Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content


Los países de Amér...
Ante la potencial in...
El Mes de sensibiliz...
Lavarse las manos co...
La fiebre chikunguny...
Play
Los países de Amér...
slide 0
slide 1
slide 2
slide 3
slide 4

Destacados

Las noticias más recientes


La respuesta al cólera en Belle Fontaine, Haití

Texto y fotografías por Nyka Alexander

A medida que la epidemia de cólera se desvanece en las ciudades haitianas, las zonas rurales, especialmente las que son difíciles de alcanzar, son donde ahora las personas son más vulnerables. Esta historia es acerca de la respuesta en una de estas comunidades.

Aerial viewLa pequeña ciudad de Oupac, en una comuna llamada 4ème Belle Fontaine, está a 30 quilómetros de Puerto Príncipe, un paseo de 15 minutos en helicóptero pero casi inaccesible por carreteras. Los habitantes de la ciudad tienen que caminar seis horas para llegar al hospital más cercano. Cuando el cólera comenzó a circular, estaban lejos de ayuda e información.

El director del departamento de Ouest, Hans Legagnier, escuchó rumores de varios casos y muertes en esta comunidad. El 11 de enero, llamó al equipo de Alerta y Respuesta de la OPS/OMS para hacerles saber. Dana Van Alphen, coordinadora del equipo, recibió la llamada mientras asistía a una reunión del grupo de salud, e inmediatamente compartió la información con los socios para la salud que participaban en la reunión. Después de discutir la situación, la organización Aide Médicale Internationale (AMI Francia) y la Cruz Roja Francesa decidieron enviar un equipo médico con ingenieros sanitarios para cavar letrinas, crear un centro de tratamiento de cólera (CTC) y proporcionar información sobre prevención a la comunidad.

El sistema de Alerta y Respuesta se puso en marcha para identificar las necesidades repentinas y para desplegar apoyo rápidamente. Es un complemento de una red más amplia de vigilancia que recoge datos de los centros de salud en todo el país.

Las alertas fueron investigadas para comprobar todo el contenido de una segunda fuente (ubicación exacta, el número de personas afectadas, etc.). Para esta alerta, Patricia Santa Olalla, otro miembro del equipo de Alerta y Respuesta, coordinó el trabajo con IAM. "Ellos hicieron el trabajo de campo. Se envió a alguien a la comunidad -creo que fue una caminada de 4 horas- para encontrar un lugar para bajar el helicóptero y un lugar donde construir la unidad de tratamiento". Ellos también confirmaron que la comunidad daría la bienvenida a la unidad de tratamiento y ofrecería apoyo, tales como ayudar a mover los materiales desde el helicóptero al sitio.

Se hicieron arreglos con IAM por un equipo médico, con la UNOPS para el transporte en helicóptero, con el almacén PROMESS de la OPS/OMS por medicamentos, tienda y camas para el cólera, y con la Cruz Roja francesa por expertos en agua y saneamiento.

El jueves, 13 de enero, un helicóptero partió de Port-au-Prince con los materiales y el equipo. Pero la misión fracasó. Las coordenadas GPS estaban incorrectas. La tripulación aterrizó dos veces para preguntar por direcciones, pero sin éxito, y voló de regreso a Puerto Príncipe decepcionada. Una foto del área muestra cómo la zona es montañosa. Al día siguiente, AMI fue capaz de enviar a una persona local que se fue a pie a la comunidad para obtener coordenadas GPS precisas.

Con la ayuda de la tropa Scout local, una unidad de tratamiento con 10 camas se estableció en la noche del sábado por el equipo de expertos en agua y saneamiento y el epidemiólogo Dr. Luis Manuel Rosa Sosa. También construyeron una tienda de encuentro. A las 6:30 de la mañana, los pacientes comenzaron a llegar. A las 9:00 de la mañana, 15 habían sido vistos por la Dra. Rosa Sosa antes aún de que el helicóptero con el equipo médico hubiera llegado.

"Había tantos. Lo primero que hice fue triaje de los casos más graves. Había muchas personas que estaban enfermas, pero no todas con el cólera", dice la Dra. Rosa Sosa. Una vez que el equipo médico llegó, fue capaz de comenzar su trabajo epidemiológico y se dirigió a las comunidades cercanas para tener una idea de la propagación de la epidemia. "Había gente enferma con muchos otros tipos de enfermedades, personas con malnutrición. Uno se siente casi impotente frente a la magnitud del problema", dice.

El equipo de médicos haitianos que AMI montó, compuesto por un médico y cuatro enfermeras, será relevado cada cinco días debido a las presiones extremas de la labor.

Los pacientes de ese primer día incluyeron un niño de 9 años de edad, cuya madre dijo que había estado enfermo durante cuatro días con vómitos y diarrea.

Las respuestas a otras alertas no siempre son tan dramáticas. A menudo, la solución es la creación de puntos de rehidratación oral para reponer los suministros y materiales agotados.

La clínica de campo de Oupac se quedará en su lugar por lo menos hasta finales de enero. En promedio, el equipo debe cuidar de seis pacientes ingresados en un momento dado. Durante la semana del 16 al 23 de enero, hubo tres muertes, incluyendo la del hombre de más edad se ve en estas fotos.

Para más información visite nuestra página especial sobre el Brote de cólera en la Isla de La Espagñola.

 

 
Fundación de la OPS
Portal de publicaciones

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.