especies de peces y de la variación de la concentración de metilmercurio de acuerdo al tipo de pez. Los residentes locales también empezaron a modificar sus métodos agrícolas. En una iniciativa llevada a cabo en conjunto con los investigadores, los pequeños agricultores identificaron los cultivos que podrían mejorar sus dietas y reducir el consumo de mercurio (6). Los investigadores también trabajaron con los pescadores locales para identificar las zonas del río que tenían niveles bajos de mercurio y por lo tanto serían las más seguras para pescar.

Estas intervenciones basadas en la evidencia científica y llevadas a cabo en colaboración con la comunidad local han producido resultados concretos: del 1995 hasta ahora, los niveles de mercurio en la población local han disminuido de manera significativa (7).

El Paso Siguiente: Investigación de la salud de los ecosistemas y sus vínculos a la salud humana

Investigaciones que analizan los vínculos entre la salud de los ecosistemas y la salud humana son imprescindibles para entender los determinantes ambientales de las enfermedades humanas. El rápido desarrollo económico y urbanización en la región de America Latina y el Caribe están exacerbando una multitud de amenazas de salud ambiental emergentes y re-emergentes. La Organización Mundial de la Salud estima que 13 millones de muertes se podrían prevenir cada año con estableciendo un medio ambiente más saludable (8).

Para mas información sobre la salud ambiental visite la página web del programa de Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental de la OPS

Más en: www.paho.org/portalinvestigacion/estudiosdecaso

Referencias:

(1) Edna M Yokoo, Joaquim G Valente, Lynn Grattan, Sérgio Luís Schmidt, Illeane Platt and Ellen K Silbergeld. 2003. Low level methylmercury exposure affects neuropsychological function in adults.Environmental Health: A Global Access Science Source 2:8.

(2) USGS Factsheet.

(3) IDRC Research Program Case Studies.

(4) René Canuel, Marc Lucotte and Sylvie Boucher de Grosbois. 2009. Mercury cycling and human health concerns in remote ecosystems in the <?xml:namespace> Americas. S.A.P.I.EN.S, 2.1. Link

(5) Wheeler, M. 1996. Measuring Mercury. Environmental Health Perspectives 104:8. Link.   

(6) Lebel, J. 2005. Salud: um enfoque ecosistémico. Bogotá: Alfaomega.

(7) Ibid.

(8) Salud Ambiental-OMS

 

 

 

 

 

 

Última actualización el Viernes 13 de Junio de 2014 07:33

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.