Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes


El número de casos de cólera y de defunciones siguen aumentando en Haití

Brote de cólera en Haití
Jon Andrus
Director Adjunto
Organización Panamericana de la Salud
2 de noviembre del 2010

Como se había previsto, el número de casos de cólera y de defunciones siguen aumentando en Haití. Según las últimas cifras proporcionadas por el Ministerio de Salud, se han registrado más de 4700 casos y 337 defunciones.

Se han confirmado casos en tres provincias, entre ellas las de Artibonite Central y Occidental. Se están investigando los casos presuntos registrados en otras provincias, en particular las del Norte, Noroeste, y Nordeste.

En estos momentos no importa tanto conocer la cifra concreta de casos cuanto el lugar donde se están produciendo —su distribución geográfica— para que puedan dirigirse las intervenciones hacia las comunidades que las necesitan.

La tasa de letalidad notificada entre los pacientes hospitalizados va del 2% al 6,8%.

Aunque la tasa de letalidad parece estar mejorando desde nuestra última notificación al respecto — cuando era del 9%— es superior a lo previsto, lo cual se debe principalmente a los obstáculos geográficos y logísticos que entorpecen el acceso a los servicios de salud. En pocas palabras: muchos pacientes llegan a los establecimientos de salud demasiado tarde para recibir el tratamiento que les podría haber salvado la vida.

Es muy importante vigilar la tasa de letalidad para volver a centrarse y dar prioridad a la capacitación del personal de salud, y dar prioridad asimismo al apoyo a las familias y la comunidad. A medida que mejoren la prevención y las prácticas terapéuticas, deberían seguir disminuyendo las tasas de mortalidad.

Con ese fin, el Ministerio de Salud ha preparado mensajes sanitarios y de higiene en creole, que se han difundido al pblico. Se centran en el lavado de las manos, medidas adecuadas de higiene y saneamiento tales como el manejo adecuado de las heces humanas y la basura, la potabilización del agua hirviéndola o mediante comprimidos de cloración, y el consumo exclusivo de alimentos cocinados o pelados.

Estos mensajes también describen el modo de preparar sales de rehidratación oral, de atender a los pacientes con cólera de forma segura en el hogar y de reconocer el momento de trasladarlos a un establecimiento de salud.

Si se aplican correctamente, todas esas medidas son eficaces para prevenir la propagación de la infección y las defunciones.

Disponemos ahora de datos sobre la distribución de edades de los pacientes hospitalizados, al menos en el Departamento más afectado, Artibonite. Entre el 20 y el 28 de octubre, el 88% de los pacientes hospitalizados tenían 5 o más años de edad, lo que significa que sólo el 12% tenía menos de 5 años.

Además, tenemos informaciones según las cuales aproximadamente la mitad de las defunciones se registran sin que los pacientes hayan llegado a estar hospitalizados. Se producen en las propias comunidades y vecindarios.

La respuesta de las Naciones Unidas se coordina a través de varios grupos de acción: salud, comunicación, agua, saneamiento e higiene, logística, educación y protección, con el apoyo de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Como jefe del Grupo de Acción Sanitaria, la OPS tiene la responsabilidad de conseguir que la coordinación de los organismos y las organizaciones que prestan servicios de salud en Haití sea lo más eficaz posible y esté adecuadamente gestionada.

Muchos países y organizaciones participan en estos esfuerzos, en particular los Estados Unidos de América, la Argentina, el Brasil, el Canadá, Cuba, España, Israel, el Perú, el Ecuador, México, Francia, el Japón y la República Dominicana, entre otros.

Muchas organizaciones no gubernamentales (ONG), intervienen activamente en la respuesta, en particular la Cruz Roja, Médicos sin Fronteras y Partners in Health.

El Ministerio de Salud de Haití ha pedido a esos asociados que preparen un plan de trabajo para no menos de 6 meses en que se describan su respuesta y las aportaciones al control del brote.

El Ministerio ha pedido a los asociados que otorguen máxima prioridad al establecimiento de campamentos para desplazados internos, dado que sus condiciones de vida los hacen especialmente vulnerables.

Uno de los aspectos a los que la OPS presta más atención es el aumento de la vigilancia de las enfermedades infecciosas en esos campamentos, así como en el conjunto del país.

No podemos pasar por alto a las poblaciones vulnerables que no viven en esos campamentos de reubicación y carecen de acceso a agua potable. La respuesta tiene que ser integral.

Una nueva prioridad máxima ahora para todos nosotros es que nos preparemos para la tormenta tropical Tomás. Hemos recibido informes según los cuales la tormenta ya ha afectado gravemente a Santa Lucía, provocando aluviones de barro y causando importantes daños a los sistemas de abastecimiento de agua de la isla.

Si la tormenta llega a Haití, es obvio que la situación, ya difícil, empeorará aún más. El cólera se transmite principalmente a través del agua contaminada, y cualquier perturbación adicional del abastecimiento de agua aumentará el riesgo de cólera y de otras enfermedades diarreicas transmitidas por el agua.

Si a las malas condiciones sanitarias de muchas zonas se suman las enormes cantidades de lluvia que pueda descargar el huracán y las posibles inundaciones que cause, es muy probable que se acelere la propagación de la infección y que el número de casos general aumente antes y más deprisa.

A petición del Gobierno de Haití, los equipos de la OPS están actualmente visitando los hospitales y los centros de tratamiento del cólera para determinar su preparación para la tormenta y para proporcionar los materiales o suministros médicos adicionales necesarios, o incluso impartir capacitación.

La OPS está cartografiando las ubicaciones y la capacidad operativa de esos establecimientos, y la disponibilidad de planes de contingencia para la tormenta, que pueden prever el traslado de los pacientes a ubicaciones seguras, si es necesario.

Se han tomado ya muchas precauciones, pero queda mucho trabajo pendiente.

Como mencioné en mi última sesión de información, la estrategia elaborada por el Ministerio de Salud de Haití para orientar la respuesta se centra en tres líneas de acción: primero, proteger a las familias al nivel de la comunidad; segundo, fortalecer los centros de atención primaria de salud; y por último, establecer centros de tratamiento del cólera (CTC) y reforzar los hospitales para el tratamiento de los casos graves.

Desde el comienzo del brote, la OPS ha distribuido más de 3500 litros de líquidos intravenosos, más de 64 000 sobres de sales de rehidratación oral, y más de 180 000 comprimidos antibióticos para tratar a los pacientes que sufren la enfermedad.

Esos suministros han sido distribuidos por PROMESS, el depósito administrado por la OPS en Puerto Príncipe, cercano al aeropuerto, del que procede la mayor parte de los medicamentos esenciales y los suministros médicos distribuidos en Haití.

PROMESS distribuye sus existencias de forma gratuita o a precio de costo a los establecimientos hospitalarios y de salud de todo el país, muchos de ellos dotados de personal de organizaciones internacionales no gubernamentales. En estos momentos hay equipos de la Argentina y el Brasil, que prestan ayuda al personal de PROMESS ante los problemas logísticos que plantea el brote.

Colaborando con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) y otros expertos, la OPS ha actualizado las directrices sobre antibióticos y el tratamiento del cólera en Haití. El antibiótico de primera línea recomendado para los adultos es la doxiciclina. Para los niños y las embarazadas se recomienda la eritromicina y la azitromicina.

Acabo aquí, y responderé ahora a sus preguntas. Muchas gracias.

 
Subsidios
Portal de publicaciones

Oficinas de país

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.