Skip to content

Bookmark and Share



Los resultados de estudios publicados en un suplemento especial de The Pediatric Infectious Disease Journal demuestran la importante repercusión de la vacuna antirrotavírica para reducir las enfermedades diarreicas de la niñez en todo el mundo.  

Seattle, 20 de enero del 2011.  Los resultados de estudios publicados en el suplemento especial de enero del 2011 de The Pediatric Infectious Disease Journal demuestran el efecto considerable de las vacunas antirrotavíricas en la salud de los niños tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo que han introducido estas vacunas. En el suplemento denominado “Real World Impact of Rotavirus Vaccination” [las repercusiones en el mundo real de la vacunación antirrotavírica] se resumen los datos sobre la notable y veloz disminución del número de niños hospitalizados a causa de infección por rotavirus en los países que incluyen las vacunas antirrotavíricas como parte de su programa ordinario de vacunación.  

La diarrea es una de las dos causas principales de muerte en menores de 5 años de edad en todo el mundo y el rotavirus es la principal causa de enfermedad diarreica grave en los niños. Cada año, la diarrea por rotavirus se cobra la vida de más de 500.000 menores de 5 años de edad y es la causa de la hospitalización de millones más.  

“Estos estudios se suman al cúmulo cada vez mayor de pruebas científicas que indica que las vacunas antirrotavíricas son inocuas, eficaces y, lo que es más importante, que salvan la vida de niños” dijo la doctora Anne Schuchat, Directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC).  

“Lamentablemente, demasiados niños en todo el mundo se enferman gravemente o mueren a causa de esta enfermedad prevenible. Debemos seguir ampliando nuestros esfuerzos para lograr que los niños en todo el mundo tengan acceso a estas vacunas.” 

En el 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que todos los países incluyeran las vacunas antirrotavíricas en sus programas nacionales de vacunación. La vacunación contra el rotavirus es un componente fundamental de un enfoque coordinado para abordar la diarrea grave y mortal. La prevención y el tratamiento de la diarrea también incluyen la rehidratación oral, la lactancia materna exclusiva, el tratamiento con cinc y una mejor higiene y saneamiento. A pesar de que la mayoría de los niños del mundo contraerá el rotavirus antes del tercer año de vida, los niños de los países en desarrollo mueren más a menudo a causa de diarrea grave por rotavirus porque el tratamiento para las infecciones graves muchas veces es limitado o está fuera del alcance. 

"Las vacunas antirrotavíricas tienen un potencial enorme para salvar vidas y es lamentable que no estén más ampliamente al alcance de los niños que más las necesitan” dijo Helen Evans, gerenta general interina de la Alianza GAVI. “Tenemos que hacer llegar urgentemente estas vacunas que salvan vidas a los niños de los países en desarrollo.” La Alianza GAVI se ha comprometido a brindar apoyo a la introducción de vacunas antirrotavíricas en al menos 40 de los países más pobres del mundo para el 2015. La Alianza está intentando recaudar aproximadamente $4.000 millones de dólares estadounidenses de donantes para financiar la compra de las vacunas y para otras intervenciones que pueden salvar vidas. 

Algunos de los aspectos destacados de los resultados publicados en este suplemento sobre la vacunación antirrotavírica que demuestran el efecto medible y notable de las vacunas antirrotavíricas sobre la salud de niños tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo son:  

·         En los Estados Unidos, hubo una importante reducción de entre 58 y 86% de las hospitalizaciones relacionadas con la infección por rotavirus en los tres años transcurridos desde la introducción de estas vacunas en julio del 2006. 

  • En Australia, donde se introdujo la vacuna antirrotavírica en julio del 2007, hubo una sorprendente reducción de entre 89 y 94% de las hospitalizaciones relacionadas con infección por rotavirus en menores de 5 años de edad que vivían en Queensland en los dos años posteriores a la introducción de esta vacuna.  
  • En El Salvador, las tasas de hospitalización por infección rotavírica en menores de 5 años de edad descendió enormemente, entre 69 y 81%, en los dos años y medio posteriores a la introducción de la vacuna antirrotavírica en octubre del 2006.  
  • En México, donde se introdujo la vacuna antirrotavírica en mayo del 2007, se registró una disminución de 40% en las hospitalizaciones relacionadas con diarrea en menores de 5 años de edad durante la temporada de rotavirus en el 2009.

"La decisión de la OPS de priorizar la inversión en las vacunas antirrotavíricas está dando resultado para nuestros niños”, manifestó el doctor Jon K. Andrus, Director Adjunto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), al celebrar el importante efecto demostrado en los países latinoamericanos. “Las pruebas son contundentes: la vacunación contra el rotavirus es una de las mejores maneras de evitar que millones de niños padezcan diarrea grave y, a menudo, mueran por esta causa.”

Los estudios también indican que ha habido reducciones importantes de la enfermedad por rotavirus en los niños mayores sin vacunar, lo que indica que la vacunación puede limitar la transmisión vírica en general y, de ese modo, proteger indirectamente a una población más amplia. Ese fenómeno, conocido como “inmunidad colectiva”, deberá ser objeto de estudio.  

“Dondequiera que miremos, tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo, observamos una reducción rápida y notable de las infecciones rotavíricas tras el despliegue de la vacuna” señaló el doctor John Wecker, Director del Programa Mundial de Acceso y Entrega de Vacunas del PATH. “A menudo se necesitan años para documentar la eficacia de una vacuna; en el caso del rotavirus, ha habido una repercusión inmediata notable, que debería hacer que los encargados de adoptar las decisiones y los donantes apoyen y ejecuten la recomendación de la OMS de introducir las vacunas antirrotavíricas hoy.” 

Además de documentar el considerable valor de la vacunación antirrotavírica para la salud, en este suplemento, publicado en enero del 2011, también se examinan los cambios que se han producido en la duración y la época de la temporada de rotavirus, y en la variación de las cepas tras la introducción de la vacuna antirrotavírica. Se deben realizar estudios epidemiológicos a más largo plazo para evaluar si la vacuna antirrotavírica puede influir en estos cambios y en qué medida puede hacerlo.

Para ver los artículos, diríjase a http://journals.lww.com/pidj /toc/2011/01001. Para ver antecedentes sobre el rotavirus y la enfermedad diarreica, consulte www.rotavirusvaccine.org y www.defeatDD.org. Para antecedentes sobre el apoyo de la Alianza GAVI a la introducción de vacunas antirrotavíricas, consulte www.gavialliance.org.

Contactos

  • PATH: Candace Rosen, +1.202.431.9437, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
  • CDC:  Dr. Manish Patel, +1.404.639.2343, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
  • Alianza GAVI: Ariane Leroy, +41.22.909.6521, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
  • OPS: Dan Epstein, +1.202.974.3459, Esta dirección electrónica está protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla  
Última actualización el Miércoles 26 de Enero de 2011 09:25

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.