Skip to content



El embajador de Francia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Pierre Henri Guignard, visitó la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) el 15 de marzo de 2011, para recibir un informe técnico sobre la labor de la OPS en Haití, antes y después del terremoto que azotó al país en enero de 2010. Expertos en desastres, inmunización y enfermedades transmisibles, sistemas de salud y medicinas esenciales, describieron los desafíos que la OPS ha enfrentado en Haití y el amplio apoyo que ha dado a las autoridades sanitarias del país. 

 

Desde el terremoto, por ejemplo, los programas de la OPS en desastre y medicinas esenciales están asegurando el funcionamiento continuo del PROMESS (Programa de Medicamentos Esenciales). Este programa fue una de las pocas fuentes de medicamentos y suministros que no quedó paralizada tras el terremoto. LA OPS también dio un apoyo crucial al Ministerio de Salud en su liderazgo en el conglomerado de la Salud organizado por las Naciones Unidas, que coordinó el esfuerzo de cientos de organizaciones de ayuda y voluntariado para atender la situación después del terremoto y, más recientemente, en la epidemia de cólera. El respaldo de la organización está ahora en transición con Haití, de la fase de emergencia a la fase de reconstrucción.

Expertos en salud maternal describieron dos esfuerzos pioneros respaldados por la OPS para brindar gratuitamente cuidados obstétricos y para niños en Haití, conocidos respectivamente como SOG (Servicios de Obstetricia Gratuito) y SIG (Servicios Infantiles Gratuitos). Los programas ofrecen un paquete de servicios de atención primaria, que son entregados a través de una combinación de proveedores privados, sin fines de lucro y públicos en redes integradas, con protocolos estandarizados y con contratos contra resultados. Este programa ha hecho que los cuidados de salud estén disponibles para más mujeres y niños, y está dando un modelo para expandir estos cuidados a otros grupos de la población.

Para el programa de enfermedades transmisibles de la OPS, el brote de cólera representó un enorme desafío. El brote apareció de repente y se propagó con tal rapidez, que comprometió la capacidad de respuesta del país, pese a la presencia de organizaciones no gubernamentales y aliados en salud y servicios sanitarios. La OPS se focalizó en reducir el número de muertes, a través de tratamientos, el monitoreo y control de la expansión de la epidemia, la promoción del manejo seguro de los cuerpos y del deshecho apropiado de las aguas en los hospitales, y asegurando la disponibilidad y distribución de medicinas y suministros para el cólera.

En inmunizaciones, la OPS está respaldando el esfuerzo de Haití en eliminar el tétano y el tétano neonatal, así como también en mantener la eliminación del polio y del sarampión por inmunizaciones de rutina. También colabora con el país en su plan de introducir nuevas vacunas, tales como neumocócica, rotavirus y hepatitis B. Los principales desafíos pasan por expandir la cobertura, reforzar la vigilancia y alcanzar sostenibilidad para el financiamiento de las vacunas.

“Lo que la OPS y lo que las autoridades de la Salud en Haití han hecho es muy importante”, dijo el embajador Guignard luego de escuchar el informe. “Uno de los elementos claves para la reconstrucción de Haití es que todos los países del continente están participando en esa tarea y la OPS es un actor central en esos esfuerzos”, afirmó.

Última actualización el Jueves 17 de Marzo de 2011 04:00

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.