Skip to content



Los habitantes de la zona fronteriza tienen dos o tres veces más probabilidades de padecer diabetes, pero pocos saben que sufren la enfermedad, según una edición especial de la Revista Panamericana de Salud Pública

Washington, D.C., 21 de octubre del 2010 (OPS) — De cada tres personas diagnosticadas con diabetes en la frontera entre México y los Estados Unidos, una cuarta persona padece la enfermedad pero no lo sabe, por lo que tiene un mayor riesgo de sufrir cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, ceguera, insuficiencia renal y amputaciones, según estudios publicados en el último número de la Revista Panamericana de Salud Pública.

Diabetes en El Paso 

La prevalencia de diabetes tipo 2 es entre dos y tres veces mayor en la zona fronteriza que en el resto de los Estados Unidos y México. Se calcula que 15,7% de los adultos que viven a lo largo de la frontera —es decir, cerca de 1,2 millones de personas— tienen diabetes; esta cifra es considerablemente superior a las tasas de prevalencia a escala nacional en los dos países, que se ubican en 8,2% en México y 5,2% en los Estados Unidos.

Además, 14% de los adultos que viven en la frontera —es decir, cerca de un millón de personas— están en fase prediabética y unas 300.000 personas de la zona desconocen que sufren la enfermedad.

Estos resultados se dieron a conocer en un número especial de la Revista Panamericana de Salud Pública, publicación científica arbitrada de la OPS. En este número especial se presentan los resultados del Proyecto de Prevención y Control de la Diabetes en la Frontera México-Estados Unidos, una iniciativa binacional de investigación coordinada por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS). La iniciativa cuenta con la colaboración de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), la Secretaría de Salud de México y las fundaciones Paso del Norte y California Endowment.

“La diabetes tipo 2 es uno de los problemas de salud pública más importantes y difíciles que enfrentan México y los Estados Unidos”, señala la doctora María Teresa Cerqueira, jefa de la Oficina de la OPS para la Frontera México-Estados Unidos. Cerqueira, que formó parte del grupo de investigadores que dirigió el proyecto, agrega: “Considerando las tendencias de las enfermedades crónicas a lo largo de la frontera entre México y los Estados Unidos, ello puede considerarse apenas la punta del iceberg”.

Los resultados se basan en datos recopilados entre los años 2001 y 2002 en 16 condados de los Estados Unidos y 28 municipios de México. Los datos muestran que 70% de la población fronteriza que padece diabetes tiene exceso de peso o es obesa y solo 30% realiza actividad física con regularidad. Aparentemente, el proceso de asimilación trae como consecuencia una reducción en el consumo de frutas y verduras, pero también genera una mayor conciencia sobre la importancia de incorporar hábitos saludables —y actividad física, en particular— en el modo de vida.

Los estudios también revelan que las personas de ascendencia mexicana —en ambos lados de la frontera— tienen mayores probabilidades de padecer diabetes sin saberlo. Igual ocurre con las personas que no disponen de un seguro de salud o no tienen acceso a servicios de salud.

“De nuestro estudio se infiere que los responsables de las políticas de salud pública deben hacer todo lo posible para aumentar el acceso a la atención preventiva relacionada con la diabetes”, dijo el doctor Xuanping Zhang, experto en diabetes de los CDC y autor principal de uno de los estudios. “También debemos mejorar los servicios de atención preventiva… Las personas, las comunidades, los proveedores del sector de salud pública y los sistemas de atención sanitaria deben colaborar para encontrar una manera de prevenir la diabetes, por ejemplo, haciendo que la atención preventiva sea más accesible, asequible, sostenible y atractiva.”

Entre otros resultados importantes del proyecto se encuentran los siguientes:

  • Existe una relación inversamente proporcional entre la diabetes y los niveles socioeconómicos y de escolaridad.
  • Casi 48% de los diabéticos sufren de hipertensión, pero solo uno de cada cuatro recibe tratamiento para controlarla.
  • Cerca de 61% de las personas que viven en la frontera a las que se les ha diagnosticado diabetes tienen cuando menos un pariente consanguíneo que también padece la enfermedad. Esto confirma que los antecedentes familiares constituyen un importante factor de riesgo.
  • La obesidad parece ser un factor clave en las altas tasas de diabetes en la frontera: más de un tercio de los habitantes de la zona son obesos. En términos generales, las personas obesas tienen 2,5 veces más probabilidades de padecer diabetes que las personas de peso normal.

