Skip to content



Washington, D.C., 26 septiembre de 2007 (OPS)—Expertos en nutrición y salud pública están pidiendo a los líderes de la industria alimentaria que aceleren la eliminación de las grasas trans, producidas industrialmente, de los alimentos que fabrican y distribuyen, y que se conviertan en socios para promover la alimentación saludable en todos los países de las Américas.

La petición emanó de una reunión convocada esta semana por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para presentar las conclusiones de un Grupo de trabajo sobre las Américas libres de grasas trans, a los productores y distribuidores de alimentos y para conocer los planes de la industria con miras a la eliminación gradual de las grasas trans de los suministros alimentarios en el hemisferio.

Muchas de las empresas representadas ya han dado algunos pasos para eliminar por etapas las grasas trans de sus productos. La Subdirectora de la OPS, Dra. Carissa Etienne, elogió a esas empresas al decir: "Quiero felicitarlos por las numerosas medidas voluntarias que sus respectivas empresas han tomado o están considerando tomar a fin de eliminar las grasas trans producidas industrialmente de sus productos distribuidos ampliamente en la región de América Latina y el Caribe. Estas medidas muestran que ustedes están dispuestos a responder a las preocupaciones de salud de los consumidores, que servirán también para aumentar la confianza del consumidor y mejorar la reputación de la marca".

Entre las empresas representadas en la reunión se encontraban Burger King, Inc., Cargill Inc., ConMéxico (Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo A.C.), Grupo ARCOR, Kraft Foods, Kellogg Company, McDonald's Corporation, Nestlé, PepsiCo, SADIA, SA, Watt's SA y Yum! Brands, Inc. Los participantes, entre ellos varios representantes de cadenas de restaurantes, productores de aceite, y fabricantes de alimentos, presentaron informes sobre sus iniciativas y logros para eliminar gradualmente las grasas trans producidas por la industria en las Américas, así como otros obstáculos alternativos y potenciales.

Casi todos los representantes de la industria de alimentos calculan que la eliminación definitiva tendría lugar a finales del 2008.

Sin embargo, se indicó que la eliminación definitiva de las grasas trans exigirá otras medidas para eliminarlas de los aceites usados para cocinar en los hogares y en los productos de panadería y pastelería, que equivalen a dos terceras partes del consumo de grasas trans en las Américas. Los participantes abordaron también la necesidad de estandarizar las normas de control en el Hemisferio Sur, recalcaron la toma de conciencia por los consumidores y su educación acerca de las grasas trans y otras cuestiones relacionadas con la alimentación y la salud, así como su compromiso con la colaboración constante con la OPS y otras áreas para mejorar los resultados de salud.

"La educación de los consumidores tienen un límite para abordar este problema. También tenemos que crear un entorno propicio en el que las decisiones favorables a la salud sean las más fáciles" dijo el Dr. Ricardo Uauy, presidente de la Unión Internacional de Ciencias Nutricionales y presidente del grupo de trabajo de la OPS, que ha solicitado la interrupción del consumo de alimentos con grasas trans, que no existía hace 100 años.

El grupo de trabajo citó "pruebas concluyentes" de que el consumo de grasas trans aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y posiblemente el riesgo de muertes súbita por infartos y de diabetes. Según el informe del grupo de trabajo, publicado en junio, se calcula que una reducción en el consumo de grasas trans de apenas 2 a 4% del total de calorías podría evitar entre 30.000 y 225.000 infartos en América Latina y el Caribe.

Las grasas trans se encuentran principalmente en los alimentos que contienen aceites parcialmente hidrogenados; estos aceites hacen que los alimentos tengan una mejor textura y se conserven por más tiempo, lo que resulta atractivo para los industriales. La investigación ha demostrado que las grasas trans contribuyen a las cardiopatías al aumentar los niveles del "colesterol malo" (lipoproteína de baja densidad, o LDL) y reducir los niveles del "colesterol bueno" (lipoproteína de alta densidad, o HDL).

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), fundada en 1902, trabaja con todos los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de vida de su población. Es, además, la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Enlaces de interés

Última actualización el Miércoles 26 de Marzo de 2008 10:24

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.