Skip to content



Las estrategias poblacionales y de alto riesgo son complementarias y necesarias con el objeto de disminuir la frecuencia de enfermedades cardiovasculares. Además, el manejo de estas enfermedades, en particular el tratamiento de la hipertensión, constituye un componente importante en la estrategia integral de respuesta a este problema. La hipertensión representa un factor de riesgo de cardiopatía con una alta prevalencia en las Américas y en el mundo. El riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares aumenta a medida que aumenta la presión arterial y existen datos científicos que indican que incluso una pequeña disminución de la presión arterial reduce el riesgo de aparición de un accidente cardiovascular. Por consiguiente, se aconseja a las personas que presentan algún nivel de riesgo cardiovascular que introduzcan en su estilo de vida las modificaciones saludables que tienen como resultado una disminución de la presión arterial. La farmacoterapia puede ser necesaria en el manejo de las enfermedades cardiovasculares; sin embargo, los cambios en el estilo de vida aportan considerables ventajas cardiovasculares. A continuación se enumeran varias modificaciones que ayudarán a todas las personas a prevenir y tratar las enfermedades cardiovasculares, incluida la hipertensión:

• la pérdida de peso;
• el abandono del tabaquismo;
• el incremento de la actividad física;
• la moderación del consumo de alcohol;
• el aumento de la ingesta de frutas frescas y verduras;
• la disminución de la ingesta de grasas saturadas; y
• la disminución de la ingesta de sodio.

Última actualización el Jueves 06 de Enero de 2011 06:51

Useful Links

Cardiosource
Cardiosource en español
CardioSmart
National Alliance for Hispanic Health

 

 

 

 

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.