De acuerdo con los resultados del proyecto, la prevalencia de diabetes no diagnosticada en los habitantes estadounidenses de la frontera es inferior a la prevalencia registrada en la población estadounidense diabética general (15% frente a 30%, respectivamente). Para los investigadores, esto puede deberse a que los proveedores de atención sanitaria de los Estados Unidos están más concientes de que los hispanos de ese país tienen un mayor riesgo de padecer diabetes que la población blanca no hispana.

El proyecto de diabetes en la frontera es la primera iniciativa de investigación en la cual se considera la frontera como una unidad epidemiológica única. Los investigadores señalan que los condados y los municipios de ambos lados de la frontera comparten más semejanzas ambientales, culturales y de conducta entre sí que con otros condados y municipios de sus respectivos países.

"En la población fronteriza hay mitos culturales profundamente arraigados. Con frecuencia se oyen expresiones como ‘la diabetes es inevitable; mis padres o mis abuelos tuvieron diabetes tipo 2 y ahora la tengo yo’ ”, indica la doctora Cerqueira. “Esta actitud es consecuencia de falta de conocimiento acerca de qué causa la diabetes tipo 2, cómo puede prevenirse y cuáles son los factores de riesgo.”

En el proyecto de diabetes en la frontera entre México y los Estados Unidos participaron más de 130 instituciones de ambos países. El proyecto brinda “un ejemplo perfecto de una asociación binacional exitosa, cuyas actividades condujeron a la determinación de la prevalencia de diabetes, la identificación de los factores de riesgo y el establecimiento de un programa viable de prevención y control de la diabetes, capaz de responder a las necesidades específicas de la población de la frontera”, señala la directora de la OPS, la doctora Mirta Roses, en un editorial del número especial de la Revista Panamericana de Salud Pública.

“Los resultados del estudio confirman que se necesita reforzar las actividades binacionales y transfronterizas para controlar las enfermedades crónicas no transmisibles y, en especial, sus factores de riesgo, concretamente la inactividad física, los regímenes alimentarios poco saludables, el sobrepeso y la obesidad”, indica la doctora Cerqueira.

La Organización Panamericana de la Salud, fundada en 1902, colabora con todos los países de la Región de las Américas para mejorar la salud y la calidad de vida de sus habitantes. Sirve como Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La Oficina de la OPS para Frontera México - Estados Unidos se estableció en 1942 con el fin de facilitar y promover la colaboración fronteriza con instituciones y entidades binacionales públicas y privadas que trabajan en pro de la salud de la población fronteriza.

Si desea más información acerca de la Revista Panamericana de Salud Pública visite http://www.paho.org/journal

Si desea más información acerca del Proyecto de Prevención y Control de la Diabetes en la Frontera México-Estados Unidos, visite http:/www.paho.org/fep/diabetes

Nota especial:

La Revista Panamericana de Salud Pública presenta su nuevo sitio web

El número especial de la Revista Panamericana de Pública correspondiente a septiembre del 2010 se presenta en un sitio web rediseñado (http://www.paho.org/journal) en el cual se usan novedosas herramientas que permiten la interacción y el diálogo con los lectores por medio de redes participativas y colaborativas.

Cada artículo de este número especial incluye materiales multimedios complementarios como entrevistas con los autores, fotos y videos.

El equipo editorial de la revista promueve un diálogo permanente con los usuarios del sitio web en el idioma de su preferencia (inglés, portugués o español) y los invita a enviar sus comentarios.

Siga las novedades de la Revista Panamericana de Salud Pública en su:

Y reciba actualizaciones vía RSS:


Si desea más información, sírvase comunicarse con las siguientes personas: Donna Eberwine-Villagrán, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , especialista en Medios y Comunicación, OPS/OMS, tel: +1 202 974 3122, fax: +1 202 974 3143, www.paho.org; o Lorely Ambriz, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , asesora en Comunicación y Gestión de Conocimientos, Oficina de la OPS para la Frontera México-Estados Unidos, tel: +1 915 845-5950, ext. 2523, celular: +1 915 449-3040, fax: +1 915 845-4361, www.borderinfo.org  / www.fep.paho.org.    

Última actualización el Jueves 21 de Octubre de 2010 10:20

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.